Mundo

Impuestos fronterizos van en serio, dice Trump a empresarios

El presidente de Estados Unidos reiteró en una reunión con altos ejecutivos su amenaza de imponer grandes impuestos a las compañías que trasladen empleos fuera del país.
Bloomberg
23 enero 2017 9:54 Última actualización 23 enero 2017 11:59
Trump se reunió en la Casa Blanca con unos 10 líderes de compañías. (AP)

Trump se reunió en la Casa Blanca con unos 12 líderes de compañías. (AP)

El presidente Donald Trump dijo a directivos de empresas este lunes que impondrá un “muy importante” impuesto fronterizo a las compañías que trasladen empleos fuera de Estados Unidos y agregó que reducirá las normativas en un 75 por ciento.

Un desayuno de trabajo con ejecutivos empresariales en la Casa Blanca dio comienzo al primer día laboral de un presidente que hizo de la promesa de mayores oportunidades económicas para los trabajadores estadounidenses una piedra fundamental de su campaña.

Asimismo, Trump firmó una orden para retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y por la tarde se reunirá con líderes laborales y trabajadores estadounidenses, dijo un funcionario gubernamental.

La reunión, con un panel asesor sobre producción industrial encabezado por el presidente ejecutivo de Dow Chemical, Andrew Liveris, acogió en la Casa Blanca a algunos de los líderes corporativos más prominentes del país.

Durante la transición, Trump a veces usó su nuevo poder como un garrote contra compañías que provocaron su ira con planes de mudar empleos al extranjero o con precios para sistemas de armas que consideraba excesivos.

El presidente elogió efusivamente a los líderes empresariales como “gente grandiosa”, aunque les notificó de que las advertencias sobre la transferencia de la producción al extranjero que hizo durante su campaña iban en serio.

“Si se van a otro país” y recortan empleos en Estados Unidos, “vamos a imponer un muy importante impuesto fronterizo” al producto, dijo a los ejecutivos.

AUTOMOTRICES EN LA MIRA


Entre los asistentes a la reunión estaba Mark Fields, presidente y máximo responsable ejecutivo de Ford Motor, que canceló planes de construir una planta de mil 600 millones de dólares en México después que Trump criticó a la compañía durante la campaña por los planes que esta tenía de mudar la producción de autos compactos de Estados Unidos a México.

Ford anunció su plan de eliminar la planta mexicana horas después de que Trump publicó un tuit donde amenazaba con castigar a la compañía automotriz General Motors por construir una fábrica en México, aunque en ese momento Ford dijo que su decisión no estaba relacionada con el hecho.

Ningún ejecutivo de General Motors fue incluido en el desayuno de trabajo.

Trump asumió mayormente un tono optimista este lunes.

“Lo que queremos hacer es traer de vuelta la manufactura”, dijo, destacando sus planes de recortes impositivos, que según dijo estimularían el crecimiento económico.

"Vamos a recortar impuestos masivamente tanto para la clase media como para las compañías, y eso es masivo", dijo Trump.

El presidente sugirió que su plan económico se enfocaría particularmente en una reversión de la normativa empresarial y agregó que su observación había sido que la regulación supera a los recortes fiscales como el factor más importante para promover el crecimiento.

Otros de los participantes en la reunión con Trump fueron Michael Dell, presidente y máximo responsable de Dell Inc; Jeff Fettig, presidente y máximo responsable de Whirlpool; Alex Gorsky, presidente y máximo responsable de Johnson & Johnson; Marillyn Hewson, presidenta y CEO de Lockheed Martin, y Klaus Kleinfeld, presidente y máximo responsable de Arconic.

También participaron Mario Longhi, presidente y CEO de United States Steel; Elon Musk, presidente y máximo responsable de Tesla Motors; Kevin Plank, CEO y fundador de Under Armour; Mark Sutton, presidente y CEO de International Paper, y Wendell Weeks, presidente y máximo responsable de Corning.