Mundo

Tsipras busca disipar temores a un resultado poco concluyente tras elecciones de Grecia

Tras haber empezado la campaña como el claro favorito, el liderazgo de su partido de izquierda Syriza en los sondeos se derrumbó en los últimos días, lo que deja una contienda sorpresivamente estrecha en contra de su principal rival, el grupo conservador Nueva Democracia.
Reuters
06 septiembre 2015 9:36 Última actualización 06 septiembre 2015 9:37
Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia (Bloomberg/Archivo)

Tsipras renunció el mes pasado para convocar a elecciones, con la esperanza de contar con un mandato que respalde el severo programa de austeridad.  (Bloomberg/Archivo)

ATENAS.- El ex primer ministro Alexis Tsipras desestimó los temores de que las elecciones anticipadas de Grecia que se celebrarán en dos semanas más arrojen un resultado poco concluyente, al argumentar que había suficientes votantes indecisos que darán paso a un claro ganador en los comicios.

Tsipras renunció el mes pasado para convocar a elecciones, con la esperanza de contar con un mandato que respalde el severo programa de austeridad que acordó a cambio de un paquete de rescate de 86 mil millones de euros, provisto por sus acreedores de Europa.

Pero tras haber empezado la campaña como el claro favorito, el liderazgo de su partido de izquierda Syriza en los sondeos se derrumbó en los últimos días, lo que deja una contienda sorpresivamente estrecha en contra de su principal rival, el grupo conservador Nueva Democracia.


El prospecto de un resultado fracturado tras la votación del 20 de septiembre ha avivado los temores a más inestabilidad política en el país, afectado por años de turbulencia y recesión, y mantiene abierto un escenario en el que Grecia iría a las urnas nuevamente.

"Ahora hay entre 15 y 20 por ciento de votantes indecisos. En matemática simple, esto significa que el partido que gane, si no logra una mayoría clara en el Parlamento, estará muy cerca", dijo Tsipras en una entrevista emitida el domingo por la cadena Skai. "De modo que se formará un Gobierno", añadió.

Tsipras llegó al poder en enero tras prometer a los votantes el fin de la austeridad y la reformulación de la relación de Atenas con sus acreedores internacionales: la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

Pero luego de que la economía griega quedara al borde del colapso y tras el cierre de bancos que elevó la posibilidad de que el país tuviera que dejar la zona euro, Tsipras finalmente cedió a las demandas de sus acreedores.

El domingo, el ex primer ministro defendió de nuevo su decisión, al decir que la situación de Grecia habría empeorado sin un nuevo programa de rescate, y también descartó formar un Gobierno de unidad nacional con Nueva Democracia si las elecciones arrojan resultados poco concluyentes.