Mundo

Fallece el disidente chino y Nobel de la Paz, Liu Xiaobo

Liu, de 61 años,  padecía cáncer de hígado  y según autoridades, sufrió una falla orgánica múltiple y los esfuerzos por salvarlo no tuvieron éxito.
Reuters
13 julio 2017 8:48 Última actualización 13 julio 2017 13:31
Liu Xiaobo

Liu Xiaobo en una imagen de 1995. (Reuters)

SHENYANG.- El disidente chino Liu Xiaobo, premio Nobel de la Paz y que era tratado por cáncer de hígado en etapa terminal, falleció debido a una falla múltiple de órganos, dijo el gobierno, que no permitió que dejara el país para buscar tratamiento en el exterior.

Liu, de 61 años, fue encarcelado por 11 años en 2009 por "incitar a la subversión del poder del Estado" luego de que ayudó a escribir una petición conocida como "Carta 08" en la que se pedían profundas reformas políticas.

Había sido recientemente trasladado desde la cárcel a un hospital en Shenyang. La oficina jurídica de la ciudad, en el noreste del país, dijo en un corto comunicado publicado en su sitio web que Liu sufrió una falla orgánica múltiple y los esfuerzos por salvarlo no tuvieron éxito.

Pese a que se le aplicaron múltiples formas de tratamiento, su enfermedad continuó agravándose, añadió.

Grupos de derechos humanos y gobiernos occidentales habían instado a China a permitir que Liu y su esposa, la poetisa Liu Xia, dejaran el país para buscar tratamiento en el exterior como él quería.

Pero el gobierno advirtió en reiteradas ocasiones contra una interferencia y dijo que Liu era tratado por reconocidos expertos chinos en cáncer.

Beijing permitió a dos médicos extranjeros, de Estados Unidos y Alemania, visitar a Liu el sábado y los doctores dijeron después que consideraban que era seguro que viajara al exterior. Los galenos dijeron que Liu y su familia habían pedido que el resto de su tratamiento se le brindara en uno de esos dos países.

El gobierno chino tiene una gran responsabilidad por la muerte de Liu, dijo la presidenta del Comité Noruego del Nobel. "Nos parece profundamente alarmante que (...) no haya sido traslado a una instalación donde pudiera recibir un tratamiento médico adecuado antes de llegar a la etapa terminal", dijo Berit Reiss-Andersen.

"El gobierno chino tiene una gran responsabilidad por su prematura muerte", dijo a Reuters en un comunicado enviado por correo electrónico.