Mundo

Turquía se enfrenta a la Unión Europea por pena de muerte

Turquía derogó la pena de muerte en 2004, como parte de su iniciativa para ingresar al bloque; de revocarlo sería el fin del proceso de entrada a la UE. El presidente turco ha dicho que es una petición de la población.
Reuters
22 julio 2016 9:48 Última actualización 22 julio 2016 9:49
Tayyip Erdogan

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, junto a sus seguidores en las oraciones de este viernes. (Reuters)

ANKARA.- Turquía se enfrentó a la Unión Europea por la posible reinstauración de la pena de muerte, mientras el presidente Tayyip Erdogan prometió reestructurar el Ejército e inyectarle "sangre fresca", adelantando la magnitud de una reforma que se realizará bajo el estado de emergencia.

Occidente está cada vez más preocupado por la creciente represión en Turquía contra miles de miembros de las fuerzas de seguridad, la Justicia, el servicio público y académicos tras el intento de golpe de estado de la semana pasada. Erdogan anunció la instauración del estado de emergencia, una decisión que aseguró permitirá al gobierno actuar con rapidez contra los instigadores del golpe.

La posibilidad de que Turquía reinstaure la pena capital para los responsables de la intentona golpista, en la que murieron más de 246 personas y resultaron heridas unas 2 mil 100, añadió tensión a las relaciones de Ankara con la UE, bloque al que aspira a unirse.

Turquía derogó la pena de muerte en 2004, como parte de su iniciativa para ingresar al bloque, y funcionarios europeos indicaron que dar marcha atrás en este asunto pondría fin al proceso de entrada a la UE. Erdogan afirma que tal vez sea necesario reintroducir la pena de muerte, refiriéndose a los llamados realizados por multitudes de sus seguidores en manifestaciones.

"La gente exige la pena de muerte y ese pedido será analizado con seguridad. Debemos estudiar la petición desde el punto de vista de la ley y no de acuerdo a lo que diga la UE", comentó el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, al canal de televisión CNN Turk.

Sus comentarios aumentarán sin dudas la molestia en Occidente, cada vez más preocupado por la inestabilidad y los derechos humanos en este país de 80 millones de habitantes, que juega un destacado papel en el combate liderado por Estados Unidos contra ISIS y en los esfuerzos de la UE para frenar el flujo de refugiados desde Siria.

Erdogan acusa a Fethullah Gulen, un clérigo que vive en Londres, de ser el cerebro del fallido complot en su contra. En una ofensiva contra supuestos seguidores de Gulen, más de 60 mil soldados, policías, jueces, funcionarios civiles y profesores fueron suspendidos, detenidos o están siendo investigados.

Erdogan dijo a Reuters que reestructurará el Ejército y le inyectará "sangre nueva" ante la amenaza del movimiento de Gulen, que comparó al cáncer.