Mundo

Soldados turcos mueren "accidentalmente" por ataque ruso

El ataque aéreo de Rusia al norte de Siria dejó además 11 soldados heridos; el presidente ruso, Vladimir Putin, presentó su pésame ante su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.
AFP
09 febrero 2017 9:29 Última actualización 09 febrero 2017 11:30
siria

[Reuters] Siria ha negado estar detrás de los ataques con coche bomba.

ESTAMBUL.- Tres soldados turcos murieron "accidentalmente" en el norte de Siria a causa de un bombardeo de la aviación rusa, informó el ejército de Turquía en un comunicado.

Otros once soldados resultaron heridos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, presentó su pésame ante su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, detalló el texto.

Según el texto, la aviación rusa planeaba atacar objetivos del grupo yihadista ISIS "pero tres de nuestros soldados cayeron como mártires cuando fue atacado un edificio donde nuestras unidades habían tomado posición".



"La coordinación militar será reforzada en el marco de la operación en Siria contra los combatientes del Estado islámico y las organizaciones extremistas", indicó el Kremlin en un comunicado.

Durante mucho tiempo opuestos sobre el asunto sirio, especialmente en torno a la suerte del presidente sirio Bashar al Asad, Turquía y Rusia decidieron recientemente coordinar sus acciones contra ISIS en ese país.

El general Valéri Guerassimov, jefe de estado mayor del ejército ruso, se entrevistó con su homólogo turco Hulusi Akar, según el ministerio ruso de la Defensa.

"Los responsables de estado mayor convinieron reforzar la coordinación de sus acciones comunes, así como el intercambio de información sobre la situación en el terreno", indicó el ministerio de la Defensa en un comunicado.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, indicó por su parte que la falla del ataque se debió a que ambos ejércitos "no se pusieron de acuerdo sobre las coordenadas de los objetivos" en Al-Bab.

Turquía y Rusia actuaron juntos en varias ocasiones en ataques aéreos contra ISIS en Al-Bab, tras haber firmado el 12 de enero un acuerdo que especifica los mecanismos para "coordinar" sus ataques contra "objetivos terroristas".

Ambos países apoyan junto con Irán, otro soporte del régimen de Damasco, un cese del fuego entre el poder y los grupos rebeldes que entró en vigor el 30 de diciembre y condujo a una disminución de la violencia, sin detenerla totalmente. ISIS y el Fateh al-Cham (ex-brazo de Al-Qaida) son excluidos de esta tregua.

Esta cooperación en torno al asunto sirio surgió de un mejoramiento de las relaciones ruso-turcas desde hace varios meses, luego de una grave crisis diplomática causada por la destrucción en noviembre de 2015 por un F16 turco de un avión militar ruso en la frontera turco-siria.

En diciembre pasado, el embajador ruso en Ankara, Andrey Karlov, falleció tras ser baleado durante un evento en una galería de arte de la capital turca.

El hecho fue interpretado por ambas partes como una "provocación" para socavar sus relaciones que no hace mucho habían sido restablecidas, aunque no creó una nueva crisis entre dos países socios con diferencias en el conflicto sirio.