Mundo

Julio, el mes más caluroso de todos los tiempos

Las altas temperaturas registradas este año se deben al impacto de los gases con efecto de invernadero y del fenómeno climático de El Niño, que calienta las aguas del Océano Pacífico, dicen científicos.
Reuters
17 agosto 2016 12:3 Última actualización 17 agosto 2016 12:28
Ola de calor. (Cuartoscuro/Archivo)

Clima

OSLO.- La Tierra registraría un clima más fresco en 2017 tras las elevadas temperaturas récord que el año pasado impulsaron a los gobiernos a decidirse a alcanzar un acuerdo para combatir el cambio climático, dijeron científicos.

Julio fue el mes más caluroso desde que empezaron los registros en el siglo XIX, debido al impacto de los gases con efecto de invernadero y del fenómeno climático de El Niño, que calienta las aguas del Océano Pacífico.

Y esta semana la NASA dijo que había un 99 por ciento de probabilidad de que el 2016 sea el año más cálido, superando a 2015 y 2014.

Pero es improbable que se registre un nuevo máximo anual en 2017 dado que el efecto de El Niño se está desvaneciendo.

"Es probable que el año próximo sea más fresco que 2016", afirmó Phil Jones, de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, al agregar que no hay indicios de que ocurra un fenómeno de La Niña fuerte, que pueda enfriar al planeta.

En 1998, un poderoso fenómeno de El Niño provocó un año con altas temperaturas récord, cuyos niveles se superaron recién en 2005. Ese período de menor temperatura llevó a algunos a dudar de los hallazgos que apuntan a que el cambio climático tiene causa humana y a concluir que el cambio climático se habría detenido.

"La tendencia a largo plazo es hacia un calentamiento pero existe una variabilidad natural así que hay alzas y bajas", dijo Jean-Noel Thepaut, jefe del Servicio de Cambio Climático Copernicus, en el Centro Europeo para Pronósticos Climáticos de Rango Medio.

En una cumbre en París en diciembre pasado, los gobiernos acordaron el plan más extenso a la fecha para abandonar el consumo de combustibles fósiles, estableciendo la meta de limitar el alza de las temperaturas "muy por debajo" de los 2 grados Celsius en comparación a los niveles previos a la era industrial, idealmente 1.5 grados Celsius.

Esta semana científicos se reunirán en Ginebra para esbozar los temas de un reporte sobre esa meta de 1.5 grados, a la que se aspira llegar en 2018.