Mundo

Rusia bombardea Siria y EU cuestiona los motivos

La oficina del presidente sirio Bashar al-Assad dio la bienvenida a la decisión rusa y agregó que envió una carta a Putin pidiendo el apoyo militar; el ataque aéreo también fue confirmado por los Estados Unidos. 
AP
30 septiembre 2015 8:40 Última actualización 01 octubre 2015 5:0
Homs bajo el fuego aéreo de los cazas rusos. (AP)

Homs bajo el fuego aéreo de los cazas rusos. (AP)

MOSCÚ.- La aviación militar de Rusia lanzó ayer, por primera vez, ataques aéreos contra posiciones del grupo extremista Estado Islámico (EI) en Siria, aunque funcionarios estadounidenses y de otros países como Francia y Reino Unido, acusaron que las acciones bélicas fueron realmente dirigidas en contra de organizaciones opositoras al gobierno sirio de Bashar al-Assad.

En un discurso durante una sesión del gobierno, el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró que se trata de ataques preventivos contra los extremistas islámicos que se han apoderado de grandes extensiones en Siria e Irak. “Si ellos logran éxito en Siria, después regresarán a sus patrias y vendrán también a Rusia”, dijo.

Estados Unidos y Rusia coinciden en la necesidad de combatir al EI, pero disienten en su actitud frente al gobierno del presidente Al Assad. El lunes pasado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que su país y Moscú podrían trabajar conjuntamente en una transición política en Damasco, pero solamente si el resultado es la salida del mandatario sirio. En cambio Putin es el respaldo más poderoso de Al Assad.

Los aviones rusos atacaron puestos, vehículos y depósitos que Moscú supone pertenecen a los extremistas, según dijo el ministerio de Defensa ruso. Pero su contraparte estadounidense aseguró que los ataques no parecían ser contra blancos del Estado Islámico porque los milicianos no están en el sector occidental de Siria, más allá de Homs.

“Según parece los ataques fueron dirigidos contra grupos de oposición que combaten a Al Assad, Rusia está echando gasolina al fuego en Siria”, afirmó el ministro de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter en rueda de prensa en el Pentágono, tras considerar que la estrategia rusa “está condenada a fracasar”.

Calificó además de “no profesional” la decisión del Kremlin de avisarle de los ataques con solo una hora de anticipación y dijo haber solicitado una reunión con su contraparte de defensa de Rusia tan pronto como sea posible.

Por la tarde, se informó que mandos militares de los dos países se entrevistarán problemente hoy mismo, para analizar los bombardeos rusos y “evitar cualquier incidente indeseable”.

OBJETIVO REAL

En Nueva York, el secretario de Estado, John Kerry dijo por su parte que sería muy preocupante que Rusia atacara zonas en las que no operan los yihadistas, ya que ello pondría en duda las “verdaderas intenciones” de Moscú en Siria.

A Kerry se sumaron las voces de sus homólogos británico, Philip Hammond, y francés, Laurent Fabius, quienes pusieron en duda que las primeras bombas rusas hayan caído sobre el EI. “De confirmarse, el ataque indicaría la intención rusa de asistir el esfuerzo bélico del régimen sirio”, dijo Fabius.

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, John Kirby, advirtió a su vez que la coalición encabezada por Washington seguirá sus ataques aéreos al Estado Islámico en Siria e Irak.

Entre tanto, se informó que la justicia francesa abrió una investigación penal contra el régimen de Al Assad por “crímenes de guerra” cometidos entre 2011 y 2013, basada en las imágenes de un exfotógrafo a las órdenes de la policía militar de Damasco, quien huyó de Siria en julio de 2013 con cerca de 55 mil fotografías en las que se pueden ver cadáveres torturados, cuerpos heridos o con los ojos arrancados y fosas comunes.