Reunión Trump-Xi estuvo 'muy bien', dice asesor estadounidense
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Reunión Trump-Xi estuvo 'muy bien', dice asesor estadounidense

COMPARTIR

···

Reunión Trump-Xi estuvo 'muy bien', dice asesor estadounidense

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow y un periódico estatal chino coincidieron en que las conversaciones entre ambos líderes fueron buenas.

01/12/2018
Actualización 01/12/2018 - 19:34
Xi Jinping y Donald Trump, líderes de China y Estados Unidos.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

BUENOS AIRES.- El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, comentó a periodistas este sábado que una reunión entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, estuvo "muy bien", sugiriendo que pudieron haber progresado en desactivar una guerra de aranceles.

Con Estados Unidos y China envueltos en una disputa económica que ha afectado a los mercados financieros globales y a la economía mundial, Trump y Xi se reunieron con sus asesores para una cena de trabajo después de una reunión de dos días de líderes mundiales en Buenos Aires.

Trump le dijo a Xi al inicio de la reunión que esperaba que lograran "algo grande" en el comercio para ambos países. Los líderes conversaron por aproximadamente dos horas y media y Trump partió para volar de regreso a Washington.

Aunque ninguna de las partes emitió declaraciones inmediatas sobre el resultado del encuentro, el economista jefe de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo a los reporteros cuando abordó el Air Force One que las conversaciones "fueron muy bien" pero sin ofrecer detalles.

El editor de un importante periódico estatal chino también dijo que las conversaciones fueron bien.

"Basándome en la información que recibí, las conversaciones entre Xi y Trump fueron bien y se llegó a un consenso", escribió en Twitter Hu Xijin, editor de Global Times, publicado por el oficial People's Daily del Partido Comunista, sin dar detalles.

El encuentro se produjo poco después de que el G-20 respaldara una reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), lo que representa una victoria para Trump, un crítico acérrimo de la organización.

Trump mostró una señal positiva cuando se sentó frente a Xi, a pesar de las amenazas anteriores del presidente de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles a las importaciones chinas.

"Discutiremos el comercio y creo que en algún momento vamos a terminar haciendo algo grandioso para China y grandioso para Estados Unidos", dijo Trump ante un pequeño grupo de reporteros cuando ingresó brevemente a la sala.

Sugirió que la "increíble relación" que él y Xi mantienen sería "la razón principal" por la que podrían progresar en el comercio, aunque no ofreció ningún indicio de cómo podrían resolver el problema principal que divide a sus países.

Xi le comentó a Trump que solo a través de la cooperación Estados Unidos y China podrían servir al interés de la paz y la prosperidad.

Al mismo tiempo, Trump volvió a plantear a Xi su preocupación por el envío del fentanilo sintético desde China a los Estados Unidos, instando al líder chino a colocarlo en una "categoría restringida" de drogas que lo penalizaría.

Más temprano, los líderes de las principales economías del mundo pidieron reformas a la OMC, que sufre una crisis, en una declaración final de su cumbre.

Los funcionarios expresaron su alivio de que se alcanzara un acuerdo sobre el comunicado de la cumbre después de que los negociadores trabajaron toda la noche para superar las diferencias en torno al lenguaje sobre el cambio climático.

El texto final reconoció al comercio como un importante motor del crecimiento global, pero solo hizo una referencia pasajera a "los problemas comerciales actuales", luego de que la delegación de los Estados Unidos evitara que se mencionara el proteccionismo en la declaración.

Antes de lo que se consideraba la reunión más importante de los líderes de Estados Unidos y China en años, ambas partes dijeron que las diferencias persistían y que el resultado de las conversaciones era incierto.

Beijing espera persuadir a Trump de abandonar los planes de aumentar los aranceles de 200 mil millones de dólares en productos chinos al 25 por ciento en enero, frente al 10 por ciento actual.

Trump ha amenazado con imponer nuevos aranceles sobre 267 mil millones de dólares en importaciones si no hay progreso en las conversaciones.