Mundo

Casa Blanca atribuye
a Putin hackeo electoral en EU

Un ciberataque de esas características sugiere la participación de altas esferas gubernamentales y de ello tuvo que estar enterado el presidente ruso, dijo Ben Rodhes, asesor de Barack Obama.
Agencias
15 diciembre 2016 9:40 Última actualización 15 diciembre 2016 14:33
Vladimir Putin

Vladimir Putin

WASHINGTON.- La Casa Blanca atribuyó al presidente ruso, Vladimir Putin, la responsabilidad directa de los ciberataques que interfirieron en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, elevando de nuevo la tensión entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

"No creo que estas cosas ocurran en el gobierno ruso sin que Vladimir Putin lo sepa", aseguró Ben Rhodes, principal consejero del mandatario Barack Obama, al canal de televisión MSNBC.

"Todo lo que sabemos sobre cómo funciona Rusia y hasta qué punto Putin controla el gobierno sugiere que, cuando hablamos de un ciberataque de estas características, estamos hablamos de las esferas más altas del gobierno", dijo Rhodes.







Más temprano, la televisora NBC señaló que el presidente de Rusia
estuvo personalmente involucrado en los hackeos a instituciones y personas de Estados Unidos durante la elección presidencial, en venganza contra Hillary Clinton.

La televisora indicó que funcionarios de inteligencia, “con un alto nivel de confianza”, colocaron a Putin detrás de esas acciones y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) respaldó esta conclusión.

Esto pese a que en octubre pasado el Directorio Nacional de Inteligencia (DNI) y el Departamento de Seguridad Interna (DHS) culparon a Rusia de la filtración de correos electrónicos.

NBC citó a dos altos funcionarios con acceso directo a la información, quienes indicaron que nueva información de inteligencia muestra que Putin personalmente dirigió la manera de cómo el material hackeado a los demócratas fue filtrado y utilizado.

Una fuente de inteligencia citada por NBC caracterizó los objetivos de la campaña ordenada por Putin como “multifacéticos”, pues lo que se inició como una “venganza” contra Clinton se transformó en un esfuerzo por demostrar la corrupción en la política estadounidense.

La venganza contra la candidata presidencial demócrata habría sido motivada como represalia por las críticas que hizo como Secretaria de Estado sobre las elecciones parlamentarias en Rusia en 2011, cuando expresó “serias preocupaciones” sobre el proceso.

La fuente indicó que otro de los objetivos finales de los ataques cibernéticos fue “separar a los principales aliados de Estados Unidos, creando la imagen de que (otros países) no podían depender más de Estados Unidos como un líder global”.

La revelación de NBC se sumó a la serie de informes oficiales y de prensa que han colocado a Rusia en el centro de los ataques cibernéticos contra el Comité Nacional Demócrata (DNC) y el presidente de la campaña presidencial de Clinton, John Podesta.

Los correos filtrados en su mayoría por el portal electrónico WikiLeaks provocaron una crisis interna en el Partido Demócrata antes de su convención nacional en agosto pasado, que a la postre forzó la renuncia de la presidenta del DNC, Debbie Wasserman Schultz.

RUSIA RECHAZA ACUSACIONES

Rusia rechazó y calificó de “basura” un informe periodístico de Estados Unidos. “Es basura entretenida sin fundamento en la realidad”, dijo el portavoz de Putin, Dmitry Peskov, en una conferencia telefónica con periodistas mientras acompañaba al presidente ruso en un viaje a Japón.

El ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, también dijo a los periodistas en Japón que quedó “pasmado” por el informe de NBC News, que citó a dos oficiales no identificados de Estados Unidos con acceso directo a la información.

“Creo que está claro que tratar de convencer a alguien de eso es tonto y absolutamente inútil”, dijo Lavrov sobre la acusación.

La CIA ha concluido que el Kremlin recurrió al hackeo en un intento por ayudar a Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales, según el Washington Post. El presidente electo rechazó la idea de que Rusia estuviera implicada en los ataques cibernéticos contra los servidores del Partido Demócrata.

La CIA y la oficina del director de Inteligencia Nacional no quisieron hacer comentarios a NBC. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó una investigación completa de las evidencias de hacking cometido por los rusos.

Este jueves, el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, elogió a las personas elegidas por Trump para su gabinete, entre ellos su candidato a secretario de Estado, Rex Tillerson, máximo ejecutivo de Exxon Mobil Corp., calificándolos de gente “sin ningún prejuicio innato contra Rusia”.

“Son personas que empiezan de cero”, dijo Medvedev en entrevista con canales de TV rusa. “Creo que eso no está mal”.

Con información de AFP, Notimex y Bloomberg