Rusia, el ave fénix que ha alcanzado cimas que otros no pudieron: Putin
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rusia, el ave fénix que ha alcanzado cimas que otros no pudieron: Putin

COMPARTIR

···

Rusia, el ave fénix que ha alcanzado cimas que otros no pudieron: Putin

Asumió la presidencia de Rusia por cuarta vez y se comprometió a poner en marcha una agenda económica que mejore el nivel de vida de todo el país.

Redacción
07/05/2018
Actualización 07/05/2018 - 18:06
Putin camina hacia el salón del Kremlin para su ceremonia de inauguración.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

MOSCÚ. Vladimir Putin asumió el lunes la presidencia de Rusia por cuarta vez comprometiéndose a seguir una agenda económica que mejore el nivel de vida en todo el país.

En una ceremonia en un ornamentado salón del Kremlin, Putin dijo que mejorar la economía tras una recesión vinculada en parte a las sanciones internacionales será su principal objetivo en el próximo mandato de seis años.

"Ahora, debemos usar todas las posibilidades existentes, en primer lugar para resolver las tareas internas urgentes de desarrollo, para avances económicos y tecnológicos, para aumentar la competitividad en aquellas esferas que determinan el futuro”, dijo en su discurso antes miles de invitados que asistieron al acto en el elaborado salón Andreevsky del Gran Palacio del Kremlin y en dos salas adyacentes.

"Una nueva calidad de vida, bienestar, seguridad y sanidad, eso es lo principal hoy”, añadió.

A su mayor rival, Alexei Navalny, se le prohibió presentarse a las elecciones rusas. El sábado, él y cientos de sus seguidores fueron detenidos por la policía mientras protestaban por el nuevo mandato de Putin con carteles que decían: "Putin no es nuestro zar".

Aunque Putin ha restaurado el protagonismo de Rusia en el escenario mundial a través de acciones militares, el dirigente ha sido criticado por sus insuficientes esfuerzos para diversificar la economía rusa, alejándola de su dependencia de las exportaciones de petróleo y gas y desarrollando el sector manufacturero.

"Rusia debería ser moderna y dinámica, debería estar lista para aceptar la llamado de los tiempos”, dijo.

Putin hizo solo una breve referencia al rol internacional que juega Moscú en la actualidad: "Rusia es un participante fuerte, activo e influyente en la vida internacional. La capacidad de seguridad y defensa del país está garantizada de forma fiable. Daremos a estos asuntos la necesaria atención constante”.

El mandatario reconoció que la nación tiene ante sí retos formidables "pero todos recordamos bien que, durante más de mil años de historia, Rusia ha enfrentado a menudo épocas de agitación y prueba, y siempre ha revivido como un ave Fénix, alcanzando cimas que otros no pudieron”.

Putin logró la reelección para un mandato de seis años en las elecciones presidenciales de marzo, en las que sacó el 77 por ciento de los votos.

Putin es el líder de facto de Rusia desde el comienzo del siglo XXI. Dejó la presidencia en 2008 por las limitaciones del puesto, pero fue nombrado primer ministro y continuó dirigiendo el país hasta que regresó al cargo cuatro años después.

La ceremonia del lunes fue cubierta al detalle por la televisora estatal, que mostró a Putin trabajando en su despacho en mangas de camisa antes de ponerse el abrigo para iniciar una larga caminata por los pasillos del edificio del Senado. Después subió a una limusina para recorrer el corto trayecto hasta el Gran Palacio del Kremlin.

Este vehículo nunca había sido mostrado en público, de acuerdo con RT.

Se trata de una limusina Aurus de fabricación rusa, uno de los modelos desarrollados bajo el proyecto Kortezh, que comprende otros automóviles con funciones especiales.

Según apunta RT, luego de su trayecto, el político ruso se dirigió a la sala de San Andrés del Gran Palacio del Kremlin, donde juró su cargo. Durante esa caminata, una banda militar ha interpretado la canción Nuestro presidente, compuesta especialmente para la ocasión.

Entre los invitados a la toma de posesión destacó el excanciller de Alemania Gerhard Schroeder, que ahora preside la petrolera estatal Rosneft y es una de las voces occidentales más prominentes que abogan por el final de las sanciones contra Rusia. Schroeder estuvo junto al primer ministro, Dmitry Medvedev, y estrechó la mano a Putin tras su discurso.

Con información de Ap y Reuters