Mundo

Suman 12 muertos tras sismo en Chile

El fuerte terremoto registrado ayer en Chile dejó hasta ahora 12 personas muertas y desencadenó un tsunami que evacuó a al menos a un millón de personas. 
Reuters
17 septiembre 2015 6:34 Última actualización 17 septiembre 2015 21:43
Chile

En el puerto de Coquimbo fue decretada como zona de catástrofe tras el terremoto. (Reuters)

SANTIAGO.- Miles de chilenos intentaron el jueves recuperar pertenencias entre las ruinas de las viviendas y comercios derribados por un fuerte terremoto que dejó al menos 12 muertos y desencadenó un tsunami que obligó a evacuar a un millón de personas.

Las autoridades buscaban dimensionar la extensión del daño del sismo de magnitud 8.3 registrado el miércoles a las 2254 GMT frente a las costas chilenas, que generó olas de hasta cuatro metros que inundaron localidades costeras en medio de la noche.

Cerca del epicentro del terremoto, en el pueblo de Illapel, casas de adobe derrumbadas contrastaban con las banderas que decoraban las calles para festejar el viernes el Día de la Independencia mientras helicópteros sobrevolaban la zona.






"Todo quedó mal. Fue un desastre, pérdida total", dijo Melisa Piñones, parada sobre los vidrios rotos de su pequeño restaurante en Illapel, localidad que quedó sin electricidad, sin agua potable y fue declarada zona de desastre.

Los fallecidos ascendieron a 12 personas y los desaparecidos sumaban cinco, de acuerdo al último reporte de las autoridades. La mayoría murió por el derrumbe de estructuras, un hombre por un deslizamiento que aplastó su camioneta y otras tres personas debido a infartos.

"Estamos viviendo con las puertas abiertas por si viene una réplica fuerte", comentó Luis Hernández afuera de su casa, que perdió parte de su fachada, en Illapel, donde 50 autos hacían fila para cargar gasolina en una estación de servicio.

El terremoto, que duró unos cuatro minutos y ha sido el de mayor magnitud en el mundo en lo que va del año según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés), tuvo su epicentro a casi 230 kilómetros al noroeste de Santiago, pero se sintió en lugares tan lejanos como Brasil.

El tsunami que le siguió castigó particularmente al puerto de Coquimbo, que cerró sus operaciones por los daños.

Varios barcos pesqueros quedaron regados sobre una avenida como fichas de dominó y contenedores y autos se amontonaban unos sobre otros en la localidad portuaria, ubicada unos 460 kilómetros al norte de Santiago y cerca del balneario La Serena.

El mar se adentró varias cuadras en Coquimbo, dejando muchos inmuebles destruidos. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, declaró el estado de emergencia en toda la región de Coquimbo, lo que le permite disponer de recursos y ampliar la acción de las fuerzas militares.

Las autoridades evacuaron a un millón de personas de poblaciones a lo largo de la extensa costa chilena, algunos hacia albergues y otros hacia zonas altas, mientras decenas de réplicas seguían remeciendo la tierra.

"Sabemos que hay grandes dificultades. La primera tarea es proteger a las personas, salvar sus vidas", dijo Bachelet tras hacer un sobrevuelo por Coquimbo. "A un sismo de tal magnitud afortunadamente tenemos un número lamentable, pero relativamente no tan numeroso de fallecidos", agregó.

Cuadrillas de militares comenzaban a trasladar escombros y a ayudar con la limpieza en las zonas de la franja costera y en parte de las localidades más afectadas, mientras algunas carreteras y puentes estaban cortados por derrumbes.