Mundo

Líder supremo de Irán, ayatolá Ali Khamenei, aprueba acuerdo nuclear

En una carta al presidente Hassan Rouhani, el ayatolá Ali Khamenei dijo que Irán debería retrasar el envío al exterior de uranio enriquecido y la reconfiguración de un reactor de agua pesada para asegurar que no pueda fabricar plutonio a un nivel apto para una bomba.
Reuters
21 octubre 2015 6:25 Última actualización 21 octubre 2015 8:32
  ["Estas sanciones son pura y simplemente violentas", dijo el mandatario de Irán/Reuters] 

[Reuters] Israel ha amenazado con una acción militar contra Irán si no abandona sus actividades nucleares.

ANKARA.- El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, aprobó el acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias mundiales, pero dijo que el país debería esperar a ceder elementos centrales de su programa nuclear hasta que las acusaciones de sus dimensiones militares del pasado hayan sido aclaradas.

En una carta al presidente Hassan Rouhani publicada por la página de internet oficial de Khamenei, la máxima autoridad de Irán ordenó que el acuerdo del 14 de julio sea implementado sujeto a ciertas condiciones que el Parlamento iraní estipuló en una ley aprobada la semana pasada.

Agregó que Irán debería retrasar el envío al exterior de uranio enriquecido y la reconfiguración de un reactor de agua pesada para asegurar que no pueda fabricar plutonio a un nivel apto para una bomba -aspectos centrales de las obligaciones de Teherán bajo el acuerdo-, hasta que inspectores de la ONU aclaren si Teherán buscó alguna vez tener armas nucleares.

"Cualquier acción sobre (el reactor de) Arak y el envío de uranio al exterior (...) tendrá lugar después de que el archivo sobre las PMD (posibles dimensiones militares, por sus siglas en inglés) esté cerrado", escribió Khamenei en la carta.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) terminó de recolectar muestras de sitios militares de Irán a principios de este mes y se espera que anuncie sus conclusiones sobre el asunto hacia el 15 de diciembre.

Khamenei también dijo que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le envió dos cartas prometiéndole que su país no tiene intención de acabar con la institucionalidad clerical, pero agregó que sus acciones demuestran que "eso no es cierto".