Mundo

Se suma el Papa a mediación en crisis venezolana

Ofrece la Santa Sede para que Nicolás Maduro se siente a dialogar con la oposición.
Lissette Cardona
14 septiembre 2016 21:55 Última actualización 15 septiembre 2016 5:0
Papa Francisco niega que el Islam sea “terrorista”

Papa Francisco niega que el Islam sea “terrorista”

CARACAS.- El diálogo entre el gobierno y la oposición va cobrando lentamente forma en Venezuela. Ayer el papa Francisco se sumó a la misión internacional facilitadora y mostró su disposición a mediar para que ambas partes dialoguen y encuentren la solución a la crisis que vive ese país.

En una carta enviada a Ernesto Samper, presidente de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), el pontífice ofreció además la Santa Sede para una posible reunión conciliadora.

Pero para que ambas partes se sienten a discutir en el Vaticano, será necesario que soliciten la mediación por su cuenta. Así lo dejó por sentado el Papa en la misiva: “Le agradezco la alta consideración mostrada hacia la iglesia católica, que tiene en su corazón el compromiso por la paz y el progreso de las naciones y que, como he asegurado varias veces, se muestra disponible para contribuir a la superación de la crisis que aflige a Venezuela. Dicha disponibilidad podrá ser efectiva a partir de una invitación a la Santa Sede enviada directamente por las partes interesadas, una vez que hayan tomado la firme decisión de iniciar formalmente el diálogo”, señala el texto refrendado por el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín, quien fungió como Nuncio Apostólico en Venezuela hace un par de años.

El presidente Nicolás Maduro y el secretario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chúo” Torrealba, mostraron apertura hacia la conversación, pero antes dejaron por sentado las condiciones para dialogar en el futuro.

El mandatario venezolano recordó que el diálogo promovido desde la UNASUR y que cuenta con la intermediación de los expresidentes de España José Luis Rodríguez Zapatero, de la República Dominicana y de Panamá, Leonel Fernández y Martín Torrijos, fue propuesto por su gobierno. “Se dieron estas conversaciones necesarias porque yo quiero la paz para Venezuela, tranquilidad y reconciliación sin amenazas de odio”, dijo.

Torrealba, por su parte, aclaró que las reuniones tienen por objeto lograr el referendo revocatorio, disipando así las dudas sobre una supuesta negociación para evitarlo. Para el dirigente opositor, la condición fijada por El Vaticano en la que se exige que ambas partes soliciten la mediación formalmente, conforma un reconocimiento al liderazgo de la coalición política de la Mesa de la Unidad Democrática.

“El diálogo verdadero no es un truco” del gobierno, ni una estrategia de la oposición: ¡es una necesidad del país! En Venezuela viene un cambio, al cambio no lo para nadie, y para que ese cambio sea en paz y para bien es necesario que los venezolanos nos pongamos de acuerdo”, señaló Torrealba.

Confirmó, además, que hubo dos reuniones con el gobierno y que la tercera no ocurrió por petición del Partido Socialista Unido de Venezuela.

>