Mundo

Estudiante sirio Essa Hassan llega a México

Essa Hassan fue recibido por miembros del Proyecto Habesha; el joven sirio cursará durante un año el Programa Diálogo Intercultural y Cultura de Paz, donde aprenderá cultura mexicana, español y orientación vocacional, entre otras materias.
Notimex
24 septiembre 2015 7:47 Última actualización 24 septiembre 2015 8:3
Essa Hassan

Essa Hassan llegó este miércoles a México.  (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO. Procedente de Quito, Ecuador, llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), Essa Hassan, el primer estudiante sirio que forma parte del proyecto Habesha de cuyo componente académico lidera la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, campus Bonaterra de Aguascalientes.

Essa Hassan fue recibido por miembros de Habesha y el director de la Facultad de Derecho de la UP Bonaterra, Gabriel Domínguez García Villalobos, quien se mostró satisfecho de la llegada del estudiante extranjero que cursará durante un año el Programa Diálogo Intercultural y Cultura de Paz, donde aprenderá cultura mexicana, español y orientación vocacional, entre otras materias.

Ello, mientras se realiza el proceso de validación de estudios por parte de la autoridad para después comenzar sus estudios profesionales en distintas universidades del país que se sumen al proyecto que pretende, en su momento, colaborar en la reestructura de Siria.

El Proyecto Habesha es una iniciativa humanitaria internacional liderada por México, neutral, sin ánimo de lucro, apolítica y laica, dirigida a enviar un mensaje de solidaridad al pueblo de Siria haciendo posible que un grupo de estudiantes viaje a México para continuar con su educación superior.

Asimismo, en asociación con instituciones académicas líderes en el área de estudios internacionales en México, el proyecto busca analizar y crear conciencia sobre la crisis humanitaria que aflige al Medio Oriente, así como sus implicaciones regionales y globales.

El Proyecto Habesha propone un modelo que concibe la recepción de estudiantes sirios como un activo y una oportunidad para promover el diálogo intercultural que fomente una cultura internacional para la paz.

Esta iniciativa es una apuesta por la paz y la reconstrucción de Siria tomando como punto de partida el apoyo a la juventud que vio interrumpida su educación superior debido al estallido del conflicto armado.

El proyecto toma en cuenta la experiencia de otras iniciativas internacionales que demuestran la relación directa entre el apoyo a la educación superior y la reconstrucción de sociedades afectadas por conflictos armados.

Más aún, el Proyecto Habesha hace eco con la tradición histórica del pueblo mexicano en la solidaridad y la promoción de la paz en el mundo; mismas que se ven reforzadas por la confianza de la comunidad internacional depositada en México para jugar un papel positivo como participante en la Conferencia de Paz de Ginebra.

Essa Hassan nació hace 26 años en un pequeño pueblo localizado en el oeste de Siria y entre 2006 y 2012 vivió en Damasco, donde se graduó de biblioteconomía y Ciencias de la Información en la Universidad de Damasco.

La razón principal que forzó a Essa a dejar su país fue la decisión de no ser parte de esta guerra de cualquier lado.

En 2012, Essa se dio cuenta que si no dejaba Siria antes de abril, después de esto sería más difícil salir país y se vería obligado a realizar el servicio militar.

1
  

  

Essa Hassan

Su pasaporte vencía en julio de 2012 y como no había realizado el servicio militar, las posibilidades de obtener la renovación eran casi nulas, por lo que decidió dejar Siria e ir a Turquía en marzo.

Vivió casi dos meses en Tasucu, un pequeño lugar en el sur de las costas de Turquía y durante ese periodo trabajó en una cafetería, donde obtuvo recursos suficientes para comprar comida y un lugar para dormir.

Después de Turquía se fue a Líbano, donde estuvo hasta junio de 2012. Desde esa fecha y durante todo el mes de julio trabajó en un hotel en la costa norte del país.

En Beirut impartió clases de árabe hasta diciembre de 2012. Para entonces renovó su pasaporte y consiguió trabajo en la ONG de ayuda humanitaria internacional denominada Acción Contra el Hambre (la rama inglesa de la francesa Action contre la faim).

Fue supervisor de campo para el proyecto de seguridad alimentaria en el sur de Líbano iniciando con la ayuda en alimentos para refugiados sirios. El programa estaba funcionado bien, por lo que su contrato fue renovado varias veces.

En lo que respecta a las dificultades para acceder a servicios educativos en Líbano, Essa señaló que estudiar en las universidades privadas es posible, pero es muy costoso.

“Siempre pienso en el momento en el que la guerra en Siria llegue a su fin, no quisiera regresar a mi país sin haber antes hecho algo fuera. Estoy convencido de que los valores de la preparación educativa aún existen y perdurarán por mucho tiempo”, expresó.

Essa dijo que es muy importante para él continuar con su formación académica y tiene la ilusión de regresar a Siria algún día.

Le encantaría poder realizar estudios de maestría y doctorado, para después volver a su país y trabajar como profesor universitario. "Si necesito cambiar, necesito algunas herramientas, y un certificado universitario es realmente una gran herramienta para utilizar." Las áreas de estudio que le interesan son la Psicología, Sociología e Historia.

Essa habla árabe e inglés. Cuenta con pasaporte, una tarjeta de identidad nacional siria y su título de licenciatura traducido al inglés y debidamente sellado.

Essa permanecerá en la capital del país para realizar algunos trámites y después viajará a Aguascalientes, que será su hogar por al menos un año.