Mundo

EU envió 98 mdd
a El Salvador para frenar migración

Dichos recursos fueron enviados a El Salvador como parte de los 750 mdd que desembolsará también en Guatemala y Honduras para el desarrollo de un plan que busca reforzar la seguridad en dichos países y detener la migración.
Redacción
06 febrero 2017 17:21 Última actualización 06 febrero 2017 21:41
(Bloomberg)

(Bloomberg)

Estados Unidos desembolsó 98 millones de dólares asignados a El Salvador como parte de la Alianza para la Prosperidad, un plan de desarrollo conjunto con los gobiernos de Guatemala y Honduras para combatir la violencia y frenar la migración.

El Congreso de Estados Unidos aprobó en 2015 la inversión de 750 millones de dólares para los tres países, pero los fondos comenzaron a fluir recientemente, después de acordarse que serán manejados directamente por las agencias estadounidenses en la región y no por los gobiernos.

En 2015, Estados Unidos envió 64 millones de dólares también a El Salvador, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Estos fondos adicionales apoyan al país a atacar la raíz de las causas de la migración irregular, tales como la inseguridad, la falta de oportunidades económicas y educativas y la desintegración familiar", expresó la embajadora de los Estados Unidos, Jean Manes, en conferencia de prensa con el canciller salvadoreño Hugo Martínez.

Mediante Twitter, la Embajadora publicó que la mejor manera de combatir la migración ilegal es trabajando en seguridad en la región.


Según el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, los fondos se distribuyen en 29.3 millones de dólares para actividades de crecimiento económico y 68.6 millones de dólares para proyectos de democracia y gobernabilidad.

En El Salvador, que cerró 2016 con una de las tasas de homicidios más altas del mundo, los recursos se utilizarán para planes seguridad y desarrollo en zonas empobrecidas del país azotadas por pandilleros y narcotraficantes, así como para fortalecer instituciones como la Fiscalía.

Guatemala y Honduras confirmaron el mes pasado la llegada de los recursos, que los gobiernos deben complementar con fondos presupuestarios para infraestructura, educación, salud y atender a migrantes deportados.

El Plan Alianza para la prosperidad fue impulsado por Barack Obama tras la crisis migratoria del verano de 2014, cuando decenas de miles de menores no acompañados desbordaron la frontera sur de Estados Unidos.

No está claro si el presidente Trump respaldará la iniciativa, que debe ser renovada anualmente, mientras favorece otras políticas como la construcción de un muro en la frontera sur con México o aumentar las deportaciones en su país.

Con información de Reuters.