Mundo

OMS insta a elevar los impuestos al tabaco para reducir su consumo

La directora de la OMS se pronunció por "elevar los impuestos en productos de tabaco es una de las vías más efectivas y rentables de reducir el consumo de productos que matan, además de generar unos ingresos sustanciales".
Reuters
07 julio 2015 7:33 Última actualización 07 julio 2015 7:33
Etiquetas
 [Cuartoscuro] Entre los usuarios exclusivos de tabaco sobresalen las mujeres en un 57.7%. 

[Cuartoscuro] En 2009, México gastó 45,000 millones de pesos anuales relacionados al consumo del tabaco.

LONDRES. Muy pocos gobiernos utilizan en todo su alcance los impuestos al tabaco para disuadir a las personas de fumar o ayudarlas a reducir su consumo y superar la adicción, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomendó aplicar un impuesto de al menos 75 por ciento sobre el precio de los cigarrillos.

En un informe publicado sobre "La epidemia global del tabaco 2015", la agencia sanitaria de Naciones Unidas sostuvo que una persona muere de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco cada seis segundos, lo que equivale a seis millones de personas al año.

Está previsto que esta cifra aumente a más de ocho millones de muertes anuales en 2030, a menos de que se tomen medidas drásticas para controlar lo que la propia organización define como una "epidemia de tabaco".

Hay en torno a mil millones de fumadores en todo el mundo, pero muchos países aplican impuestos al tabaco extremadamente bajos y algunos ni siquiera implementan cargas tributarias especiales, según la OMS.

"Elevar los impuestos en productos de tabaco es una de las vías más efectivas y rentables de reducir el consumo de productos que matan, además de generar unos ingresos sustanciales", dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan, en el informe.

Chan instó a todos los gobiernos a revisar la evidencia y a "adoptar una de las mejores opciones de política disponibles en beneficio de la salud".

El tabaco es uno de los cuatro principales factores de riesgo detrás de las enfermedades no contagiosas, principalmente cáncer, enfermedades cardiovasculares y de pulmón y diabetes -. En 2012, estas enfermedades mataron a 16 millones de personas menores de 70 años, más del 80 por ciento de estas muertes en países de ingresos medios o bajos.