Mundo

Urge gobierno de salvación nacional en Brasil: Michel Temer

Michel Temer, presidente interino de Brasil, apeló a la unidad en su primer discurso luego de haber tomado las riendas del Gobierno en Brasil.
Agencias
12 mayo 2016 17:0 Última actualización 12 mayo 2016 19:12
Michel Temer

Michel Temer liderará a Brasil mientras la suspendida presidenta Dilma Rousseff enfrenta un juicio político en el Senado. (Reuters)

SAO PAULO.- El presidente interino de Brasil, Michel Temer, dijo este jueves que buscará recuperar la credibilidad del país a nivel interno y en el exterior, y apeló a la unidad en su primer discurso luego de haber tomado las riendas del Gobierno.

En una ceremonia en el Palacio de Planalto, en la que tomaron posesión sus ministros, Temer realizó su primer pronunciamiento como jefe de Estado interino ante la mirada de decenas de parlamentarios que se desplazaron a la sede del Ejecutivo para apoyarlo.

Reitero que es urgente pacificar la nación y unificar el país. Es urgente hacer un gobierno de salvación nacional


El mandatario interino prometió además mayor espacio para la inversión privada y reformas estructurales en la economía para bajar la inflación, combatir el desempleo y sacar al país de la recesión.

Asimismo, ofreció luchar contra la corrupción, y en particular dijo que apoyará la pesquisa sobre una enorme red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Temer, quien liderará a la mayor economía de América Latina mientras la suspendida presidenta Dilma Rousseff enfrenta un juicio político en el Senado por supuestamente violar reglas presupuestarias, aseguró que intenta incentivar la cooperación pública y privada, agregando que el Estado no puede hacer todo.

A las puertas del palacio presidencial, medio centenar de manifestantes a favor de Rousseff protagonizaron un incidente al entrar en el recinto y ser expulsados por las fuerzas del orden.

El propio Temer ha sido implicado por testigos en la investigación, aunque no ha sido acusado. Muchos brasileños temen que debilite una investigación que ha inculpado a decenas de empresarios y políticos del país.

Muchas personas culpan a la presidenta suspendida Dilma Rousseff de la red de corrupción. Aunque ella no ha sido indiciada, gran parte de los actos de corrupción que se señalan ocurrieron durante los 13 años que el Partido de los Trabajadores estuvo en el poder, incluidos los 6 años que ella fungió como presidenta.

Temer, de 75 años, apuntó que quería que su primera aparición pública como presidente interino fuera sobria y discreta "acorde con los tiempos que vivimos".

: