Mundo

Juicio político a Dilma Rousseff retoma el camino

El presidente de los Diputados revocó su decisión de anular una votación sobre el juicio a la presidenta, por lo que sigue el proceso que podría despojarla del cargo con una votación el miércoles en el Senado.
Reuters
10 mayo 2016 6:21 Última actualización 10 mayo 2016 10:2
Waldir Maranhao

Waldir Maranhao, presidente de la Cámara baja de Brasil. (Reuters)

BRASILIA.- El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, revocó en la madrugada de este martes su decisión de la víspera de anular la votación sobre el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, con lo que se mantiene el proceso que podría despojar del cargo a la mandataria.

La decisión de Maranhao de anular la votación de abril de la Cámara baja provocó un colapso en los mercados brasileños. Pero el martes, tanto el real como el índice Bovespa se fortalecían un 1 por ciento, en un reflejo de la expectativa de los inversores de un nuevo Gobierno que sea más afín al mercado.

Maranhao no dijo los motivos para retractarse de su sorpresivo anuncio en el comunicado al Senado en el que informó su decisión. El lunes había citado "fallas en el procedimiento" para anular la votación que había recomendado al Senado que juzgase a Rousseff por violación de leyes presupuestarias.

El presidente del Senado, Renan Calheiros, dijo el lunes que Maranhao estaba "jugando con la democracia" y prometió que la Cámara alta realizaría la votación el miércoles. Se espera que el proceso en el Senado lleve a una suspensión de la mandataria por hasta seis meses.

Durante la mañana de este martes, manifestantes a favor de Rousseff bloquearon las calles en pequeñas demostraciones en Sao Paulo y Brasilia. El Partido de los Trabajadores, al que pertenece la mandataria, y sindicatos llamaron a realizar una huelga nacional con manifestaciones y bloqueo de calles.

Si el Senado vota el miércoles por someter a juicio a Rousseff, el vicepresidente Michel Temer asumiría como presidente interino, y podría quedarse hasta las elecciones de 2018 si la presidenta finalmente es juzgada culpable y destituida.

Fuentes del Congreso dijeron que ahora Maranhao se arriesga a ser expulsado del centroderechista Partido Progresista, que apoya el proceso contra Rousseff.

Para el martes se espera que el Senado despoje a Delcidio do Amaral, exlíder del Gobierno en esa cámara, de su cargo de senador. El político obtuvo un acuerdo de delación compensada con fiscales en la investigación del escándalo de corrupción dentro de Petrobras.