Mundo

¿Qué hay detrás de la reunión Trump-Peña?

El candidato presidencial republicano visitó México en momentos en los que busca reformular su campaña en temas como la inmigración. La llegada se dio en la víspera de que dé los detalles de su política migratoria.
Redacción
31 agosto 2016 11:44 Última actualización 31 agosto 2016 15:55
Donald Trump

(Archivo/AP)

Donald Trump viajó este miércoles a México para reunirse en privado con el presidente Enrique Peña Nieto en México, en un gesto sorpresivo hacia un vecino que a menudo ha presentado como un villano en la campaña presidencial estadounidense.

La visita pone de relieve la conflictiva relación del candidato republicano con el presidente de México y los votantes estadounidenses de ascendencia mexicana, que tendrán un papel influyente en la elección de noviembre.

Hoy en Arizona, tras el encuentro, Trump hablará sobre las políticas migratorias luego de qué él y sus aliados enviaran señales mixtas sobre si suavizará sus posturas o no.

Cuando anunció su intención de competir por la presidencia de Estados Unidos el año pasado dijo que México enviaba “violadores” a ese país.

Peña Nieto ha dicho que México no pagará el muro fronterizo propuesto por Trump y ha comparado la retórica del multimillonario con la de Adolf Hitler y Benito Mussolini.

Aunque adoptó un tono diferente el martes. "Creo en el diálogo para promover los intereses de México en el mundo, y principalmente para proteger a los mexicanos donde quiera que estén", señaló en su cuenta de Twitter.

Reunirse con un jefe de Estado también podría ayudar a que la imagen de Trump sea más "presidenciable".

"Los estadounidenses van a ver claramente que hay un candidato en esta campaña que está preparado para tomar los pasos necesarios para terminar con el flujo de inmigración ilegal", dijo el miércoles en CNN Mike Pence, el compañero de fórmula de Trump.

En ese sentido, el titular de Hacienda de México, Luis Videgaray, calificó como de "hombre de Estado" la decisión del presidente Enrique Peña Nieto de invitar a México al candidato republicano.

“Puede haber diferencias, pero la amistad, el intercambio y la relación comercial exige que tengamos un diálogo y una forma de construir juntos”, dijo.

Agregó que “el hecho de que alguno de los candidatos haya aceptado la invitación es ya un hecho sin precedente, y es un mensaje muy importante, porque México es muy importante para todos".

Peña Nieto envió invitaciones a Trump y a Hillary Clinton el viernes para reunirse con él, dijo la oficina del presidente en una respuesta a preguntas enviada por correo electrónico.

El analista Alejandro Hope dijo a la AP que Peña Nieto "quería invitar a Hillary (Clinton), pero eso suponía invitar a los dos y no se les ocurrió que Trump aceptaría primero".

Muchos mexicanos son escépticos respecto a que recibir a Trump sea una buena idea.

“Creo que es algo sumamente riesgoso que fácilmente puede volverse en contra de Peña Nieto. Puede fortalecer a Trump si la campaña de Trump lo presenta de manera correcta. No veo qué ventaja pueden sacar Peña Nieto o México de esto”, dijo Andrés Rozental, ex subsecretario de Relaciones Exteriores de México bajo la presidencia de Carlos Salinas.

"Nótese el extraordinario talento para unir al país que gobiernas en tu contra", dijo por su parte el presidente de la organización no gubernamental Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez, a través de Twitter.

Mientras que la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) dijo que Nieto deberá aclararle a Donald Trump la importancia de la integración comercial que tiene México para Estados Unidos.

Manuel Herrera Vega, presidente de la Concamin, señaló en conferencia que esperan que el presidente tenga una actitud firme muy clara con los candidatos a la presidencia del país vecino..

"Hoy lo que tiene que estar dentro de la agenda de los candidatos son la relación comercial y no las expresiones racistas", aseveró.


El senador por Alabama Jeff Sessions, que tiene una postura de línea dura respecto de la inmigración y es el principal asesor de Trump, y el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani acompañarán a Trump, anunció un funcionario de campaña.

El viaje fue aprobado a menos que el Servicio Secreto lo cancele por razones de seguridad, señaló un asistente de campaña.

El gobernador de New Jersey, Chris Christie, estrecho aliado de Trump, ha sido uno de los que ha instado al empresario a hacer el viaje a México, según una persona familiarizada con sus conversaciones y que pidió permanecer en el anonimato para hablar sobre el tema.

Christie hizo su propio viaje a Ciudad de México en septiembre de 2014 y tiene una relación cordial con el presidente de México.

La directora de campaña de Trump, Kellyanne Conway, dijo en el programa “With All Due Respect” de Bloomberg TV que las propuestas de Trump en materia de inmigración incluirían levantar un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, poner fin a las ciudades santuario y no ofrecer ninguna amnistía a los inmigrantes que están en los Estados Unidos de forma ilegal.

Conway definió las propuestas de inmigración de Clinton –que incluyen ampliar los atenuantes a la deportación y dar permisos de trabajo a los padres de los inmigrantes indocumentados jóvenes- de “terroríficas” y de ser un “plan radical”.

Trump, por detrás de Clinton 5 puntos porcentuales en las encuestas de RealClearPolitics, busca conquistar a los hispanos conservadores así como a los votantes independientes que tradicionalmente prefieren que se ofrezca una vía hacia la ciudadanía a los trabajadores indocumentados que ya están en los Estados Unidos.

Una portavoz de Clinton, la candidata demócrata y exsecretaria de Estado durante la presidencia de Barack Obama, dijo que el viaje no debe hacer olvidar las políticas de Trump ni su discurso sobre los inmigrantes.

“Desde los primeros días de su campaña, Donald Trump ha pintado a los mexicanos como ‘violadores’ y delincuentes y ha prometido deportar a 16 millones de personas, incluso niños y ciudadanos estadounidenses”, dijo Jennifer Palmieri, directora de Comunicación de la campaña de Clintonen un comunicado.

“Lo que en última instancia importa es lo que diga Donald Trump a los votantes de Arizona, no a México, y si sigue empeñado en dividir a las familias y en la deportación de millones de personas”.

Con información de Bloomberg, Reuters y AP

>