Mundo

Obama se prepara
para su último Estado
de la Nación

En el séptimo y último discurso de Obama ante ambas cámaras del Congreso, el mandatario estadounidense intentará presentar en perspectiva el dilema que afrontan los estadounidenses en la elección del próximo mandatario.
Barack Obama

Barack Obama

El presidente Barack Obama intentará sin duda en su último discurso del Estado de la Unión presentar en perspectiva el dilema que afrontan los estadounidenses en la elección del próximo mandatario.

Obama esbozará una visión optimista sobre el futuro del país en contraste con lo que considera el pesimismo generalizado que proyecta la campaña electoral republicana.

El presidente no pedirá en forma directa a los estadounidenses que mantengan a un demócrata en la Casa Blanca por tercer periodo consecutivo. Tampoco respaldará específicamente a candidato alguno en la contienda presidencial de 2016.

Pero delineará las prioridades internas y externas basadas en las medidas que ha adoptado durante sus dos periodos en el cargo. Esa visión estará casi con seguridad más en consonancia con las posiciones de Hillary Clinton y otros demócratas que con las de los precandidatos republicanos.

"(Obama) es bastante optimista sobre este futuro", dijo el secretario general de la Casa Blanca, Denis McDonnough. "Esa postura, a propósito, difiere respecto de la fatalidad y el pesimismo que escuchamos todos los días de los precandidatos republicanos", agregó.

El discurso de Obama, que se emitirá el martes en horario estelar, marca un punto de transición para Obama. Es su última oportunidad de gran calado para hablar con el público antes del inicio de las elecciones primarias el 1 de febrero en Iowa.

Aunque Obama ha sorteado hasta el momento la condición de mandatario saliente sin fuerza— en especial mediante un conjunto de acciones ejecutivas enérgicas— la atención del país ha virado inevitablemente hacia la contienda presidencial.

Sin embargo, que Obama haya recurrido a sus poderes ejecutivos implica que muchas de sus medidas puedan ser revocadas por un presidente republicano.

Obama ha prometido apoyar con firmeza a quien obtenga la candidatura presidencial demócrata, y todo parece indicar que apoya a Clinton. Sin embargo, Obama no respaldará formalmente a ningún precandidato en el proceso interno del Partido Demócrata, al que él pertenece.

Algunos de los precandidatos presidenciales, como el senador republicano Marco Rubio, de Florida, asistirán al discurso de Obama. El senador independiente Bernie Sanders, de Vermont, que busca la candidatura presidencial demócrata, también estará entre el auditorio.

El próximo proceso electoral significa que son bajas las perspectivas para que haya logros legislativos importantes entre el presidente demócrata y los legisladores republicanos.

Consciente de esa realidad, Obama incluirá en su discurso pocas de las nuevas propuestas políticas que típicamente contienen los discursos presidenciales anuales pronunciados ante el Congreso.