Mundo
entrevista
Jimmy Morales, presidente de Guatemala 

Guatemala apuesta a la construcción y el turismo

Jimmy Morales pidió a la ONU extender por dos años más el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala hasta septiembre del 2019. 
Karla Palomo/ Corresponsal
20 abril 2016 20:57 Última actualización 21 abril 2016 13:57
Toda persona que esté fuera de la ley, que le caiga la guillotina y el peso de la ley encima, aseguró Jimmy Morales. (Bloombreg)

Toda persona que esté fuera de la ley, que le caiga la guillotina y el peso de la ley encima, aseguró Jimmy Morales. (Bloombreg)

NUEVA YORK.- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, cuyo eslogan de campaña fue “ni corrupto, ni ladrón”, busca incrementar los ingresos fiscales y recuperar la confianza del país luego que su antecesor, la vicepresidenta y el gobernador del banco central fueran encarcelados bajo cargos de corrupción el año pasado.

En una entrevista exclusiva con El Financiero Bloomberg TV en Nueva York, el mandatario guatemalteco dijo que su gobierno apuesta por los sectores de construcción y turismo para impulsar la economía de Guatemala que está prevista crecer 4 por ciento este 2016, mientras Latinoamérica y el Caribe se contrae en 0.5 por ciento, según el FMI.

Durante su visita de una semana a Estados Unidos, Morales pidió a la ONU extender por dos años más el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala hasta septiembre del 2019. La CICIG como se le conoce por sus siglas ha destapado grandes casos de corrupción en la nación centroamericana, como el fraude aduanero. Morales también habló sobre las relaciones comerciales entre México y Guatemala.

--Qué casos busca que investigue la CICIG en Guatemala. Algunos reportes señalan que este organismo ayuda en la investigación de la ley de telecomunicaciones del 2014. Son objeto de investigación las empresas de telecomunicaciones, como Tigo?

En realidad no tengo una petición específica sobre un caso en particular, una empresa o persona en particular. CICIG ha jugado un papel muy importante en la cooperación con entidades como el ministerio público y el sector justicia. Estamos tratando de que la transparencia sea total en el país. Yo creo que toda la sociedad guatemalteca estamos persiguiendo lo mismo y es poder luchar contra la impunidad y contra la corrupción. Todo aquello y persona que este fuera de la ley, que le caiga la guillotina y el peso de la ley encima. El ejecutivo, en este caso Jimmy Morales, no va a defender a nadie sino por el contrario facilitar para que todos los procesos sean llevados a cabo para que haya justicia pronta y cumplida en el país.

--El escándalo de corrupción aduanera eliminó los beneficios de la reforma fiscal aprobada en el 2012. ¿Cómo planea elevar los ingresos gubernamentales que, en relación al PIB son de los más bajos en el mundo y alcanzaron el 10.8 por ciento del PIB el año pasado?

Una de las primeras acciones que realizamos al tomar el cargo fue cambiar el directorio de la SAT, que es la Superintendencia de Administración Tributaria que es la encargada de hacer la recaudación fiscal. Al cambiar ese directorio que tenían muchos 18 años de estar ahí, logramos inyectarle dinamismo al tema de la SAT. Iniciamos todo un proceso de limpieza y todo un proceso de transparentar todo lo que son puertos y aduanas. En mi viaje acá se anunciaron capturas de una de las empresas portuarias que se presume están o estuvieron involucrados en temas de corrupción.

En el caso de la tributación tenemos que hacer dos cosas, primero recuperar la confianza, la moral tributaria de la población, mucha gente no tributada porque decía al final de cuentas se lo van a robar, cosa que no es justificación pero es el pensamiento que ha reinado en el común denominador de los guatemaltecos. Si nosotros logramos recuperar esa confianza haciendo que el dinero del pueblo regrese al pueblo, en medicinas en los hospitales que estamos luchando porque eso sea una realidad. Sigue la crisis hospitalaria pero por lo menos ya salimos de donde estábamos. Recibimos con un promedio de menos del 30 por ciento del suministro de medicinas en los hospitales a estas alturas a 92 días llevamos un promedio de 75 por ciento de suministro de medicinas, tenemos que llegar a un 100 por ciento. Con eso estaremos rescatando un poco la moral tributaria e incentivando a la población a que pague sus impuestos.

--Bajo este entorno de bajo crecimiento mundial y el temor a una recesión internacional, ¿Cómo planea impulsar el crecimiento de Guatemala?


En Guatemala hay necesidad de construir muchas casas, tenemos un déficit habitacional de un millón 600 mil casas. Si nosotros logramos estimular la construcción habitacional a través de un tipo de créditos, política crediticia, que permita largos plazos de pago y bajas tasas de interés, nosotros vamos a poder generar trabajo en la construcción. Si sumamos a la construcción el tema del turismo que es algo que también queremos incentivar, nosotros quisiéramos contribuir con dos puntos porcentuales adicionales al 3.8 por ciento que es lo que normalmente estamos creciendo. Esto nos daría un crecimiento entre un 5 y un 6 por ciento de crecimiento.

--Presidente, usted ha señalado que no es un mago con varita mágica para resolver todos los problemas de Guatemala. ¿Qué pueden esperar entonces de usted los guatemaltecos que usted si puede cambiar?

Tres cosas, primero mi promesa de ni corrupto ni ladrón es un hecho. No hemos tocado un centavo ni vamos a tocar un centavo del pueblo. Segundo soy administrador de empresas y ya hemos dado muestras de como un buen manejo de las finanzas públicas pueden generar productividad dentro del mismo qué hacer de la cosa pública, logrando mejores réditos con la misma capacidad. Y tercero pueden esperar un liderazgo invitacional, propositivo a que todos participen porque no es cuestión de un hombre, ni de un liderazgo, es cuestión de un pueblo caminando en la misma dirección.

--Guatemala y México concretaron convenios bilaterales en el 2015 para la construcción de una hidroeléctrica en el río Usumacinta y un gasoducto estimado en mil 200 millones de dólares. ¿Cómo marchan?

--En el caso de la hidroeléctrica todavía estamos en conversaciones, porque dado el tema de conflictividad social, se necesita poder llegar a acuerdos para poder utilizar ese caudal, el río Usumacinta es el más caudaloso de todo Centro América y es el que le surte agua a todo el sur de México y nace en Guatemala al igual que el río Chiapas. En el caso del gasoducto ya he tenido dos conversaciones con el presidente Peña Nieto y ha sido uno de los temas a discutir, todavía no hemos logrado llegar a un acuerdo dado a que necesitamos tener de parte de ellos una garantía de consumo de un consumo ancla de 200 megas, pero nosotros en este momento tenemos un excedente energético, entonces comprometernos a un ancla no tiene una lógica. Sin embargo hay interés de los países de más al sur como Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Honduras que si les interesa que pase ese gasoducto entonces todavía estamos en pláticas porque una conversación bilateral se convierte en multilateral y quizás podemos hacer que ellos se conviertan en el consumo ancla que están pidiendo los amigos del norte.

--¿Cuáles son los asuntos más importantes entre México y Guatemala en estos momentos?

--Tiene que ver con seguridad y economía, es un tema que debemos trabajarlo. Estamos tratando de construir nuevos pasos fronterizos para facilitar el comercio pero tenemos que fortalecer los existentes para temas de seguridad. Además tenemos más de 90 pasos ciegos y fronteras porosas que son un tema de seguridad nacional, regional y continental. También tenemos el tema migratorio, le hemos pedido a las autoridades mexicanas que por favor respeten los derechos humanos de nuestra gente que está migrando porque creo que es vital que como estado lo pidamos y tenemos algunos temas energéticos sobre la posibilidad de explotación de unos pozos petroleros que están cerca de las fronteras.