Mundo

Migración afecta a estudiantes que llegan
a Reino Unido 

Las medidas que está activando Reino Unido para frenar la migración está afectando la llegada de estudiantes internacionales, por lo tanto la economía también, aseguran académicos y empresarios. 
Bloomberg
07 septiembre 2015 19:50 Última actualización 07 septiembre 2015 20:0
Empresarios y académicos aseguran que los estudiantes internacionales fácilmente podrían elegir otros destinos. (AP)

Empresarios y académicos aseguran que los estudiantes internacionales fácilmente podrían elegir otros destinos. (AP)

Los estudiantes internacionales se están alejando del Reino Unido a raíz de los esfuerzos del primer ministro David Cameron destinados a frenar la inmigración, dicen dirigentes universitarios y empresariales, lo cual daña la economía y eleva el riesgo de que muchos cursos se cierren.

Dado que el gobierno conservador renovó su promesa de reducir la migración neta por debajo de 100 mil personas por año desde niveles tres veces más altos que ése, estudiantes no pertenecientes a la Unión Europea enfrentan requisitos de visado más estrictos y mayores barreras para ingresar en el mercado de empleos de Gran Bretaña una vez completados sus estudios. El gobierno no tiene ningún control contra la inmigración desde la UE.

“Esta gente empresarial sumamente móvil sencillamente irá a otra parte”, dijo en un comunicado por correo electrónico el profesor Julius Weinberg, vicerrector de la Universidad Kingston en Londres suroeste. Partes del gobierno parecen “decididos a dañar” la educación superior, dijo, “transmitiendo el mensaje de que a los estudiantes internacionales les resultará más difícil venir y que los harán sentir menos bienvenidos cuando estén aquí”.

Los estudiantes internacionales en Londres suman por sí solos un beneficio neto de dos mil 300 millones de libras (tres mil 500 millones de dólares) anuales a la economía a través de cuotas y gastos de enseñanza, muestran datos del grupo de negocios London First. En julio, el secretario de Negocios, Sajid Javid, pidió que quienes estudian en Gran Bretaña pierdan el derecho a quedarse cuando terminan sus cursos. Este enfoque contrasta con el de Canadá y Australia, donde las vías de acceso al trabajo al término de los estudios forman parte de la oferta a los estudiantes, según Maddalaine Ansell, directora ejecutiva del grupo University Alliance de 18 casas de altos estudios.

AMENAZAN A LA COMPETITIVIDAD 

“Tiene el potencial de afectar la competitividad del Reino Unido”, dijo Ansell en una entrevista, mencionando la retórica gubernamental que apunta a desalentar la inmigración como la causa de una disminución del número de estudiantes extranjeros provenientes de India.
“Confiamos en las capacidades –particularmente capacidades de alto nivel- para competir internacionalmente”.

En 2013-2014 hubo una disminución de 12 por ciento en la cantidad de estudiantes procedentes de India en comparación con el año anterior, según la Agencia de Estadísticas en Educación Superior (HESA).

A partir de noviembre, un estudiante universitario que realiza un curso de nueve meses en Londres necesitará por lo menos 11.385 libras (17 mil 300 dólares) de fondos para obtener una visa de estudiante, en comparación con dos mil 040 libras en este momento.

Otros obstáculos incluyen propuestas de aumentar el nivel de salario mínimo para las visas de Nivel 2, un programa de contratación para estudiantes no pertenecientes a la UE una vez completados sus estudios, y los requisitos de que algunos estudiantes retornen a su país antes de solicitar visas de trabajo.

El Reino Unido atrajo alrededor de 310 mil ciudadanos no pertenecientes a la UE para estudiar en 2013-14, muestran datos de HESA. Esto cambiará “considerablemente”, según Josephine Goube, una de las directoras ejecutivas en la consultora europea Migreat especializada en asesoramiento en materia de visas.

Hasta hace unos meses, la mitad de las consultas relacionadas con estudiantes manejadas por Migreat se referían a obtener visas de estudiante del Reino Unido. Ahora, dijo Goube, 80 por ciento de las averiguaciones corresponden a opciones de estudio alternativas en Europa, sobre todo Francia y Alemania.