Mundo

Michigan en estado de emergencia por agua
con plomo

Los residentes se quejaron del sabor, olor y aspecto del agua y se detectaron elevados niveles de plomo en los niños. La exposición al plomo puede provocar problemas de conducta y discapacidad de aprendizaje en los niños.
AP
05 enero 2016 18:17 Última actualización 05 enero 2016 18:18
UAQ

Se regustraron altos niveles de plomo en el agua de Michigan. (Archivo)

DETROIT.- El gobernador de Michigan, Rick Snyder, declaró el martes el estado de emergencia en Flint al detectarse plomo en el suministro de agua potable a la ciudad, el mismo día que autoridades federales confirmaron que investigan la anomalía que propició una emergencia local de salud pública.

Snyder adoptó la medida después de las emergencias declaradas por la ciudad y el condado Genesee, que habían solicitado la asistencia estatal.

La declaración emitida de Snyder pone a disposición recursos del estado en coordinación con operativos locales de respuesta y recuperación.

Gina Balaya, portavoz de la fiscal federal, dijo en un correo electrónico que la investigación federal es "en respuesta a las inquietudes de los residentes de Flint", pero no precisó si la pesquisa era penal o civil.

La ciudad cambió en 2014 su sistema de suministro de agua, trayéndola del río Flint en vez de Detroit para reducir costos. La medida debía ser temporal mientras se construía un acueducto desde el lago Huron.

Los residentes se quejaron del sabor, olor y aspecto del agua y se detectaron elevados niveles de plomo en los niños. La exposición al plomo puede provocar problemas de conducta y discapacidad de aprendizaje en los niños.

La ciudad regresó en octubre al agua de Detroit.

Las autoridades dijeron que la ciudad utilizará sus propios recursos durante la emergencia, pero Snyder podría solicitar la asistencia federal si Michigan no se da abasto.

La semana pasada, Snyder se disculpó y la principal autoridad ambiental de Michigan renunció después de que un equipo de trabajo establecido por el gobernador achacara los problemas a la agencia del funcionario dimitente.

El estado había minimizado al principio las preocupaciones sobre el plomo pero al final tuvo que asignar 10,6 millones de dólares a la reconexión de Flint con Detroit y tuvo que instalar filtros, pruebas y otros servicios.

La declaración de desastre implica un pedido de asistencia por 50 millones de dólares, de los cuales 45 millones se utilizarán para sustituir 15 mil filtros, "una de las acciones más costosas para corregir contaminantes en el agua", de acuerdo con la solicitud.

La ciudad también busca un reembolso de dos millones de dólares debido a costos derivados de la reconexión al sistema de Detroit.