Mundo

¿Qué le espera a Brasil después del juicio político de Rousseff?

Finalmente Dilma fue destituida de la presidencia pero qué sigue ahora para Brasil. Los escándalos de corrupción no han terminado y Temer tiene que convencer al mundo y a su propia población que puede hacer que el gigante brasileño supere su peor crisis en décadas. 
Bloomberg
31 agosto 2016 23:54 Última actualización 01 septiembre 2016 5:0
Opositores se manifestaron en Río contra el nuevo mandatario. Bloomberg

Opositores se manifestaron en Río contra el nuevo mandatario. Bloomberg

Brasil se ha visto inmersa en una serie de crisis superpuestas: el mayor escándalo de corrupción, la más profunda recesión en más de un siglo y la peor crisis política en las últimas décadas.

Muchos ejecutivos y políticos han sido acusados de corrupción y encarcelados, la economía muestra signos de haber tocado fondo, y ahora, la presidenta suspendida Dilma Rousseff, ha sido destituida y el nuevo líder confirmado en el cargo hasta 2018.

Sería tentador llegar a la conclusión que lo peor ya pasó para Brasil. Sin embargo, mucho depende de la capacidad del nuevo presidente, Michel Temer, para que el Congreso apruebe su reforma económica. Y eso que las investigaciones aún no revelan todo el alcance de la corrupción de alto nivel en Brasil.


1.¿Qué hizo que cayera Rousseff?
El 31 de agosto el Senado de Brasil encontró que Rousseff, de 68 años y presidenta de Brasil desde 2011, violó las leyes de presupuesto del país al retocar las cuentas para minimizar la magnitud del déficit, por lo que fue destituida de forma permanente.

Temer, de 75 años, quien fue vicepresidente y ocupó temporalmente el cargo luego de que Rousseff fue suspendida en mayo, ocupará la presidencia hasta las próximas elecciones generales en octubre de 2018.

2. ¿Cuáles son las prioridades de Temer?
Temer planea una serie de viajes internacionales para atraer inversionistas y comunicar que él es el líder legítimo de Brasil. Su itinerario incluye China, Estados Unidos e India.

En casa, su prioridad inmediata será conseguir la aprobación del congreso para límites en el gasto diseñados para reducir un déficit de presupuesto de alrededor del 10 por ciento del producto interno bruto.

Temer se ha comprometido a generar un ambiente más favorable para los negocios, por ejemplo mediante la desregulación del mercado laboral y la agilización de las autorizaciones de permisos ambientales.

3. ¿Cuál es la probabilidad de una recuperación económica?
La confianza del consumidor y las empresas han mejorado desde que Temer asumió el cargo, al igual que las ventas minoritas y la producción industrial.

Los economistas esperan que el crecimiento económico se recupere en el cuarto trimestre de este año. Temer puede implementar algunas de sus reformas por decreto presidencial pero requerirá la aprobación del congreso para sus principales medidas presupuestarias. Se piensa que la fortaleza de la recuperación depende en gran medida de la habilidad de Temer para ganarla.

4. ¿Podrá Temer obtener el apoyo del congreso que Rousseff no consiguió?
Como experimentado político y líder del Congreso, Temer tiene una amplia mayoría en el Congreso y buena relación con los legisladores. Pero ha habido una creciente oposición dentro de la propia coalición de Temer debido a las medidas de austeridad, incluyendo límites a los salarios de funcionarios públicos y a las pensiones. Estas políticas podrían ser especialmente difíciles de aprobar, en tanto los legisladores comienzan a enfocarse en las perspectivas de sus propios partidos para las elecciones municipales de octubre.

5. ¿Habrá nuevas oportunidades de inversión en Brasil?
El gobierno de Temer planea vender participaciones en varias compañías estatales, especialmente en los sectores eléctrico, financiero y energético. También planea ofrecer concesiones para construir u operar carreteras, ferrocarriles y aeropuertos.

Se espera que los anuncios de estas rondas de licitaciones se hagan en las próximas semanas. 

6. ¿Qué tan grande sigue siendo el problema de corrupción?
Grande. Una investigación sobre corrupción realizada en la colosal petrolera estatal, Petrobras, la cual ha sido apodada con el nombre de Carwash, no solo atrapó a un gran número de acusados, incluidos miembros del partido de Temer, sino que también expuso un sistema de corrupción institucional que conecta a los negocios brasileños con la élite política.