Mundo

Juicio a Dilma Rousseff entra en horas cruciales

En el que podría ser su último día como presidenta de Brasil, Dilma Rousseff presentó una enérgica defensa de su trabajo en el Senado.
AP
30 agosto 2016 10:39 Última actualización 30 agosto 2016 10:39
Dilma Rousseff

(Reuters)

Rousseff advirtió a los senadores de que impugnarla dañaría a una joven democracia y prometió desafiante que se irá peleando en lo que muchos ven como una batalla perdida.

Rousseff, que está suspendida desde mayo, ofreció un discurso de 30 minutos el lunes en su juicio político en el Senado y después se sentó para responder a preguntas de los senadores, que se prolongaron más de 14 horas hasta justo antes de la medianoche.

El Senado inició el martes una sesión durante la cual la acusación y la defensa presentarían sus alegatos finales, un proceso que podría tomar el día entero, y luego se pasaría a la votación final.

Esta tendría lugar el mismo martes por la noche o el miércoles, según decida el juez de la suprema corte que preside el juicio. El lunes, aunque algunos diálogos fueron acalorados, la sesión fue en su mayoría civilizada.

Las preguntas abarcaron diversos temas que han afectado al país desde que el proceso de impugnación se inició a finales del año pasado en la cámara baja, polarizando al país.

Los senadores de oposición acusaron a Rousseff de saltarse las leyes de disciplina fiscal para ocultar agujeros en el presupuesto federal, afirmando que eso exacerbó una recesión que ha provocado una inflación del 10% y noticias diarias sobre despidos.

Rousseff rechazó de plano el argumento, afirmó que no había violado ninguna ley y señaló que presidentes anteriores emplearon técnicas contables similares.

La mandataria dijo que se había visto obligada a tomar duras decisiones presupuestarias ante los menguantes ingresos y a la negativa de sus rivales en el Congreso a trabajar ocn ella.

En todo caso, añadió, el proceso de juicio político ha exacerbado la recesión en la economía más grande de Latinoamérica, y culpó de ello a la oposición, la cual ha argumentado que la mandataria debe ser destituida a fin de mejorar el ambiente financiero.

"Sé que seré juzgada, pero mi conciencia está limpia. No he cometido delito alguno", declaró Rousseff a los senadores que la escuchaban atentamente, en contraste con la estridencia habitual de esa cámara.

Luiz Inácio Lula da Silva, mentor y predecesor de Rousseff, quien también está siendo investigado y afrontará después este año un juicio por presunta obstrucción de la justicia en la pesquisa sobre Petrobras, observó la audiencia.

"Ella dijo lo que tenía que decir", afirmó.

:
Todas las notas MUNDO
Tifón deja al menos dos muertos en Japón; recomiendan evacuar
Partido de Abe se encamina a la victoria en Japón
EU pide a las milicias respaldadas por Irán que regresen a casa
Alphabet, Facebook y Uber ayudarán a que dreamers se queden en EU
TLCAN será renegociado si es justo para EU: Trump
Hombre armado toma rehenes en Reino Unido
Subastan carta escrita por pasajero del 'Titanic'
España pide a catalanes desconocer a gobierno local
Esta casa de 14 mdd con su propio búnker es la 'más segura' de EU
EU emite 'inusual' alerta por ciberataques a firmas industriales y energéticas
No toleraremos humillación de Madrid: Puigdemont
Rajoy quiere cesar al gobierno catalán y hacer elección regional
Trump desclasificará archivos secretos del asesinato de Kennedy
7 superestructuras chinas que dejan el resto del mundo a la sombra
Aumenta a 358 la cifra de muertos por ataque en Somalia
Déficit presupuestario de EU en 2017 aumenta a 666 mil mdd
Al menos 72 muertos por ataques suicidas en mezquitas de Afganistán
May gana un respiro por el Brexit pero enfrentará semanas difíciles
24 personas fueron afectadas por "ataques" recientes en Cuba: EU
Ataque con cuchillo en Polonia deja una mujer muerta
Ni la guerra o desastres naturales son tan letales como...
Éxodo corporativo desde Cataluña asciende a casi 1,200 empresas
Trump promete aprobación de recortes impositivos
Asamblea de Venezuela declara elecciones como fraudulentas
Gobierno español planea convocar a elecciones en Cataluña en enero