Mundo

ONU pide el cese inmediato de la violencia en Sudán del Sur

01 febrero 2014 10:14 Última actualización 22 diciembre 2013 10:43

  [Ban Ki-moon insta al presidente y a su rival político a que encuentren "una salida política a esta crisis". / Reuters] 


Notimex
 
Tokio.- El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió el cese inmediato de la violencia en Sudán del Sur e instó a las partes beligerantes a resolver sus diferencias a través del diálogo.
En una rueda de prensa en Manila al término de su visita a Filipinas, Ban pidió al presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y a su rival político, antiguo ex vicemandatario Riek Machar, que encuentren "una salida política a esta crisis" y ordenar a sus seguidores a deponer las armas.
El secretario general de Naciones Unidas visitó la zona devastada por el paso del tifón Haiyan en el centro de Filipinas, que dejó más de seis mil muertos.
"La continua violencia es completamente inaceptable y representa una amenaza peligrosa para el futuro de ese joven país", añadió de acuerdo al diario The Inquirer.
Seis días de enfrentamientos entre seguidores de ambos bandos han dejado al menos 500 muertos en la nación africana, rica en petróleo, que se independizó de Sudán en 2011.
Decenas de miles de personas ya han sido desplazados, y Ban aseguró que hasta 40 mil de ellas han buscado refugio en los campamentos de la ONU en todo el país, que parecía estar al borde de una guerra civil.
Por su parte el ex vicepresidente de Sudán del Sur, Riek Machar, aseguró a la BBC que las tropas rebeldes, que aseguró están bajo su mando, han tomado el control de un estado clave en la producción de petróleo.
El país africano afronta una severa crisis, que los observadores extranjeros, vaticinan que se acerca a una guerra civil, luego que el presidente de Sudán de Sur, Salva Kiir, acusó a Machar de intentar un golpe de Estado en el marco de su larga disputa política.
La provincia sursudanesa de Unity, en la frontera con Sudán, produce gran parte del petróleo del nuevo país, el cual representa más del 95 por ciento de los ingresos de su economía, que declaró su independencia hace dos años.