¿Qué implica la salida de EU del Consejo de Derechos Humanos de la ONU?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué implica la salida de EU del Consejo de Derechos Humanos de la ONU?

COMPARTIR

···

¿Qué implica la salida de EU del Consejo de Derechos Humanos de la ONU?

El que la nación más poderosa e influyente del mundo confirmara su retiro del organismo internacional es un gran retroceso, coinciden analistas.

Alba Velasco
19/06/2018
Actualización 20/06/2018 - 16:13
La Embajadora de los Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley, anuncia la retirada de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Estados Unidos confirmó que abandona el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sentando un precedente que pudiera ser aprovechado por otros países. Es además, un revés para el organismo.

“El país más poderoso del mundo, no solo en cuestión militar, sino también económica, deja un precedente de retroceso en el respeto a los derechos humanos. Si el más fuerte abandona, los países que hoy son violadores de estos derechos podrían hacerlo también ya que se pierde el peso moral de permanecer”, afirmó Iliana R. Santibáñez, directora asociada del Departamento de Derecho del Tec de Monterrey y especialista en temas internacionales y de Derechos Humanos.

El consejo, explica la analista, nace en 2006 para suplir a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y en ese entonces Estados Unidos, cuyo presidente era George W. Bush, decidió no ser parte de él. Fue hasta 2009 que Barack Obama oficializó que su país se integraría.

Estados Unidos manda básicamente un mensaje: que finalmente los derechos humanos para la actual administración son importantes en la medida en que no atenten en contra de su seguridad nacional y eso puede ser lo que sea, como puede ser la migración, como puede ser el cambio climático, señaló Sandra Kannety, coordinadora del Centro de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

“No es gratuito que después de la separación de niños migrantes de sus familias, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU salga a decir que se retiran del consejo argumentando que es una organización débil e hipócrita, que cobija a naciones como Venezuela o Nicaragua que registran violaciones a derechos humanos pero a Estados Unidos lo acusan o hacen señalamientos relacionados con el trato a migrantes”, detalló Kannety.

No es gratuito que después de la separación de niños migrantes de sus familias, la embajadora de EU ante la ONU salga a decir que se retiran del consejo argumentando que es una organización débil e hipócrita"
Sandra KannetyCoordinadora del Centro de Relaciones Internacionales de la FCPyS de la UNAM

Estados Unidos no solo continuará en la misma línea, sino que será más férrea, advierte la especialista de la máxima casa de estudios. “Tendrá ‘manga ancha’ para violar los derechos humanos de los migrantes sin que le hagan una crítica”.

Para R. Santibáñez la decisión de Donald Trump forma parte de políticas anunciadas desde su campaña. “Recordemos que ya salió de la Unesco, se quedó solo como observador; salió también de la COP21, que tras el convenio de París lucha para combatir el cambio climático; ahora sale del Consejo y mantiene la amenaza de salir de la OTAN, es claro que Estados Unidos ya no cree en la visión global que ayudó a construir tras la segunda guerra mundial”, asegura.

¿Qué implica esta decisión para México?

México y Estados Unidos ya viven un momento crítico tras la aplicación de la política de separar a los hijos de migrantes de sus padres, acusados de cruzar ilegalmente la frontera. El que la nación estadounidense deje el Consejo de Derechos Humanos de la ONU va a empeorar las cosas, afirma R. Santibáñez.

“México y las naciones que enfrentan el mismo problema migratorio tendrán que defender a sus connacionales únicamente ante tribunales estadounidenses”, señala.

En medio de esta tormenta, México ha tenido una reacción muy tibia, asegura Kannety. “Es muy grave la situación que acontece, hasta ahora es que hay declaraciones de México, pero su política exterior ha sido muy tibia en este sentido por la sistemática violación de derechos humanos de mexicanos y en general de centroamericanos”, concluye.