Mundo

Fiscales holandeses hallan posibles trozos de misil en avión MH17

Los fiscales que investigan la caída del avión de Malaysia Airlines en Ucrania el 17 de julio de 2014, señalaron que los restos "son de especial interés para la investigación penal ya que podrían brindar más información sobre quiénes estuvieron implicados en la caída de MH17".
AP
11 agosto 2015 8:27 Última actualización 11 agosto 2015 8:27
MH17

Restos del avión de Malaysia Airlines que cayó en ucrania en julio del año pasado. (AP)

LA HAYA. Fiscales holandeses informaron que hallaron restos de lo que podría ser un sistema misilístico BUK en el lugar en el este de Ucrania donde fue derribado el vuelo 17 de Malaysia Airlines el año pasado.

Es la primera ocasión en que fiscales hablan de la posible existencia física de que un misil causó la caída del avión, que causó la muerte de las 298 personas que iban a bordo.

Los fiscales que llevan a cabo una investigación internacional del desastre ocurrido el 17 de julio de 2014 señalaron en un comunicado que los restos "son de especial interés para la investigación penal ya que podrían brindar más información sobre quiénes estuvieron implicados en la caída de MH17".

Anteriormente habían dicho que un ataque con misil era la hipótesis más probable, pero el anuncio del martes fue el primero en el que mencionaron posibles pruebas físicas de un misil.

Sin embargo, advirtieron que todavía no se puede llegar a la conclusión "de que existe una relación causal entre las partes descubiertas y la caída del vuelo MH17".

Ahora los fiscales harán una lista de expertos forenses y en armas que les ayudarán a analizar las partes que presuntamente pertenecen a un misil, dijo el vocero Wim de Bruin, quien se negó a dar más detalles de la investigación.

Las partes fueron recuperadas por la misión holandesa que recorrió el sitio. Autoridades de ese país han llevado a cabo varias misiones para recuperar restos humanos, pertenencias de las víctimas y partes del avión derribado.

El vuelo 17 de Malaysia Airlines se dirigía a Kuala Lumpur desde Amsterdam y fue derribado cuando volaba sobre Ucrania, que está envuelta en un conflicto armado. Rebeldes apoyados por Rusia y el gobierno de Ucrania se culpa mutuamente por el derribo del avión y ambas partes niegan ser las responsables.