Mundo

Mueren rehén y atacantes en iglesia en Francia

Dos atacantes que tomaron cinco rehenes en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, cerca de Ruan, murieron durante una operación policial puesta en marcha para poner fin a la situación. También falleció un sacerdote.
Agencias
26 julio 2016 6:15 Última actualización 26 julio 2016 8:48
Francia

El escenario fue la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, cerca de Ruan, en Normandía. (Reuters)

PARÍS.- Un sacerdote que fue tomado como rehén en una iglesia en Normandía, en el norte de Francia, fue asesinado con un arma blanca, dijo una fuente policial.

La fuente dijo que parecía que el cura había sido degollado.

Dos atacantes que tomaron cinco rehenes en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, cerca de Ruan, murieron durante una operación policial puesta en marcha para poner fin a la situación.

La identidad de los agresores y el motivo del ataque no estaban claros, señaló un funcionario de seguridad, que no estaba autorizado a dar su nombre.

El presidente de Francia, François Hollande, y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, estaban de camino a la localidad de Sainte-Etienne-du-Rouvray, donde se había producido la toma de rehenes, dijo Brandet.

En declaraciones más tarde BFM TV, Brandet señaló que un equipo de la fuerza de intervención especial RAID estaba registrando la iglesia y su perímetro ante la posibilidad de que hubiera explosivos. Las autoridades movilizaron a investigadores antiterroristas, añadió.

El incidente se produjo en un momento de alerta en Francia, después del atentado del Día de la Bastilla en Niza, en el que murieron 84 personas, y una serie de ataques mortales el año pasado reivindicados por ISIS.

Francia se encuentra en estado de emergencia y tiene presencia policial adicional tras el ataque del 14 de julio en Niza, en el que un hombre arremetió contra la multitud con un camión en el paseo marítimo de la ciudad.

PAPA FRANCISCO CONDENA ATAQUE

El papa Francisco condenó de la forma “más radical” y con “horror” el ataque. “El Papa ha sido informado y participa del dolor por esta violencia absurda, con la condena más radical de toda forma de odio y la oración por las personas golpeadas”, dijo el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

Agregó que esos acontecimientos “desgraciadamente” se suman a una serie de actos violentos que en estos días “nos han sacudido, creando inmenso dolor y preocupación”.

“Estamos particularmente tocados porque esta violencia horrible ocurrió en una iglesia, un lugar sagrado en el cual se anuncia el amor de Dios, con el bárbaro asesinato de un sacerdote y el involucramiento de los fieles”, señaló.

Al mismo tiempo el Vaticano difundió una nota de Dominique Lebrun, arzobispo de Rouen (que corresponde al lugar atacado) quien se encontraba en Polonia para participar de la Jornada Mundial de la Juventud de esta semana, pero que emprendió inmediatamente el regreso.

En el texto reveló que el sacerdote asesinado era Jacques Hamel, de 84 años, mientras otras tres personas resultaron heridas de gravedad.

Informó que el vicario general de su arquidiócesis, Philippe Maheut, se trasladó al templo atacado desde los primeros momentos y anticipó que él mismo llegará esta tarde, para atender a una comunidad que se encuentra “bajo shock”.

Con información de Reuters, AP y Notimex.