Mundo

Morales gana elecciones presidenciales de Guatemala

El conservador Jimmy Morales se pronunció ganador en Guatemala con un 72 por ciento de los votos; las elecciones se realizaron sin ningún incidente. 
Reuters
25 octubre 2015 19:32 Última actualización 26 octubre 2015 2:17
Jimmy Morales lleva la ventaja en Guatemala. (Reuters)

Jimmy Morales nuevo presidente de Guatemala. (Reuters)

GUATEMALA.- El humorista conservador Jimmy Morales se declaró ganador de las elecciones presidenciales de Guatemala, después de sacar provecho de una ola de escándalos de corrupción que forzó al último mandatario a dimitir y puso bajo sospecha a toda la élite política de la mayor economía de Centroamérica.

Morales arrasaba con un 72 por ciento de los votos contra un 27.6 por ciento de su rival Sandra Torres, con casi el 70 por ciento de las mesas escrutadas tras un balotaje sin incidentes y en la que hubo una menor afluencia que en la primera vuelta de septiembre.

"Como presidente recibí un mandato, y el mandato del pueblo de Guatemala es luchar contra la corrupción que nos ha carcomido. Que Dios les bendiga y muchas gracias", dijo el actor de 46 años en un breve mensaje televisado.

La nula experiencia se convirtió en su principal activo electoral ante una ciudadanía indignada. Las encuestas anticipaban una holgada victoria sobre Sandra Torres, que fue afectada por su pasado como primera dama del expresidente Álvaro Colom (2008-2012).

En la sede del partido de Morales, el Frente de Convergencia Nacional-Nación (FCN), había una fiesta a la espera de los resultados oficiales, con decenas de personas bailando en un show con música en vivo, luces y animadores.

"Ya estamos cansados de los mismos. Jimmy Morales no me convence y no iba a votar, pero es la única opción", dijo Ana Fuentes, comerciante de 38 años, quien como muchos se decantó por el artista, un evangélico conservador que se define "de centro".

Con su lema "ni corrupto, ni ladrón", Morales pasó de ser prácticamente un desconocido a encarnar la frustración de millones después de una serie de investigaciones que llevaron a la dimisión y arresto del expresidente Otto Pérez Molina en septiembre, acusado de dirigir una millonaria estafa aduanera.

Pese a que su plan de gobierno de apenas seis páginas ha despertado escepticismo, Morales supo conquistar al electorado con discursos plagados de parábolas bíblicas y chistes populares que entremezclaba con su historia de niño humilde que pasó de vender plátanos en un mercado a tener su productora de televisión.

"No tiene programa y no tiene equipo", dijo Hugo Novales, analista político en la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES). "Pero el descontento es tan grande que esos elementos no son una prioridad para el votante medio", agregó.

Además, también tuvo que enfrentar críticas por los orígenes militares de su partido FCN-Nación, en un país donde el Ejército es una polémica institución tras la sangrienta guerra civil que azotó al país durante casi cuatro décadas.

Sin embargo, se impuso fácilmente a Torres, una empresaria textil de 60 años cuya vinculación la clase política le pasó factura en las urnas.

"El otro candidato representa el pasado, la vieja guardia de militares cuestionados y eso parte es lo que la gente tiene que comparar. Hay que averiguar bien quién rodea al candidato", había dicho Torres sobre Morales en la jornada electoral.

Cuando Morales asuma en enero, se encontrará con un país frustrado por las persistentes desigualdades sociales donde más de la mitad de la población vive en la pobreza. Y también con una sociedad harta de los abusos de poder.

Las investigaciones de la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un organismo internacional respaldado por la ONU, señalaron al ex presidente Pérez Molina, un militar retirado, y a su ex vicepresidenta, Roxana Baldetti, de dirigir una mafia aduanera conocida como La Línea.

Tras ser imputados y arrestados, ambos están presos a la espera de juicio, aunque niegan todos los cargos.

Las revelaciones provocaron multitudinarias protestas que se transformaron en un voto castigo contra los políticos y llevaron a Morales a liderar la primera vuelta electoral en septiembre, pero lejos del 50 por ciento necesario para evitar el balotaje.

Ahora, después de su apabullante victoria en el balotaje, Morales tendrá que cumplir con sus promesas.

"Hasta ahora no le hemos conocido nada malo. Espero que no nos defraude", dijo Jorge Mateo, vendedor de 30 años.

QUIERO TRABAJAR DE LA MANO CON MÉXICO

Jimmy Morales ofreció trabajar de la mano con México desde el 14 de enero próximo, cuando asumirá el cargo para el periodo 2016-2020.

Envió a “nuestros hermanos vecinos de México y Centroamérica un saludo especial y decirles que queremos trabajar de la mano con ustedes para mejorar la calidad de vida de nuestros habitantes”.

Se dijo dispuesto a impulsar en su gobierno acciones para “hacer de esta una región segura, de puertas abiertas, trabajo conjunto, inversiones, prosperidad y cultura”.

También invitó a “Estados Unidos, a Canadá a la Unión Europea, a los países asiáticos y a todo el mundo, a que vengan a invertir a esta nueva Guatemala más democrática”.