Mundo

Papa Francisco remueve a obispo paraguayo; habría encubierto a pederasta

A través de un comunicado, el Vaticano informó que el Papa Francisco decidió remover de su puesto a Ricardo Liviares ante “series razones pastorales” después de la investigación realizada bajo sus órdenes; asimismo nombró como administrador apostólico al actual obispo de Villarrica de Espíritu Santo
Notimex
25 septiembre 2014 7:41 Última actualización 25 septiembre 2014 7:42
Papa Francisco

El Papa Francisco decidió remover al obiso paraguayo, Ricardo Livieres, ante múltiples acusaciones en su contra, entre ellas de encubrir a un sacerdote pederasta. (Reuters)

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Francisco decidió remover de su puesto al obispo paraguayo de Ciudad del Este, Ricardo Livieres Plano, quien ha sido acusado -entre otras cosas- de encubrir a un sacerdote imputado por abuso sexual contra menores.

En un breve comunicado, la sala de prensa vaticana informó que el pontífice decidió quitar de su puesto a Livieres y nombró administrador apostólico “sede vacante” de esa diócesis a Ricardo Jorge Valenzuela, actual obispo de Villarrica del Espíritu Santo.

El comunicado explicativo atribuyó la “ardua decisión” a “serias razones pastorales”, aunque no detalló cuáles fueron los verdaderos motivos.

Estableció que la “sucesión” de Livieres fue determinada “después de un cuidadoso examen de las conclusiones de las visitas apostólicas efectuadas por la Congregación para los Obispos y la Congregación para el Clero, al obispo, la diócesis y los Seminarios de Ciudad del Este”.

Agregó que la medida tomada por la Santa Sede fue definida por “serias razones pastorales” y obedece al “bien mayor” de la unidad de la Iglesia en Ciudad del Este y de la comunión episcopal en Paraguay.

“El santo padre, en el ejercicio de su ministerio de fundamento perpetuo y visible de unidad, así de los Obispos como de la multitud de los fieles pide al clero y a todo el pueblo de Dios de Ciudad del Este que acoja la decisión de la Santa Sede con espíritu de obediencia, docilidad y sin desavenencias, guiado por la fe”, indicó.

Del anuncio realizado este día ya estaba enterado Livieres, quien se encuentra estos días en Roma, donde se entrevistó con el prefecto de la Congregación para los Obispos, Marc Ouellet.

Según informó la oficina de prensa de la diócesis de Ciudad del Este, el clérigo sería recibido por el Papa aquí, pero la sala de prensa vaticana no pudo confirmar este dato. La agenda pública de Jorge Mario Bergoglio tampoco incluyó este particular.

La remoción del obispo llegó apenas dos meses después que concluyeran las investigaciones “in loco” realizadas por los enviados del Papa: el cardenal español Santos Abril y Castelló y Milton Luis Tróccoli, obispo auxiliar de Montevideo (Uruguay).

Ellos realizaron pesquisas durante una semana y concluyeron su trabajo el sábado 26 de julio pasado. Ese día anunciaron una medida cautelar inmediata y contundente: Por orden de Francisco se suspendieron todas las ordenaciones sacerdotales y diaconales en la demarcación eclesiástica.

Esa suspensión era ya una luz roja que podía hacer intuir la gravedad del caso, aunque muchos defensores de Livieres, integrante del Opus Dei, se negaron entonces a aceptar las circunstancias y se empeñaron en denunciar una especie de complot contra él.

Ante todo porque el conflicto entre su obispo y otros miembros del episcopado paraguayo es de dominio público desde hace varios años atrás.

Las denuncias por gestión deficiente contra Livieres tocan diversos sectores.

Públicamente lo han acusado de malversación de fondos, de haber roto la unidad episcopal, de haber ordenado sacerdotes sin la suficiente preparación (acortando su tiempo de formación) y de haber encubierto a Carlos Urrutigoity, presbítero argentino señalado por supuestos abusos sexuales contra menores en Estados Unidos.

A todo esto se suman otros episodios como cuando acusó abiertamente de homosexual a Pastor Cuquejo, arzobispo de Asunción.

Él, por su parte, se ha defendido argumentando que algunos obispos y sacerdotes lo tienen en punto de mira por denunciar irregularidades y haberse opuesto de manera férrea a la candidatura presidencial del exobispo de San Pedro, Fernando Lugo (quien dejó el episcopado con el permiso del Papa Benedicto XVI y finalmente elegido).

En su momento la diócesis de Ciudad del Este respondió con un exhaustivo documento, en el cual rechazó cada una de las imputaciones mencionadas.

Todas las notas MUNDO
Exalcalde de Caracas huye de arresto domiciliario; viaja hacia España
EU publica más archivos del FBI sobre asesinato de Kennedy
Muere a los 87 años el 'capo de capos' de la Cosa Nostra
Reportan choque entre avioneta y helicóptero en Reino Unido
Cubanos se desesperan ante prohibición de licencias para trabajo privado
Cumbre climática termina con avances sobre Acuerdo de París
China 'entre la espada y la pared' por Donald Trump y Kim Jong-un
Submarino argentino desaparece con 44 tripulantes
Mandatarios de España y Bélgica se reúnen en crisis catalana
Mugabe reaparece entre rumores de renuncia; arrestan a 3 ministros
Fuerzas iraquíes recapturan última ciudad bajo control de ISIS
Acusan a Maduro de 8 mil asesinatos
Fiscal en Brasil pide embargar bienes a Lula por más de 7 mdd
Incendio deja al menos 20 heridos en hogar para ancianos en Pensilvania
Imágenes muestran que Norcorea trabaja en submarino lanzamisiles
Pentágono apoya renuncia de Trump... por error
Activistas que defienden a inmigrantes quieren a IBM de su lado
Asaltó cuatro bancos, pero su mala ortografía lo delató
Un whisky de 195 mil euros, el botín de un asalto en París
Mugabe se reúne con comandante del Ejército; buscan solución
Estados Unidos pide a ciudades cumplir con normas migratorias
Twitter modifica proceso de verificación de cuentas
Atacante suicida mata a 14 en un acto político en Kabul, Afganistán
Encarcelado activista catalán se postulará a elecciones
Era Mugabe en Zimbabue llega a su fin