Mundo

Medidas de control de armas, legales y podrían salvar vidas: Obama

En reunión con la fiscal general Loretta Lynch y otros asesores, el presidente de Estados Unidos afirmó que sus medidas para el control de armas, las cuales presentará en los próximos días, son legales y consistentes con el derecho a portar armas en el país.
Reuters
04 enero 2016 18:30 Última actualización 04 enero 2016 18:34
Obama

El presidente Barack Obama se reunió con la fiscal Loretta Lynch y otros asesores. (Reuters)

El presidente Barack Obama dijo este lunes que sus nuevos decretos para volver más estrictas las normas sobre armas están "dentro de los límites" de su autoridad legal y son consistentes con el derecho a portar armas en Estados Unidos, en una advertencia a sus opositores que posiblemente recurrirán a tribunales.

Hablando con periodistas en la Oficina Oval, Obama dijo que su Gobierno presentaría las nuevas medidas en los próximos días.

Obama está desatando una tormenta política al omitir al Congreso con las medidas, que posiblemente redefinirán qué significa ser un comerciante de armas y darán paso a un mayor uso de las revisiones de antecedentes. Los republicanos afirman que Obama está haciendo una mala utilización de sus poderes.


"La buena noticia es que estas no son sólo recomendaciones que están dentro de los límites de mi autoridad legal y de la rama ejecutiva, sino que también tienen el respaldo de la abrumadora mayoría del pueblo estadounidense, incluidos los propietarios de armas", dijo Obama durante una reunión con la fiscal general Loretta Lynch y otros asesores.

Las acciones de fabricantes de armas como Smith & Wesson Holding Corp y Sturm Ruger & Co Inc subieron el lunes, en una sesión en la que el mercado sufrió mermas, ante las expectativas de un aumento de las ventas de armas, como ha sucedido anteriormente en momentos en que la Casa Blanca ha evaluado reformas a la venta de armamento.

Ante la ausencia de medidas del Congreso, el presidente pidió en los últimos meses a sus asesores que revisen nuevas formas en las que podría utilizar su autoridad ejecutiva para volver más estrictas las normas sobre armas de forma unilateral, sin requerir la aprobación de los legisladores luego de que múltiples tiroteos generaron indignación en todo el país.

Una opción era un cambio de normas que exija a más comerciantes obtener una licencia para vender armas, una medida que llevaría a una mayor revisión de los antecedentes de los compradores. La Casa Blanca ya había preparado una propuesta sobre el tema, pero tenía preocupaciones de que enfrentara demandas en tribunales y de que fuera difícil de aplicar.

El derecho a portar armas está protegido por la Constitución de Estados Unidos, y la Asociación Nacional del Rifle, el mayor grupo de activistas a favor de las armas, que es temida y respetada en Washington por su capacidad para movilizar a los dueños de armamento. El Congreso no ha aprobado una ley importante sobre control de armas desde la década de 1990.