Mundo

Rajoy se lanzará 'al ruedo' por presidencia de España

Mariano Rajoy anuncia que se presentará como candidato a una sesión de investidura, luego de un acuerdo con el partido Ciudadanos. Sin embargo, aún requiere alianzas para obtener el poder por un nuevo periodo.
Reuters
18 agosto 2016 8:16 Última actualización 18 agosto 2016 12:16
Mariano Rajoy y Albert Rivera

Mariano Rajoy y Albert Rivera, líderes del PP y Cuidadanos, respectivamente. (Reuters)

MADRID.- El presidente en funciones del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció este jueves que se presentará como candidato a una sesión de investidura, cediendo a las presiones del resto de partidos para que fije una fecha para el debate, pese a que por el momento no tiene garantizada su reelección.

La fecha para el debate con el que Rajoy buscará el refrendo del Congreso de los Diputados para un segundo mandato quedó fijada para el 30 de agosto, según anunció la presidenta de la Cámara baja, Ana Pastor.

Poco antes, Rajoy anunció un "paso decisivo" para la formación de un nuevo Ejecutivo al aceptar un pacto con el partido centrista Ciudadanos, aunque sigue sin la mayoría necesaria para liderar un segundo mandato.





Con este calendario, la primera votación podría celebrarse el 31 de agosto y la segunda, donde basta obtener la mayoría simple, el 2 de septiembre.

Poco antes del anuncio, Rajoy aseguró que está dispuesto a enfrentarse a una votación parlamentaria para formar gobierno.

Aún necesita el apoyo del segundo partido más votado, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), pero afirmó en una conferencia de prensa que acordó los términos exigidos por Ciudadanos para darles su respaldo.

"Hemos dado un paso decisivo para formar gobierno y que no se repitan elecciones", comentó Rajoy a los periodistas tras reunirse con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

El mandatario en funciones dijo que pedirá a la presidenta del Congreso de los Diputados que fije la fecha de una votación de investidura.

El movimiento emergente Ciudadanos quedó en cuarto lugar en las elecciones del 20 de diciembre y del 26 de junio. Estableció un pacto de seis medidas anticorrupción y de reformas políticas como condición para su apoyo.

No obstante, incluso con Ciudadanos, al PP le seguirán faltando seis escaños para alcanzar la mayoría de 176 puestos de la Cámara baja, lo que significa que Rajoy necesita al menos la abstención del PSOE para ganar la votación de investidura. Los socialistas reiteraron que votarán en contra, pero se espera que suba la presión sobre el partido de centroizquierda para que permita que el PP gobierne.

Todas las notas MUNDO
Al menos seis muertos en un colapso de edificio en Bombay
Ex jefe de campaña de Trump comparecerá ante comisión del Senado
Trump está considerando despedir a Sessions
Raúl Castro: el último patriarca de Cuba
Embargo turístico de EU "no nos importa", asegura Pyongyang
Incendios forestales arrasan 3 mil hectáreas en el sur de Francia
Kremlin no ordenó reunión con Kushner: portavoz de Putin
Agresor de sierra eléctrica sigue prófugo en Suiza
Australia aceptará centroamericanos bajo acuerdo con EU: fuentes
Refuerzan la lucha por el ‘No’ a la Asamblea
Suben las compras de pánico por paro contra Maduro
Juez de EU detiene la deportación de más de mil 400 iraquíes
Senador John McCain viajará a Washington para votar reforma de salud EU
Al estilo Hollywood, roban cajeros en Italia usando máscaras de Trump
Chofer de camión donde murieron inmigrantes dice desconocía qué había en el vehículo
Trump le dice a reportero que se calle
Suben a 10 migrantes muertos en Texas y acusan al conductor
Estados Unidos probará sistema antimisiles en Alaska
Yerno de Trump defiende sus reuniones con rusos y niega colusión
Ataque reivindicado por talibanes deja al menos 25 muertos en Pakistán
FARC lanzará el 1 de septiembre su partido político en Colombia
Hombre hiere a cinco personas con una sierra eléctrica en Suiza
Sanciones de EU contra Rusia "perjudican" a los dos países: Kremlin
Mueren al menos 35 personas en un ataque suicida en Kabul
Vladimir Putin retira a su embajador en EU, clave en el 'Rusiagate'