Mundo

Kuczynski es presidente de Perú; promete reducir desigualdad

En su primer discurso como presidente prometió educación primaria y secundaria gratuita, agua potable, mejoras al sistema de salud pública, formalizar los empleos para brindar seguridad social y construir infraestructura clave para el desarrollo.
Reuters
28 julio 2016 12:41 Última actualización 28 julio 2016 12:53
Pedro Pablo Kuczynski

Pedro Pablo Kuczynski sucede a Ollanta Humala, promete ser implacable en el combate a la corrupción. (Reuters)

LIMA.- Pedro Pablo Kuczynski, un experimentado economista descendiente de inmigrantes europeos, tomó las riendas de Perú con la promesa de acelerar la economía, combatir la pobreza y convertir al país en un lugar con igualdad de oportunidades.

Kuczynski, que a sus 77 años se convirtió en el mandatario elegido más veterano de América, asumió por cinco años la presidencia del país minero sucediendo a Ollanta Humala.

Después de saludar a los mandatarios de México, Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Paraguay, el conservador Kuczynski se puso de pie ante el Congreso para cumplir con la ceremonia y jurar por la patria ejercer con responsabilidad el cargo.



En su primer discurso como presidente, Kuczynski prometió educación primaria y secundaria gratuita, agua potable para todos peruanos, mejoras al sistema de salud pública, formalizar los empleos para brindar seguridad social y construir infraestructura clave para el desarrollo.

Pero los mensajes más enfáticos fueron su intención de convertir a Perú en un lugar con igualdad de oportunidades, una asignatura pendiente en el país desde hace décadas, y su promesa de ser implacable en el combate a la corrupción que ha desprestigiado a la clase política y las instituciones.

"Debemos dar un gran salto, sólo con ese salto llegaremos a la modernidad que Perú anhela, un país justo para todos. Quiero una revolución social para mi país, anhelo que en cinco años Perú sea un país más justo, más equitativo y más solidario", sostuvo el presidente.

Aunque el país andino goza de estabilidad económica, en los últimos años su actividad se ha desacelerado tras haber registrado tasas de 6.0 por ciento de crecimiento promedio en la década pasada, una de las más altas de Latinoamérica.

Aún entonces, en medio del auge de las materias primas, la bonanza no llegó a todos los estratos sociales. Hoy más de una quinta parte de los 31 millones de peruanos todavía vive en la pobreza.

"Las desigualdades entre los más pobres y los más ricos deben resolverse levantando el ingreso de los más pobres", sostuvo Kuczynski enfundado en un traje oscuro y la banda presidencial blanquirroja, detallando que ampliará planes sociales para reducir la pobreza.

Dijo que lanzará medidas para impulsar la inversión en infraestructura productiva para generar empleo y conducir a todo vapor la actividad productiva, reducir la burocracia y acabar con una creciente ola de inseguridad que, según las encuestas, es la mayor preocupación de los peruanos.

Para eso, el nuevo gobierno deberá encarrilar millonarios proyectos -en su mayoría extractivos- que están paralizados por conflictos sociales.

El nuevo mandatario aspira a que el país, hacia el fin de su mandato, se convierta en miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).