Mundo

Presidente chino y Trump se reunirán la próxima semana en Florida

Será la primera reunión entre Xi Jinping y Donald Trump, y se producirá en momentos en que ambos países enfrentan varios conflictos, que van desde Corea del Norte y el Mar de China Meridional hasta disputas comerciales.
Reuters
30 marzo 2017 6:23 Última actualización 30 marzo 2017 8:15
Xi Jinping

(Reuters)

BEIJING.- El presidente chino, Xi Jinping, viajará a Estados Unidos para reunirse con su par estadounidense, Donald Trump, en el centro turístico Mar-a-Lago en Florida el 6 y 7 de abril, anunció este jueves el Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático, en su primera confirmación oficial de la muy esperada cumbre.

Esta será la primera reunión entre Xi y Trump, cuya presidencia comenzó el 20 de enero, y se producirá en momentos en que ambos países enfrentan varios conflictos, que van desde Corea del Norte y el Mar de China Meridional hasta disputas comerciales.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Lu Kang, hizo el anuncio en una rueda de prensa diaria, aunque no dio más detalles sobre la agenda de la reunión que se realizará en el centro turístico que es propiedad del mandatario estadounidense.

"Ambas partes deben trabajar juntas para hacer más grande la torta de intereses mutuos y no simplemente buscar una distribución más justa", dijo Lu en respuesta a una pregunta sobre las fricciones comerciales.

Beijing había dicho anteriormente que los preparativos para la reunión estaban en marcha, pero aún no había confirmado el viaje a pesar de los informes de los medios de comunicación occidentales sobre una reunión programada.

La cumbre entre los líderes de las dos economías más grandes del mundo se producirá tras una serie de reuniones y conversaciones recientes entre representantes de Estados Unidos y China, encaminadas a reparar los lazos tras las fuertes críticas de Trump a Beijing durante su campaña electoral.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, finalizó este mes en Beijing una gira por Asia, donde aceptó trabajar con China sobre Corea del Norte y destacó el deseo de Trump de mejorar el entendimiento entre las dos potencias.

Durante su campaña electoral, Trump acusó a China de llevar a cabo políticas comerciales injustas, criticó su construcción de islas en el estratégico Mar de China Meridional y la acusó de hacer demasiado poco para frenar a Corea del Norte.