Mundo

Unidad, pide la iglesia atacada en Charleston

La gobernadora Nikki Haley,dijo que Roof desde luego debe ser ejecutado. Pero su entidad,  carece de los fármacos necesarios para la inyección letal.
Agencias
22 junio 2015 1:42 Última actualización 22 junio 2015 5:0
Asistentes a la misa de ayer en Charleston, Carolina del Sur. (Reuters)

Asistentes a la misa de ayer en Charleston, Carolina del Sur. (Reuters)

CHARLESTON.- Los integrantes de la iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel, donde Dylann Roof, de 21 años, disparó contra un grupo de estudio de la Biblia y mató a nueve personas el jueves, acudieron a su santuario por primera vez desde la masacre. Policías vestidos de civil se mezclaron entre los fieles como medida de precaución.

El servicio religioso comenzó con un mensaje de amor, recuperación y sanación que sin duda reverberará en todos los templos de Estados Unidos, ahora que la matanza reabrió el debate sobre el control de armas y el uso de la bandera confederada en el Congreso de Columbia, la capital de Carolina del Sur.

La gobernadora estatal, la republicana Nikki Haley, y el alcalde de Charleston, Joseph Riley, asistieron a la misa. Haley dijo que Roof “desde luego” debe ser ejecutado. Pero su entidad, aunque con apoyo mayoritario a la pena capital, carece de los fármacos necesarios para la inyección letal, que escasean en EU por las restricciones para su venta en la Unión Europea y otros países opuestos al castigo, y no ha ejecutado a nadie desde 2011.

El “manifiesto” de Roof que se dio a conocer reveló sentimientos racistas hacia los hispanos, a los que calificó como “enorme problema” para los estadounidenses. Ventiló prejuicios contra judíos y asiáticos, así como su desdén al patriotismo estadounidense en un portal llamado The last rhodesian, en alusión al antiguo nombre de Zimbabwe, que compartió con Sudáfrica el sistema de segregación racial del apartheid.

Mientras, en Detroit, una persona murió y once resultaron heridas en un tiroteo en una cancha de baloncesto al oeste de la ciudad. La policía explicó que un hombre armado, aún no identificado, abrió fuego después de que entró al lugar.

El jefe de la policía, Steve Dolunt, dijo que al parecer “una persona era el objetivo y otros solo estaban jugando”. Pidió a la población ayuda para detener al agresor.