Mundo

Sanders, rival de
Clinton en el primer debate demócrata

De acuerdo a un sondeo de la empresa RealClear Politics, la candidata demócrata Hillary Clinton tiene 42 por ciento de apoyo, seguida del senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, con 25.4 por ciento.
Agencias
12 octubre 2015 22:27 Última actualización 13 octubre 2015 5:0
Hillary Clinton, durante un evento de campaña en Nueva York. (Reuters)

Hillary Clinton, sin grandes opositores en las filas de su partido. (Reuters)

LAS VEGAS.- Los cinco aspirantes a la candidatura demócrata para las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos se preparaban para su primer debate televisivo de hoy, en el que Hillary Clinton llega como clara favorita y solo con el socialista Bernie Sanders como un serio contendiente.

La exsecretaria del Departamento de Estado y también exprimera dama de Estados Unidos se presenta a este primer “cara a cara” entre demócratas, que se celebrará en Las Vegas, Nevada, con otros cuatro contendientes, con nuevas encuestas que le dan una clara mayoría en Nevada y Carolina del Sur.

Clinton, con 42 por ciento de apoyo, según un sondeo de la empresa RealClear Politics, está a la cabeza, seguida del senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, con 25.4 por ciento.

Los otros participantes del debate, el exgobernador de Maryland, Martin O’Malley, (0.6 por ciento); el exsenador Jim Webb (0.9 por ciento) y el exgobernador Lincoln Chafee (0.2 por ciento), son irrelevantes en la carrera demócrata por la nominación presidencial de 2016, y su débil futuro en las primarias dependerá del papel que hagan hoy.

Además, una de las más importantes incógnitas en la nominación de Clinton no estará presente en este debate: el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, quien tiene casi 19 por ciento de popularidad y está evaluando si presentarse o no a la carrera presidencial.

Tanto Clinton como Sanders defienden una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía y se han opuesto al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

En el debate, que durará dos horas y media, Clinton deberá defenderse del escándalo por el uso de un correo privado para las comunicaciones electrónicas cuando era secretaria de Estado, algo que el presidente Barack Obama consideró como un “error”, pero que no puso en riesgo la seguridad nacional del país.