Mundo

¿Quieres invertir en Cuba? Él sería tu socio,
es el yerno de Raúl Castro

Es presidente del mayor imperio empresarial de Cuba. Es quien da el visto bueno a la mayoría de las inversiones extranjeras y probablemente será el que decida qué compañías conseguirán los mejores negocios en la isla. Es el yerno de Raúl Castro.
Bloomberg
06 octubre 2015 19:37 Última actualización 07 octubre 2015 20:0
Alberto Rodríguez

Luis Alberto Rodríguez trabaja desde hace casi tres décadas con Raúl Castro.(Bloomberg)

Omar Everleny Pérez está ansioso por mostrar cuánto avanzó la reforma de la economía socialista de Cuba en manos de Raúl Castro, y por eso, en una tarde húmeda de agosto, el economista de 54 años me invita a su casa del barrio de Marianao en La Habana. Sobre su escritorio atiborrado de papeles, los estantes están combados por el peso de los libros y las monografías de economía. Una docena de ellos han sido escritos por Pérez.

“Mira esto”, dice, señalando la pantalla de su ruidosa PC de escritorio negra. Cliquea un archivo y aparecen escenas del puerto de La Habana en la era colonial. Una narradora de voz calma describe un plan de gobierno de catorce partes para reemplazar los muelles llenos de arena por terminales para cruceros, restaurantes y hoteles, todo financiado por inversores extranjeros. Unos almacenes ruinosos se transforman digitalmente en apartamentos de lujo, comercios, oficinas y puertos deportivos llenos de yates. Pequeñas personas virtuales trotan y andan en bicicleta por zonas verdes donde ahora se levanta una refinería de petróleo, y un ferry se desliza dentro de una moderna terminal de vidrio y acero.

“Es algo visionario lo que quieren hacer, si lo piensas”, señala Pérez, profesor de la Universidad de La Habana e investigador del influyente Centro de Estudios de la Economía Cubana.

Más tarde, a pocos pasos del puerto de La Habana Vieja, veo el redesarrollo de la ciudad en marcha. Cerca de El Floridita, donde Ernest Hemingway tomaba daiquiris, el gigantesco edificio Manzana de Gómez se está transformando en un hotel cinco estrellas. Elegantes boutiques venden perfumes y estéreos. Dentro de un viejo depósito hay una microcervecería repleta de personas que beben lager elaborada en grandes tanques de acero importados de Austria.

1
 

 

Cuba

Lo que no resulta evidente a primera vista a una persona que diera un paseo en una cálida noche caribeña es que todo esto –y cualquier otra cosa que dé dinero en La Habana Vieja y gran parte del resto del país- es dirigido por un hombre poco conocido fuera de los opacos círculos del régimen autoritario de Cuba. Este discreto general de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba pasó su vida cerca de la élite comunista al servicio de la revolución de Fidel Castro.

Sin embargo, es presidente del mayor imperio empresarial de Cuba, un conglomerado formado por al menos 57 compañías que pertenecen a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y operan bajo un rígido conjunto de referencias financieras desarrolladas a lo largo de las décadas. Es un elemento decididamente capitalista instalado en lo más profundo de la Cuba socialista.

Se trata de Luis Alberto Rodríguez. Desde hace casi tres décadas, Rodríguez trabaja directamente con Raúl Castro. Es quien da el visto bueno a la mayoría de los inversores extranjeros, exigiéndoles que hagan negocios con su organización si quieren empezar a operar en la isla. Si Estados Unidos finalmente levanta el embargo que desde hace medio siglo pesa sobre Cuba, será este hombre el que decida qué inversores conseguirán los mejores negocios.

Rodríguez no tiene a Castro sólo como jefe de toda la vida. También forma parte de su familia. Hace más de veinte años, Rodríguez, un hombre fornido de mandíbula cuadrada, hijo de un general, se casó con Deborah Castro, hija de Raúl. En los últimos cinco años, Castro hizo crecer enormemente el imperio empresarial de Rodríguez, convirtiéndolo en uno de los hombres más poderosos de Cuba. La vida de Rodríguez está envuelta en el misterio. Rara vez se lo ha fotografiado o citado en los medios y no se conoce públicamente su edad. (Se cree que tiene 55 años.) Rodríguez y los demás funcionarios de gobierno cubanos que se mencionan en esta nota rechazaron múltiples pedidos de efectuar declaraciones.

1
 

 

Cuba

En un país donde al capitalismo se lo trató como una fuerza enemiga subversiva durante medio siglo, Raúl Castro está abriendo cautelosamente la isla a la empresa privada desde que sucedió a Fidel como presidente del país en 2006. La vida diaria cambió para mucha gente. Ahora están autorizados 201 tipos de empresas privadas, conocidas como cuenta propistas (los restaurantes y los bed-and-breakfast son las principales categorías). Dan empleo a un millón de personas, o un quinto de la población activa de Cuba, según Pérez y otros economistas.

Raúl Castro legalizó la venta de viviendas y autos, eliminó las restricciones a los viajes y permitió la actividad agropecuaria privada y las cooperativas. Para los cubanos ahora es legal alojarse en hoteles, y 2,6 millones de personas tienen teléfonos celulares, mientras que esa cifra era de cero hace una década.

Pero Castro mantiene estas industrias de altos ingresos en manos del Estado y gran parte de ellas es administrada por su yerno. (O ex yerno; hay rumores, difíciles de confirmar, de que Rodríguez y Deborah Castro se han divorciado). El Grupo de Administración Empresarial de Rodríguez reúne a compañías que representan alrededor de la mitad de los ingresos empresariales generados en Cuba, sostiene Pérez. Otros economistas opinan que ese porcentaje es más cercano al 80 por ciento.

La sociedad GAESA, como se llama al conglomerado, es dueña de casi todas las cadenas minoristas de Cuba y de 57 de los hoteles que, desde La Habana a las mejores playas caribeñas del país, en general tienen administración extranjera. GAESA posee cadenas de restaurantes y gasolineras, flotas de autos de alquiler y compañías que importan todo tipo de productos, de aceite de cocina a equipos telefónicos. Rodríguez también está a cargo de la base cubana más importante para el comercio mundial y la inversión extranjera: una nueva terminal de buques portacontenedores y una zona de comercio exterior de 465 kilómetros cuadrados (180 millas cuadradas) en Mariel.

1
 

 

Cuba

Los cubanos hablan constantemente sobre los cambios que ven. Pero, a la mayoría de las personas, las reformas de Castro no les han aportado lo más básico: un salario digno. Los salarios promedian sólo 584 pesos, o alrededor de 24 dólares mensuales, muestran las cifras del gobierno. Eso es lo que cuestan 2 kilos (4.4 libras) de pechugas de pollo, un par de sacos de arroz y habas y cuatro rollos de papel higiénico en uno de los supermercados Panamericana de GAESA. Los costos son siderales para la mayoría de la gente porque gana en pesos cubanos pero todo lo que tiene que comprar está en una moneda paralela ligada al dólar llamada pesos cubanos convertibles, o CUCs.

Una ventosa mañana de sábado, me dirijo al barrio de La Timba por un laberinto de calles bordeadas de casuchas de techo de zinc y pilas de residuos en descomposición. Todo está al alcance de la vista de los grandes monumentos de inspiración soviética de la Plaza de la Revolución, donde Fidel Castro solía hablar durante interminables horas y Raúl Castro tiene sus oficinas.

Dayanis Cabrera, de 38 años, me invita a entrar a su casa: tres habitaciones construidas con bloques de toba agrietados y tablas medio podridas. El intenso sol de la mañana perfora la oscuridad por los espacios que dejan las chapas de zinc del techo. Su anciano padre, que padece cáncer, yace en un colchón sin sábanas en el pequeño dormitorio que está a la izquierda. Cabrera hojea su pequeña libreta de racionamiento de alimentos de 22 páginas, que enumera los productos básicos que todo cubano puede comprar por casi nada en los depósitos de alimentos del gobierno.

“Nadie puede vivir con esto”, dice, sentada en la cocina, donde una gastada cortina hace las veces de puerta. Las raciones de su familia son un cuarto kilo de pollo, diez huevos, un paquete de espaguetis, medio kilo de porotos negros y un cuarto litro de aceite de cocina por persona por mes. La escasez de alimentos es poco frecuente pero el precio de la mayoría de las cosas simplemente es prohibitivo. “Sólo espero que todos estos cambios traigan un salario digno”, dice Cabrera, sacudiendo la cabeza.

Mientras hablamos, carga una bandeja de metal de maní que ha tostado sobre la cocina a gas. Lo llevará por el barrio para tratar de venderlo en la calle.

La mayoría de los cubanos tienen que hacer economías y trabajar muy duro para ganarse la vida. Casi todas las personas que conocí en La Habana tienen más de un empleo haciendo pequeños trabajos ocasionales o incluso robando para compensar su pésimo salario. El padre de un amigo vende cigarros Cohiba robados de la fábrica donde trabaja. Un joven ingeniero pasea a los turistas en el Lada de su madre para complementar su salario mensual de 19.59 dólares como profesor universitario.

Nadie puede vivir con esto. Sólo espero que todos estos cambios traigan un salario digno 

1
 

 

John Kerry Cuba

Desde el 17 de diciembre, cuando Castro y el presidente Barack Obama anunciaron sus planes de normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, todo el país habla de la posibilidad de ganar dinero. En todas partes, uno oye a los cubanos hablar entusiasmados por el inminente fin del embargo estadounidense que perjudica al país desde hace medio siglo.

El 14 de agosto, voy a la embajada de los Estados Unidos ubicada en el Malecón para mirar cómo el secretario de Estado John Kerry ordena a una guardia de honor de marines izar la bandera estadounidense por primera vez en 54 años. Me rodean miles de cubanos que aplauden y gritan. Algunos lloran, agitando banderas estadounidenses hechas por ellos mismos. Digmari Reyes, una joven de 27 años que trabaja en una empresa financiera perteneciente a GAESA, luego se detiene allí con una amplia sonrisa en el rostro. Había esperado tres horas bajo el calor abrasador para ver subir la bandera. “Esto tiene que traer algo bueno, algo de prosperidad para la gran mayoría de los que no ganamos lo suficiente para llevar una vida digna”, dice Reyes, mientras la gente pasa a su lado para tomar selfies con la bandera de la embajada de fondo.

Me reúno con Alcibíades Hidalgo, un hombre elocuente de 70 años que pasó décadas trabajando en los medios estatales cubanos y en puestos de gobierno, en un restaurante italiano de Doral, un próspero barrio latino de Miami. Es parte de una red de desertores cubanos y autodenominados exiliados que se dedican a una industria artesanal particular, la de pronosticar el siguiente paso de Raúl Castro. Hidalgo quiere explicar su perspectiva sobre cómo planeó Castro los cambios que está viviendo Cuba en este momento.

En abril de 1981, Castro llamó a Hidalgo, entonces un joven diplomático, a su amplio despacho del cuarto piso del comando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Le ordenó que se sumara a un puñado de poderosos asesores que, entre otras cosas, iban a reformar la economía. A diferencia de su impulsivo y autocrático hermano, Castro siempre fue un comandante conciliador y metódico que prefería el cambio cuando era gradual, bien planificado y, sobre todo, eficiente.

Ordenó a sus asesores que recorrieran el mundo en busca de políticas económicas interesantes que pudieran adaptarse a Cuba. “Raúl siempre quiso estudiar los experimentos económicos y aplicarlos al modelo económico”, sostiene Hidalgo.

Esto tiene que traer algo bueno, algo de prosperidad para la gran mayoría de los que no ganamos lo suficiente para llevar una vida digna

1
 

 

Cuba

Uno de los asesores más poderosos de todos ellos era el general Julio Casas, contador de banco devenido comandante guerrillero que peleó bajo las órdenes de Castro durante la revolución. En las reuniones, Castro alababa a Casas por su tacañería, que aplicaba al control de gastos y a mejorar la eficiencia de las misiones que se le asignaban. Castro puso a Casas a trabajar en la organización de lo que se convertiría en GAESA. El principal asistente de Casas era Rodríguez, que en las reuniones con Castro se sentaba en silencio cerca de Casas y sólo hablaba cuando le dirigían la palabra, recuerda Hidalgo.

Casas construyó GAESA arrancándoles ingresos a las propiedades y activos militares. Los soldados sembraban cultivos en las zonas de las bases que estaban en barbecho. Las brigadas de trabajo edificaron hoteles turísticos. Los aviones militares fueron adaptados para efectuar vuelos de cabotaje de pasajeros para la aerolínea civil ad hoc de GAESA, Aerogaviota. Con la ayuda de Rodríguez, Casas también contribuyó a desarrollar un proceso de benchmarking para las empresas estatales llamado Sistema de Perfeccionamiento Empresarial. “Bajo el mando de Raúl, las fuerzas armadas tenían una economía paralela propia”, recuerda Hidalgo.

Conforme Casas creaba nuevas empresas, ponía a Rodríguez como director. “Luis Alberto no era muy sofisticado”, dice Hidalgo, que ascendió hasta convertirse en jefe del despacho político de Castro. (En 2002, Hidalgo huyó de noche de Cuba en una lancha rumbo a Miami, después de haber sido dejado de lado y luego incluido en una lista negra durante casi una década, en una de las purgas políticas del régimen). “Pero era un gerente eficiente que era frío y calculador en su búsqueda de poder”.

Con la caída de la Unión Soviética en 1991, Cuba perdió a su mecenas económico y el país sufrió cuatro años de una terrible contracción conocida como el Período Especial. Los cubanos soportaron escasez de alimentos y medicamentos. Desapareció el empleo. La industria azucarera, que había abastecido durante mucho tiempo a los soviéticos a precios inflados, se desmoronó. El 1993, el producto interno bruto de Cuba se contrajo 14.9 por ciento, según el Banco Mundial.

1
 

 

Cuba

Fidel Castro reaccionó con planes para atraer capital extranjero a Cuba. Legalizó la posesión de moneda dura. Permitió que los habitantes crearan docenas de tipos de empresas privadas, incluidos los restaurantes familiares.

Los grandes cambios también alcanzaron a GAESA. Su rama turística, Grupo de Turismo Gaviota, firmó acuerdos con las cadenas internacionales, principalmente con las españolas Meliá Hotels International e Iberostar Hotels Resorts, para construir y administrar hoteles y centros turísticos en Varadero, una extensión de 20 kilómetros de playas de arena blanca ubicada dos horas al este de La Habana en auto.

Para fines de los 90, los Castro habían encontrado un salvador en Hugo Chávez, el carismático paracaidista que fue elegido presidente de Venezuela por sus promesas de imitar el socialismo de estilo cubano. Rápidamente inundó Cuba de petróleo gratuito –hasta 115 mil barriles diarios. Cuba también firmó acuerdos creativos y redituables con otros líderes de izquierda como Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil para enviar decenas de miles de médicos a trabajar al extranjero. Conforme a los términos de esos acuerdos, muchos de los cuales siguen en vigencia, el gobierno cubano se quedaba hasta con el 90 por ciento de los salarios de esos médicos.

Después de que Chávez murió de cáncer en marzo de 2013, Venezuela cayó en una crisis económica. El país redujo los envíos de petróleo a Cuba –algunos calculan que en un tercio o más. Cuba otra vez necesitaba dinero.

“Raúl Castro tiene que abrir Cuba al mundo, al mundo capitalista de libre mercado. No tiene otra opción”, asegura Emilio Morales, ex ejecutivo de estudios de mercado de Cimex, un gran conglomerado luego integrado a GAESA. Morales también vive ahora en Miami, donde dirige The Havana Consulting Group. Ha elaborado una base de datos sin paralelo de miles de nuevas empresas privadas cubanas.

Raúl Castro tiene que abrir Cuba al mundo, al mundo capitalista de libre mercado. No tiene otra opción

1
 

 

Cuba

Morales abre su laptop para mostrarme su análisis de la nueva economía cubana. De acuerdo con su investigación, la gente hizo 650 mil viajes de los Estados Unidos a Cuba el año pasado, aprovechando la flexibilización de las restricciones por parte de Obama y Castro. “Mira esto”, dice, señalando una encuesta de 2013 a personas que viajaron a Cuba. “Llevaron 3 mil 500 millones de bienes en sus maletas”. Y los cubano-americanos enviaron 3 mil 100 millones a sus familiares en Cuba. “El impacto es enorme”.

Muchas cosas han cambiado en Cuba pero otras tantas, no. Sólo en agosto, el mes en que se izó la bandera en la embajada estadounidense, las fuerzas de seguridad efectuaron 913 detenciones por motivos políticos, según el Observatorio Cubano de Derechos Humanos. El gobierno de Castro reprime el disenso, hostiga a los periodistas independientes y a los activistas y restringe el acceso a Internet de la amplia mayoría de los cubanos, dice Human Rights Watch.

Los hombres de negocios no son inmunes. Sarkis Yacoubian, un canadiense de 55 años, vivió dos décadas en Cuba, donde organizó una compañía llamada Tri-Star Caribbean. Vendía autos, camiones y equipos industriales, sobre todo a compañías de GAESA. El 13 de julio de 2011, tropas armadas de seguridad interior –la policía secreta de Cuba- irrumpieron en la oficina de Yacoubian. Estuvo detenido durante más de dos años mientras los interrogadores policiales lo acusaban de evasión fiscal, corrupción y finalmente espionaje.

Los investigadores parecían creer, dice Yacoubian, que los BMW que un ejecutivo de GAESA mostró interés en comprar contenían tecnología que permitiría a los enemigos de Cuba rastrear a Raúl Castro. Yacoubian negó todos los cargos; dice que no le dieron ni el tiempo ni los recursos para preparar una defensa adecuada. Los funcionarios y los documentos del gobierno llegaron a la conclusión de que Tri-Star y Yacoubian no le debían impuestos a Cuba, muestran los registros judiciales. Sin embargo, tras un juicio de dos días en mayo de 2013, un tribunal de La Habana sentenció a Yacoubian a nueve años de cárcel y una multa de 7.5 millones de dólares por cargos de soborno, evasión fiscal y daño económico a Cuba.

Pero en febrero de 2014, Yacoubian repentinamente fue puesto en libertad sin mediar explicación y subido a un avión con destino a Canadá. El Ministerio de Justicia de Cuba expropió los activos de Tri-Star Caribbean, valuados en 20 millones de dólares. La mayor parte de ellos fueron absorbidos por Almacenes Universales, compañía de GAESA, y otras empresas con las que Yacoubian hacía negocios. “Me quitaron todo”, dice Yacoubian, que ahora es asesor en asuntos comerciales cubanos. “Era totalmente inocente”.

Me quitaron todo. Era totalmente inocente.

1
 

 

Cuba

Cuba es un lugar a la vez congelado en el tiempo y que avanza rápidamente hacia un futuro en el que la empresa privada será más importante. Grandes sectores de La Habana han tenido pocos cambios desde 1959, cuando los barbados combatientes guerrilleros de Fidel Castro marcharon sobre la ciudad. Las calles en gran medida están libres de letreros y anuncios.

Hay autos estadounidenses antiguos por todas partes. En cuanto al futuro que se avecina velozmente, hay clubes de jazz afrocubano, ostentosos restaurantes privados y hoteles boutique. Más revelador aún es que en las esquinas, en las pocas zonas Wi-Fi patrocinadas por el gobierno y minuciosamente controladas, cientos de cubanos, sentados o de pie, pasan el día bajo el sol tropical con sus teléfonos, tablets y laptops, ansiosos por aprovechar la que para muchos es la primera posibilidad de conectarse.

Lo sorprendente de todo esto es que Raúl Castro ha logrado convencer a los más acérrimos seguidores de la revolución socialista cubana de apoyar estos cambios capitalistas. Tras suceder a su hermano como jefe de Estado, Castro planteó una serie de propuestas de reforma ante un poderoso organismo que él preside, el Consejo de Estado.

Miguel Barnet, famoso antropólogo, autor, poeta y traductor cubano que forma parte del consejo, dice que no es economista pero que estaba convencido de que Cuba debía adherir a la visión de Castro. “Tenemos que desarrollarnos y estos cambios nos ayudarán a hacerlo sin sacrificar la revolución”, sostiene Barnet, de 75 años, que en la conversación alterna entre el español y un inglés americano casi perfecto, que pulió en Nueva York, donde pasó varios meses después de ganar una Beca Guggenheim en 1983.

Los miembros del consejo debatieron y moldearon las propuestas de Castro de manera interminable. En abril de 2011, el Sexto Congreso del Partido Comunista Cubano aprobó los 313 Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

1
 

 

Cuba

A comienzos de 2013, Marino Murillo, conocido como el zar de la reforma económica de Castro, convocó a veinte de los principales cerebros económicos de Cuba a su oficina de la Plaza de la Revolución. Eran jefes de departamento en las universidades y directivos de think tanks y fundaciones. Entre ellos, estaba Pérez. Murillo, general famoso por su manera franca y directa de hablar, no se anduvo con rodeos. Les dijo que utilizaran sus conocimientos para convertir los lineamientos en políticas que reformularan la economía cubana.

Murillo ordenó a un grupo, en el que estaba Pérez, que presentara propuestas para reformar la ley cubana de inversiones extranjeras de 1995. Debían resumirla en menos de 32 páginas, siguiendo un estricto formato similar a PowerPoint que usaban los militares cubanos. Pérez y otros seis economistas estudiaron las leyes de inversiones extranjeras de todo el mundo en desarrollo. Seis meses después, presentaron su propuesta a un panel de comandantes militares, funcionarios del gobierno y economistas. Los cambios que proponían incluían permitir que las compañías extranjeras poseyeran el 100 por ciento de sus emprendimientos en Cuba –y no el 49 por ciento como hasta entonces- y darles un período de gracia de ocho años antes de pagar impuestos.

“Hicieron un montón de preguntas difíciles. Hubo mucha reflexión para tratar de cuadrarla a su ideología”, dice Pérez. La Asamblea Nacional del Poder Popular, la rama legislativa de Cuba, aprobó la nueva ley en marzo de 2014. “Al final, aceptaron el 80 por ciento de lo que proponíamos”, explica Pérez.

Para entonces, Raúl Castro ya había colocado a las empresas estatales más rentables bajo la égida de GAESA y Luis Alberto Rodríguez. La compañía más importante incorporada a GAESA fue Cimex, que durante tres décadas había estado dirigida por comandantes militares leales a Fidel Castro. Al agregar las compañías de Cimex, GAESA aumentó sus dimensiones a más del doble. Más recientemente, a Rodríguez le dieron luz verde para hacerse cargo de Habaguanex, la empresa estatal que es dueña de las mejores propiedades comerciales de La Habana Vieja, que incluyen 37 restaurantes y 21 hoteles.

Rodríguez rara vez trata con los clientes. Aparentemente prefiere delegar la tarea en los gerentes que administran el conjunto de las compañías de GAESA. Una mañana, Mohamed Fazwi, que dirige en Cuba las instalaciones de Blue Diamond Resorts, cadena de hoteles con sede en Barbados, se reúne conmigo para tomar café en Memories Miramar Havana, ubicado en medio de un grupo de espléndidas mansiones art decó y neoclásicas. Fazwi está muy ocupado desde 2011, cuando Blue Diamond firmó su primer contrato hotelero en Cuba.

Los ejecutivos con los que tratamos son muy entendidos y activos. Saben lo que quieren y son muy buenos negociadores. Son muy hábiles”.


La empresa ahora administra catorce hoteles en toda Cuba, con más de 8 mil 600 habitaciones, cantidad que sólo supera el grupo Meliá. Muchos de los contratos de Blue Diamond se celebraron con Gaviota de GAESA, la mayor empresa hotelera estatal. “Los ejecutivos con los que tratamos son muy entendidos y activos. Saben lo que quieren y son muy buenos negociadores”, dice Fazwi, un hombre de 43 años de origen español-palestino que se mudó a Cuba en 2008. “Son muy hábiles”.

Al parecer, Rodríguez participaba más activamente en Mariel, donde se le encargó la construcción de un megapuerto de mil millones de dólares y la zona de libre comercio aledaña. Mientras la enorme terminal portuaria se levantaba sobre una base aérea estadounidense abandonada junto al viejo puerto de Mariel, donde Fidel Castro permitió que 125 mil personas huyeran a los Estados Unidos en 1980, Rodríguez se reunía periódicamente con sus ingenieros para recibir informes sobre el avance de las obras. A Rodríguez le gustaba más escuchar que hablar, según personas que tuvieron trato con él durante esas reuniones. Pero cuando hablaba, era conciso, preciso y clarísimo.
El gobierno veía el puerto y la zona especial circundante como la puerta de entrada a una nueva economía para Cuba, explicó Rodríguez. Garantizaría una ola de comercio internacional, fábricas y crecimiento económico.

El 27 de enero de 2014, el puerto estuvo listo y los dignatarios tomaron asiento bajo un sol brillante para la ceremonia de inauguración. Sobre el estrado se encontraban Castro, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro y la presidenta de Brasil Dilma Rousseff. El puerto, un conjunto de más de una docena de grandes grúas, un muelle de 700 metros para recibir a los portacontenedores más grandes del mundo, una autopista y una línea férrea a La Habana habían sido construidos por la constructora más poderosa de Brasil, Odebrecht SA. La obra fue financiada a tasas subsidiadas por el banco de desarrollo estatal de Brasil conforme a un acuerdo negociado directamente entre Castro y Lula, el ex presidente brasileño.

Sonriente, Rousseff se acercó al podio e inició su discurso con la acostumbrada enumeración de los dignatarios presentes. Agradeció a Castro y, sin nombrarlos, a ministros cubanos, ejecutivos extranjeros y líderes. Y justo antes de comenzar su breve alocución, le dio las gracias a una persona más, a la que mencionó por su nombre: el presidente de GAESA, Luis Alberto Rodríguez.

Todas las notas MUNDO
Enfrentamiento en Zamora, Michoacán deja un muerto y 4 lesionados
Trump seguirá la 'tradición del reloj'... quizá por última vez
Sismo de magnitud 7.7 remece Islas Salomón; hay alerta de tsunami
Corte Suprema de Reino Unido decidirá sobre inicio de 'Brexit'
Sismo de magnitud 6.5 se registra en costa de California
Conoce cómo va el ‘Trump Team’ para 2017
Juez ordena poner fin al recuento de votos en Michigan
Sismo en Indonesia deja 102 muertos y miles de damnificados
Presidente italiano comienza consultas para atajar la crisis política
Cruz Roja evacúa a heridos y discapacitados de Alepo
Exempresaria de lucha libre, nueva integrante del gabinete de Trump
Este destino mexicano es el lugar a visitar en 2017 según Trip Advisor
Indagan lazos entre clubes y aerolínea donde viajó el Chapecoense
Cuba espera firmar 6 acuerdos con EU antes que Trump entre al poder
Además de Trump, éstos han sido los Personajes del Año de la revista Time
Trump elige a escéptico del cambio climático para dirigir la EPA
Renzi oficializa su renuncia
Trump elige a un "viejo amigo" de China como embajador en Pekín
Legisladores de EU se apartan del muro físico de Trump
Trump nominaría a John Kelly como jefe de Seguridad Nacional
Avión se estrella en norte de Pakistán; recuperan 36 cuerpos
Time nombra a Trump como el Personaje del Año
Discriminación contra los latinos en EU va en aumento, según estudio
Suman 100 muertos por sismo en Indonesia
Toma de posesión de Trump podría retrasarse por recuento