Mundo

Supermartes, clave (pero no definitivo) en la carrera por la Casa Blanca

Este martes 1 de marzo, la carrera para definir a los candidatos presidenciales en Estados Unidos llega a una parada clave: el supermartes. Más de una docena de estados y territorios tendrán elecciones en las que Hillary Clinton, por los demócratas, y Donald Trump, por los republicanos, buscarán afianzarse como líderes.
Bloomberg
29 febrero 2016 18:52 Última actualización 01 marzo 2016 5:0
Módulo especial supermartes. (Especial)

Módulo especial supermartes. (Especial)

Una vez concluida la carrera inicial para la nominación presidencial de Estados Unidos, el foco de la contienda se desplaza hacia el premio mayor en la temporada de las elecciones primarias de 2016: el supermartes.

Más de una docena de estados y territorios celebrarán primarias y caucus (asambleas electorales) el 1 de marzo, después de la contienda republicana en Nevada el pasado martes y la demócrata en Carolina del Sur el sábado.

Este día están en juego cerca de la mitad de los delegados necesarios para que un precandidato republicano gane la nominación, mientras que en el caso de los demócratas están por asignarse un tercio.


Eso significa que los sólidos resultados de Donald Trump y Hillary Clinton este martes podrían ayudarles a amarrar la nominación, republicana y demócrata, respectivamente, a mediados de marzo.

Muchos de estos estados no han sido sondeados periódicamente en las últimas semanas, y los promedios de las encuestas -o la contienda en sí- podrían cambiar significativamente.

Sistema de delegados 
- Los electores en cada estado votan para asignar delegados que elegirán al candidato presidencial.

- Los partidos asignan a cada entidad cierto número de delegados en función de la población y otros factores que difieren de estado a estado.

- En la mayoría de los estados, los candidatos ganan delegados según los votos que reciben en las primarias y los caucus.

- El Partido Demócrata llama a estos delegados “pledged”, mientras que los republicanos los denominan “bound”, que en términos simples pueden definirse indistintamente como “delegados comprometidos” con un candidato.

ALABAMA

Demócratas (60 delegados, 53 comprometidos, según Ballotpedia): En las primarias de 2008, Clinton perdió por 14 puntos ante Barack Obama, y una de las causas fueron los afroamericanos, que constituyen el 51 por ciento del electorado. Compitiendo este año contra el senador de Vermont Bernie Sanders, Clinton ha mostrado más fuerza con los votantes negros, ganando ese grupo por casi 4 a 1 en las asambleas internas del 20 de febrero en Nevada, de acuerdo con las encuestas de entrada. Sólo dos encuestas para la carrera entre Sanders y Clinton se han realizado este año, y en ambas ella tiene una ventaja considerable, de acuerdo con el sitio de agregación de encuestas RealClearPolitics (RCP).

Republicanos (50 delegados, 50 comprometidos): El electorado republicano aquí suele ser blanco, conservador y evangélico. Trump, quien celebró en el estado uno de sus primeros mítines multitudinarios en agosto, lidera con más de 20 puntos según RCP. Los republicanos de Alabama apoyaron al exsenador de Pensilvania Rick Santorum en 2012 por un margen de 5 puntos porcentuales sobre Newt Gingrich, el otrora presidente de la Cámara de Representantes de la vecina Georgia, que también tuvo un fuerte apoyo conservador. Mitt Romney, el candidato que finalmente ganó la nominación, terminó en tercer lugar.

ALASKA

Republicanos
(28 delegados, 28 comprometidos): Aunque habitualmente republicano en las elecciones presidenciales, Alaska es uno de los estados del país menos religiosos, sólo el 62 por ciento de la población se identifica como cristiana. El estado depende de una sola industria -la producción de petróleo y gas- que ha declinado con la caída de los precios mundiales del petróleo, alimentando la ansiedad económica en la entidad. Su exgobernadora, Sarah Palin, candidata republicana a la vicepresidencia en 2008, apoyó a Trump. Una encuesta de Alaska Dispatch realizada en enero reveló que el magnate aventaja a Ted Cruz con 4 puntos porcentuales. Los demócratas celebrarán sus asambleas más adelante.

SAMOA AMERICANA

Demócratas
(11 delegados, 6 comprometidos): Clinton derrotó a Obama en esta pequeña isla en 2008, con 163 votos contra 121, según The New York Times.

ARKANSAS

Demócratas
(37 delegados, 32 comprometidos): Clinton, quien fue la primera dama de Arkansas por casi 12 años, tiene profundos vínculos con los votantes demócratas moderados en el estado, donde derrotó a Obama por 43 puntos en 2008. En el promedio de RCP supera a Sanders con más de 28 puntos.

Republicanos (40 delegados, 40 comprometidos): Este estado sureño es otro bastión de los conservadores, tenía una ley preparada que penalizaría el aborto de manera inmediata si el fallo del caso Roe v. Wade se anulaba. En 2012, las primarias republicanas del estado se llevaron a cabo el 22 de mayo, momento en el cual Santorum y Gingrich habían abandonado la contienda interna, por lo que Romney resultó ganador con más de dos tercios de los votos. El exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, quien atrajo un fuerte apoyo evangélico en su campaña presidencial de 2008, compitió otra vez este año, pero se retiró después de los caucus de Iowa. Apareció en un acto de campaña con Trump antes de retirarse, pero Huckabee no ha manifestado su apoyo a ningún candidato. Una encuesta de Talk Business/Hendrix College levantada este mes mostró que Cruz aventaja a Trump en 4 puntos porcentuales.

Estados púrpura
Se denomina así a estados en los que no hay una clara mayoría republicana ni demócrata. En inglés se les conoce como "Swing states" o "Battleground states". Para las elecciones de 2016 hay 7 estados que se consideran de difícil pronóstico, aunque podrían no ser los únicos:
​- Colorado
- Florida
- Iowa
- Nevada
- New Hampshire
- Ohio
- Virginia

COLORADO

Demócratas
(78 delegados, 66 comprometidos): La dinámica en las primarias de este estado púrpura es muy difícil de definir, explicó Ken Goldstein, profesor de ciencias políticas en la Universidad de San Francisco y colaborador de Bloomberg Politics. Sanders y Clinton competirán por el apoyo de los residentes hispanos del estado, que representan alrededor de una quinta parte de la población. Obama ganó cómodamente los caucus en 2008.

Republicanos (37 delegados): Colorado es uno de varios estados y territorios que no otorgan delegados con base en una votación primaria o caucus. Los otros son Dakota del Norte, Wyoming, Samoa Americana y Guam; algunos celebrarán eventos relacionados con el proceso de nominación el 1 de marzo, mientras que otros lo harán más tarde. Sus delegados son libres de apoyar a cualquier candidato de su preferencia.

GEORGIA

Demócratas
(117 delegados, 102 comprometidos): Como ocurre en muchos estados vecinos, un gran porcentaje de los demócratas de Georgia son negros, y el éxito de Clinton entre los afroamericanos en Nevada -junto con el triunfo en Carolina del Sur- sugiere una ventaja decisiva entre esa población, lo que la impulsará siempre que no pierda demasiados electores blancos ante Sanders, advierte Goldstein. Clinton ya tiene allí una ventaja de 43 puntos, según el último promedio de RCP.

Republicanos (76 delegados, 76 comprometidos): los republicanos de Georgia respaldaron a su hijo nativo Newt Gingrich en 2012 por un margen de casi 2 a 1 sobre Romney. El promedio de RCP de las encuestas realizadas este año muestra que Trump lleva una ventaja de 11 puntos porcentuales sobre Cruz. El magnate ganó holgadamente las primarias en la vecina Carolina del Sur. Los bautistas del sur son la principal confesión religiosa, y el Senado local aprobó en 2009 una ley para anular leyes federales consideradas inconstitucionales, a pesar de que el Tribunal Supremo ha dictaminado que los estados no pueden usurpar esa autoridad.

MASSACHUSETTS

Demócratas (116 delegados, 91 comprometidos): Massachusetts limita con el estado natal de Sanders, Vermont, y tradicionalmente ha votado por demócratas progresistas. Aunque Clinton venció a Obama allí por 15 puntos en 2008, Sanders lidera hoy las encuestas con 4 puntos, de acuerdo con RCP.

Republicanos (42 delegados, 42 comprometidos): el estado natal de Romney favoreció a su ex gobernador con casi 60 puntos porcentuales por encima de Santorum en 2012. Uno de los estados más liberales del país, Massachusetts suele votar por candidatos republicanos con una ideología más moderada y pro empresarial, como Romney y Scott Brown, quien representó a la entidad en el Senado durante tres años. Los católicos constituyen el segmento más grande de la población cristiana local, lo que podría beneficiar a Rubio, el único candidato católico que queda en la contienda interna. Aún así, Trump ganó de manera contundente las primarias en el vecino New Hampshire y encabeza las preferencias en una reciente encuesta de Emerson.

Así va la carrera
Demócratas:
Hillary Clinton - 91 delegados
Bernie Sanders - 65 delegados
Necesarios para ganar: 4,764

Republicanos: 
Donald Trump - 81 delegados
Ted Cruz - 17 delegados
Marco Rubio - 17 delegados
John Kasich - 6 delegados
Ben Carson - 4 delegados
Necesarios para ganar: 2,472

MINNESOTA

Demócratas
(93 delegados, 77 comprometidos): El estado no ha sido sondeado desde antes de febrero y celebra un caucus, lo que significa que puede ser difícil predecir un ganador. Sanders podría salir bien parado, teniendo en cuenta la población casi exclusivamente blanca y su potencial para replicar su éxito entre ese grupo demográfico en New Hampshire. Sin embargo, Goldstein advierte que no fue el favorito entre esa población en Nevada y tampoco venció en Carolina del Sur. Además, Clinton cuenta con el apoyo del gobernador del estado y sus dos senadores federales.

Republicanos (38 delegados, 38 comprometidos): Aun cuando es otro de los estados más liberales en votar durante el supermartes, Minnesota ha producido candidatos conservadores como la ex legisladora Michele Bachmann, que se postuló a la presidencia en 2012. Los republicanos de Minnesota respaldaron a Rick Santorum hace cuatro años con 18 puntos porcentuales sobre el segundo clasificado, Ron Paul, que cortejó a los libertarios. Una encuesta de Star-Tribune/Mason Dixon del mes pasado mostró que Rubio adelanta a Trump con 5 puntos porcentuales.

OKLAHOMA

Demócratas
(42 delegados, 38 comprometidos): Clinton mantiene una ventaja de 14 puntos en el último promedio de RealClearPolitics, y ella ganó este estado predominantemente blanco por 24 puntos en 2008, cuando rebasaba a Obama entre el electorado blanco. Pero Goldstein sugiere no descartar a Sanders todavía.

Republicanos (43 delegados, 43 comprometidos): Uno de los estados más marcadamente republicanos del país, Oklahoma tiene una fuerte vena conservadora social. Es el hogar de la institución cristiana Oral Roberts University y su población evangélica se ubica junto a la de Arkansas como la más numerosa de la nación. Los republicanos de Oklahoma favorecieron a Rick Santorum frente a Mitt Romney en 2012. Y en las encuestas realizadas este año el promedio de RCP coloca a Trump con una ventaja de más de 7 puntos porcentuales sobre Cruz.

TENNESSEE

Demócratas
(76 delegados, 67 comprometidos): A pesar de que tiene un menor porcentaje de población afroamericana que Alabama o Georgia, los afroamericanos representaron casi el 30 por ciento del electorado en las primarias demócratas en 2008, y Clinton tiene allí una ventaja de casi 40 puntos, según el último promedio de RCP. En la contienda de 2008 ella ganó Tennessee por 14 puntos.

Republicanos (58 delegados, 58 comprometidos): Otro estado profundamente religioso, Tennessee favoreció a Rick Santorum sobre Mitt Romney con 9 puntos porcentuales en 2012. Tres cuartas partes de los votantes en las primarias de 2012 eran cristianos renacidos, y el estado favoreció a los conservadores sociales -incluido a Mike Huckabee- en contiendas anteriores. Una encuesta de la Universidad de Vanderbilt aplicada a votantes republicanos registrados y realizada en noviembre le da a Trump una ventaja de 4 puntos porcentuales.

TEXAS

Demócratas
: El estado de Texas es el premio mayor en el supermartes, pues asignará 251 delegados (222 comprometidos). También puede ser el escenario de otra batalla por los votantes hispanos, que constituían el 32 por ciento del electorado en 2008. Por ahora, Clinton parece llevar la delantera con una ventaja de más de 20 puntos en el último promedio de RCP. En 2008, Texas le dio a Clinton una victoria por un margen de cuatro puntos.

Republicanos: Texas aportará 155 delegados republicanos (155 comprometidos), por lo que es la entidad más importante para el partido en el supermartes. Cruz, elegido en 2012 para representar al estado en el Senado, tiene una ventaja automática y el respaldo de muchas autoridades estatales, entre ellos el exgobernador Rick Perry. Cruz adelanta a Trump con más de 9 puntos porcentuales en el promedio de RCP.

VERMONT 

Demócratas
(26 delegados, 16 comprometidos): el estado natal de Sanders le da una arrolladora ventaja de 75 puntos en las encuestas, según RCP. En términos demográficos también guarda similitudes con New Hampshire, que le entregó una amplia victoria en las primarias del 9 de febrero. Clinton perdió el estado ante Obama por 20 puntos en 2008.

Republicanos (16 delegados, 16 comprometidos): Es uno de los estados más liberales de la nación, por lo que los republicanos en Vermont son, en términos relativos, de corte moderado. En 2012 Mitt Romney ganó las primarias de Vermont por 14 puntos porcentuales sobre Ron Paul, con Rick Santorum en tercer lugar.

VIRGINIA

Demócratas
(110 delegados, 95 comprometidos): Aunque Clinton perdió ese estado ante Obama por casi 30 puntos en 2008, su viejo amigo y aliado Terry McAuliffe es ahora el gobernador, y su jefe de campaña fue el artífice de la exitosa campaña de McAuliffe. Clinton ha visitado en varias ocasiones Virginia, que incluye los suburbios de Washington D.C., donde muchas figuras del establishment demócrata parecen favorecer a Clinton sobre Sanders. Ella lidera las preferencias con 17 puntos en el último promedio de RCP. El estado también tiene una población afroamericana considerable.

Republicanos (49 delegados, 49 comprometidos): Dividido entre los suburbios de Washington que suelen favorecer el establishment y las zonas más meridionales evangélicas, Virginia es un decisivo estado en disputa tanto en contiendas republicanas como en las elecciones generales. En 2012 Mitt Romney venció allí a Ron Paul, mientras otros candidatos no lograron figurar en la boleta por no cumplir el plazo para la presentación de firmas. Trump mantiene una disputa con los líderes del Partido Republicano porque ellos quieren que sea un requisito que los votantes en las primarias declaren su filiación republicana a pesar de que los votantes de Virginia no se registran por partido. En una encuesta de la Christopher Newport University llevada a cabo este mes Trump aventaja a Rubio con 6 puntos porcentuales.