Mundo

Tillerson defiende recortes a presupuesto de diplomacia 

En una audiencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el secretario de Estado dijo estar de acuerdo con los recortes al presupuesto diplomático y de ayuda exterior propuestos por Trump.
Reuters
13 junio 2017 6:48 Última actualización 13 junio 2017 11:53
Rex Tillerson

(Reuters)

WASHINGTON.- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo que respalda el plan del presidente Donald Trump de aplicar profundos recortes al presupuesto diplomático y de ayuda exterior, mientras que los críticos afirmaron que esas reducciones a la larga serán perjudiciales para el país.

"Estoy convencido de que podemos maximizar la efectividad de estos programas y seguir ofreciendo la ayuda de Estados Unidos al mundo", declaró Tillerson en una audiencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Miembros de la comisión, entre ellos algunos republicanos, criticaron con dureza el plan de recortar alrededor de una tercera parte de esas operaciones. Los republicanos controlan ambas cámaras del Congreso, que es el que aprueba el presupuesto federal gubernamental.

El senador Bob Corker, presidente republicano de la comisión, anticipó cambios importantes en la propuesta de Trump mientras pasa por el Congreso. "El presupuesto presentado no es el presupuesto con el que vamos a lidiar", comentó Corker.

Tillerson afirmó que se está realizando una revisión del Departamento de Estado y de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional para determinar cómo reorganizarlos, y que prevé un plan para la reorganización de su cartera a fines de 2017.

El plan de Trump para el año fiscal que comienza en octubre presenta un brusco recorte a la ayuda no militar de Estados Unidos en el extranjero. En total, la propuesta reduciría cerca de un 32 por ciento de los presupuestos de la diplomacia y ayuda al exterior, casi unos 19 mil millones de dólares.

La audiencia de este martes fue la primera de cuatro para Tillerson esta semana, que será una inusual oportunidad para que miembros del Senado y de la Cámara de Representantes interroguen al secretario de Estado.

También se prevé que le pregunten sobre mensajes contradictorios del Gobierno respecto a política exterior y vínculos entre la administración y Rusia, e incluso sobre los propios lazos del funcionario con Moscú.