Mundo

ONU advierte sobre deterioro de Derechos Humanos en Ucrania

El informe difundido por la comisionada de la organización en materia de Derechos Humanos reveló que la tensión entre grupos separatistas y autoridades en el Este de Ucrania y Crimea ha propiciado un deterioro alarmante de los Derechos Humanos.
Reuters
16 mayo 2014 10:51 Última actualización 16 mayo 2014 13:10
En Odesa, prorrusos y manifestantes a favor de Ucrania se enfrentaron dejando decenas de heridos. (Reuters)

En Odesa, prorrusos y manifestantes a favor de Ucrania se enfrentaron dejando decenas de heridos. (Reuters)

GINEBRA.- Observadores de Naciones Unidas en Ucrania detectaron un deterioro alarmante de los derechos humanos en el este del país y advirtieron que en Crimea se manifiestan graves problemas, dijo la máxima responsable de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay.

El informe difundido por Pillay hace hincapié en que aquellos que ejercen influencia sobre los grupos responsables de la violencia deben hacer lo posible por "contener a esos hombres que parecen inclinados a romper el país".

El informe del grupo de 34 observadores, que cubre un periodo entre el 2 de abril y el 6 de mayo, dijo que la relación entre las autoridades y los grupos armados que tomaron algunas ciudades del este de Ucrania, socava el imperio de la ley y las garantías de protección de los derechos humanos.

Sobre las elecciones previstas para realizarse el 25 de mayo, los observadores señalaron que un proceso justo y democrático contribuiría a aminorar la crisis; no obstante, algunos candidatos han informado de actos de intimidación y ataques.

El informe dijo que ha habido "una oleada de secuestros y detenciones ilegales de periodistas, activistas, políticos locales, representantes de organizaciones internacionales y militares".

Asimismo, se indicó que los observadores tratar de verificar información por abusos de las fuerzas del Gobierno de Ucrania.

Sobre Crimea, expresó preocupación por el tratamiento a periodistas y a minorías sexuales, religiosas y étnicas, pacientes con sida y ciudadanos que no han solicitado la ciudadanía rusa, que habían afrontado acoso e intimidación.

Los ciudadanos que no hayan obtenido el derecho a la residencia en enero de 2015 podrían ser deportados de la península recientemente anexionada por Rusia.