Mundo

Migrantes son una mercancía: Papa Francisco

En la Santa Sede recordaron las situaciones dramáticas que sufren los ilegales en la frontera entre México y Estados Unidos, y las imágenes de los niños hijos de migrantes que mueren ahogados en el mar Mediterráneo.
Agencias 
12 enero 2016 0:29 Última actualización 12 enero 2016 5:0
Papa Francisco

Papa Francisco. (AP)

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco denunció que el espíritu individualista que priva en el mundo genera indiferencia hacia los migrantes, quienes terminan siendo como “objetos de compraventa”, por lo que pidió la cooperación internacional para detener el flagelo del tráfico de personas, especialmente de “los más débiles e indefensos”.

En su discurso anual ante embajadores acreditados en la Santa Sede, Jorge Mario Bergoglio recordó las “situaciones dramáticas” que sufren los ilegales en la frontera entre México y Estados Unidos, y las “indelebles imágenes” de los niños hijos de migrantes que mueren ahogados en el mar Mediterráneo.

Por lo que pidió un “diálogo franco y respetuoso entre los países implicados en la problemática de la migración”, tanto de origen, tránsito y recepción de migrantes, para que se encuentren soluciones nuevas.

El Sumo Pontífice hizo esta alusión a su próximo viaje a México, del 12 al 17 de febrero próximo, sobre el que se dijo feliz, y concretamente al encuentro que tendrá con migrantes en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Dijo que “las migraciones constituirán un elemento determinante del futuro del mundo, mucho más de lo que ha sido hasta ahora. La respuesta sólo vendrá como fruto de un trabajo común, que respete la dignidad de las personas”.

Y explicó que el migrante debe respetar los valores, tradiciones y leyes del país que lo acoge. Pero también el país receptor debe respetar la dignidad de cada migrante y valorar los beneficios que aporta a la sociedad.

Entre los diplomáticos congregados se encontraba Mariano Palacios Alcocer, embajador de México ante la Santa Sede, a quien saludó el Papa.

“Fue un saludo cordial porque le agradecimos a su santidad el viaje, explicándole que ya estábamos muy ansiosos de recibirlo en México”, dijo el diplomático.