Mundo

La extrema derecha, detrás de la evasión fiscal

La filtración masiva de documentos reveló el pasado nazi y de derecha de los propietarios de Mossack-Fonseca, Jürgen Mossack y Ramón Fonseca. 
Mariana León
12 abril 2016 21:7 Última actualización 13 abril 2016 5:0
Jürgen Mossack, cofundador del despacho de abogados. (Especial)

Jürgen Mossack, cofundador del despacho de abogados. (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO.- La semana pasada, el mundo se sacudió con la filtración más grande de información en la historia -- unos 11 millones de documentos-- sobre evasión fiscal, que involucra a jefes de Estado, políticos, artistas y futbolistas, pero las revelaciones no sólo sacaron a la luz los dineros ocultos de cientos de miles de personas, sino además evidenciaron quienes están detrás del despacho Mossack Fonseca, desde donde salieron los datos, sus vínculos con la extrema derecha y su pasado nazi.

Jürgen Mossack, cofundador del despacho con sede en Panamá, tiene 68 años, nació en Bavaria, Alemania y tiene fuertes lazos con la extrema derecha. Su padre, Erhard Mossack, figura en la historia como sargento de las escuadras de protección de la SS del partido nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Según expedientes de inteligencia de los Estados Unidos, al término de la guerra, el padre de Jürgen ofreció sus servicios como espía de la CIA, para evitar ser juzgado como criminal de guerra.

La familia se mudó a Panamá cuando Jürgen tenía 13 años. Su padre pasó su tiempo en esa nación espiando para la CIA posible “actividad comunista” de Cuba en ese país.

EL SOCIO

Fue en Panamá donde Jürgen conocería a su socio Ramón Fonseca Mora y fundarían juntos la firma Mossack-Fonseca en 1986.

Ramón Fonseca se considera a sí mismo un “novelista” y abogado.
Entre los libros que ha escrito está “Ojitos de Ángel” y “La danza de las mariposas”. Por su trabajo como escritor, ha ganado premios nacionales.

Antes de ser abogado, Fonseca consideró ser sacerdote. También se integró a las Naciones Unidas. Después reconoció que “no salvé a nadie ni hice algún cambio”. En los años 80´s decidió mejor montar un despacho de abogados y encontró en el alemán Jürgen un aliado ideal por su gran conocimiento en el mercado internacional.

1
   

   

Ramón Fonseca cofundador de la firma de abogados. (AP)

Exactamente un año antes Fonseca Mora había escrito en su Twitter, como una especie de augurio literario: “si has robado, cometido fraude o corrupción, está duro que en el siglo XXI puedas esconder tus riquezas mal habidas”. No tomó su propio consejo. Un año después, esas mismas riquezas “mal habidas” tocaron a su puerta.

Después de la filtración, que ha provocado la renuncia del primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson y que varios gobernantes como el primer británico, David Cameron y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, tengan que salir a explicar sus finanzas personales, Fonseca intentó defenderse. Dijo que desconocían el nombre de las personas que se beneficiaban al final, que sólo habían tratado con “intermediarios”. Luego dijo que era normal que los “clientes cometieran delitos”. Días después tuvo que dejar su cargo como ministro consejero del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, y presidente del Partido Panameñista que ha sido ligado no sólo al régimen militar del país, sino también a la derecha conservadora.

Ahora, la batalla de Mossack y Fonseca no es sólo por mantener su compañía, sino también por librar su nombre y ocultar -como lo hicieran con sus clientes- sus fuertes vínculos con la intolerante extrema derecha.

Por su parte, Jürgen Mossack dijo en entrevistas, después de que se hizo pública la filtración, que desconocía que su firma trabajaba para personas vinculadas al partido comunista chino o al presidente ruso, Vladimir Putin. Fue lo único que aclaró.

Frank Vogl, cofundador de Transparencia Internacional (TI) escribió hace unos días que los llamados “Papeles de Panamá” dejan una cosa clara: “el lavado de dinero a menudo se hace a través del corazón de nuestras sociedades”, es decir, a través de contadores, consultorías y bancos.

“El juego comienza estableciendo empresas fuera del país de residencia, conocidas como ‘offshore’, después invertir el dinero en otras propiedades y activos, que oculten la propiedad real”, dijo el experto.

Todas las notas MUNDO
TV japonesa emite alerta falsa sobre misil norcoreano
OMS alerta de fiebre amarilla en todo el estado de Sao Paulo
Líder de la Unión Europea insta a Gran Bretaña a replantearse Brexit
Papa Francisco pide perdón a víctimas de abusos sexuales de sacerdotes en Chile
Volcán hace huir a más de 34 mil personas en Filipinas
Una pareja mantuvo a sus 13 hijos cautivos en una casa de California
Panamá investiga red de corrupción que habría operado en gobierno de Martinelli
Explosión destruye un edificio en Bélgica
Al menos 9 muertos tras colapso de puente en Colombia
¿Un gobierno por Skype? Cataluña podría tenerlo
Senador demócrata "tergiversó" comentarios sobre migración: Trump
Esta sería la primera ciudad en quedarse sin agua
Casi 15 mil evacuados por un volcán en erupción en Filipinas
Autoridades de Venezuela desmantelan grupo de expiloto rebelde
El día de Martin Luther King gana popularidad en Estados Unidos
Papa advierte que el mundo está al borde de una guerra nuclear
Orquesta norcoreana actuará en Corea del Sur durante JO de Invierno
Al menos 38 muertos en un doble ataque suicida en Bagdad
Decenas de heridos tras colapsar edificio de la Bolsa de Indonesia
Rusia no apoyará a EU en intento para cambiar acuerdo nuclear con Irán
Se mantendrá artículo 155 si Puigdemont es investido, advierte Rajoy
Sudáfrica protesta por dichos 'crudos y ofensivos' de Trump
Avión en Turquía se sale de la pista y se queda a metros del Mar Negro
'Soy la persona menos racista que han entrevistado': Trump
Trump se ha quedado corto en sus promesas
Sign up for free