Mundo

No hay amenazas de ataques creíbles contra EU: Casa Blanca

Durante la gira de trabajo que realiza Barack Obama, los servicios de seguridad nacional reportaron que no existen amenazas contra EU similares a los ataques ocurridos en París.
Notimex
14 noviembre 2015 18:49 Última actualización 14 noviembre 2015 18:49
Obama

La Casa Blanca dijo que el mandatario estadounidense reafirmó el ofrecimiento de su gobierno para asistir a las autoridades francesas en la investigación. (Reuters)

El presidente estadounidense Barack Obama fue informado hoy por su equipo de seguridad nacional de que no existen amenazas creíbles contra Estados Unidos similares a los ataques ocurridos la noche del viernes en París.

La Casa Blanca dijo igualmente no tener dudas de que los ataques fueron obra del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que este sábado se responsabilizó por la violenta jornada que dejó 129 muertos y 352 heridos.

Antes de partir este sábado a Turquía para una gira de trabajo de una semana que lo llevará a otras dos naciones, Obama fue actualizado sobre los hechos a partir de la información de inteligencia disponible, indicó en un comunicado la Oficina de Prensa de la Casa Blanca.

“Aunque no hay informes específicos o creíbles sobre una amenaza (similar) para Estados Unidos, se revisaron los protocolos de seguridad nacional para asegurar que estamos haciendo lo necesario para proteger a los estadounidenses”, indicó.

Obama fue puesto al tanto sobre la cooperación que agencias estadounidenses de seguridad mantienen con sus contrapartes francesas en la actual ofensiva militar contra el EI en Irak y Siria.

La Casa Blanca dijo que el mandatario estadounidense reafirmó el ofrecimiento de su gobierno para asistir a las autoridades francesas en la investigación.

“El equipo revisó además el escenario de inteligencia, e hizo notar que no existe información para contradecir la evaluación inicial de Francia sobre la responsabilidad del EI”, apuntó.

Obama fue informado igualmente sobre las medidas de seguridad adoptadas tanto en la embajada de Estados Unidos en París como en otras representaciones a través de Europa, instruyendo la adopción de las medidas necesarias para asegurar la protección de su personal diplomático.