Mundo
reflector

Isabel II cumple 65 años en el trono británico

La reina Isabel II se convirtió en la primera monarca británica con 65 años en el trono. El Jubileo de Zafiro se conmemoró este lunes con saludos de salvas de artillería en el Green Park y la Torre de Londres.
Agencias
06 febrero 2017 13:25 Última actualización 06 febrero 2017 13:38
Isabel II se convirtió en la monarca inglesa con más tiempo en el trono en septiembre de 2015. (AP)

Isabel II se convirtió en la monarca inglesa con más tiempo en el trono en septiembre de 2015. (AP)

LONDRES.- Los británicos conmemoraban este lunes a su primera monarca en alcanzar el Jubileo de Zafiro, al cumplirse 65 años desde que Isabel II se convirtió en reina.

La monarca de 90 años, que en el 2015 marcó un récord como la soberana con el reinado más extenso en la historia británica, no quiso participar en ceremonias públicas el lunes, pero el acontecimiento fue celebrado con disparos de 41 salvas de cañón desde el parque central de Londres.

"Hoy el Jubileo de Zafiro marca otro hito notable para nuestra extraordinaria reina", dijo en un comunicado la primera ministra Theresa May.

"Es un testamento de su devoción abnegada a la nación que ella no esté celebrando con ninguna ceremonia en particular el haberse convertido en la primera monarca en reinar por 65 años y que decidiera seguir con las labores habituales a las que ha dedicado toda su vida", aseveró.

Isabel se convirtió en reina a los 25 años el 6 de febrero de 1952, tras la muerte de su padre, Jorge VI, y es la monarca número 40 en una larga ascendencia real que se extiende hasta el rey Guillermo el Conquistador, que se adjudicó el trono en 1066.

Cuando superó el récord de 63 años en el trono que ostentaba antes la Reina Victoria, Isabel II dijo que no era algo que ella hubiese esperado. El Palacio de Buckingham informó que la monarca pasaría el día su residencia de Sandringham, en el norte de Inglaterra, como era habitual.

Isabel II ha disminuido sus viajes al exterior pero sigue cumpliendo regularmente con sus deberes oficiales en Reino Unido y aún cuenta con una enorme popularidad entre los británicos, con un nivel de aprobación de alrededor del 80 por ciento.