Mundo

Papa Francisco aún analiza si visitará
México en 2015

El Papa Francisco confirmó que está considerando viajar a México en septiembre de 2015, aprovechando una visita que desea realizar a Estados Unidos en ese mismo mes, aunque nada es seguro todavía.
Notimex
18 agosto 2014 15:33 Última actualización 18 agosto 2014 15:36
Papa Francisco

El Papa Francisco se despidió de los obispos antes de abordar el vuelo que lo llevaría de Seúl a Roma. (Reuters)

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco confirmó hoy que está considerando viajar a México en septiembre de 2015, aprovechando una visita que desea realizar a Estados Unidos en ese mismo mes.

Esto lo dijo durante una conversación con periodistas en su viaje de regreso a Roma desde Seúl, donde este día concluyó su tercer viaje apostólico internacional.

“El próximo año quisiera ir a Filadelfia, al encuentro de las familias, y también fui invitado por el presidente de los Estados Unidos al parlamento estadounidense y también por el secretario de las Naciones Unidas a Nueva York”, indicó.


“Los mexicanos quieren que vaya en esa ocasión también a la Virgen de Guadalupe y se podría aprovechar, pero no es seguro. Y al final a España. Los reyes me invitaron, el episcopado me invitó, pero no hemos decidido”, manifestó.

Además dijo haber considerado viajar al norte de Irak después de su visita a Corea, aunque reconoció que dadas las condiciones el actual no es el mejor de los momentos.

“Estoy dispuesto a ir a Irak y creo poder decirlo: cuando con mis colaboradores supimos la noticia de esta situación de las minorías religiosas y también en aquel momento que Kurdistán no podía recibir a tanta gente, pensamos muchas cosas”, reveló.

“Al final, dijimos que si era necesario después del viaje a Corea, podía ir allí; era una de las posibilidades. ¡Estoy dispuesto! En este momento no es lo mejor, pero estoy dispuesto a ello”, apuntó.

Con respecto al ataque de las milicias del denominado Estado Islámico contra los cristianos, aseguró que “es lícito detener” toda agresión injusta. Insistió en el verbo detener, que no significa bombardear o hacer la guerra.

Sostuvo que los métodos para detener “deben ser evaluados” y llamó a recordar que muchas veces bajo el pretexto del agresor injusto muchas potencias de adueñaron de los pueblos mediante una guerra de conquista.

Precisó además que las Naciones Unidas son el espacio para identificar al agresor injusto y discutir las medidas para detenerlo