Mundo

Estado Islámico captura y mata a docenas en Palmira: activistas

El activista Bebars al-Talawy, desde Homs, y una página de la oposición en Facebook, dijeron que unos 280 soldados y efectivos de las fuerzas progubernamentales fueron asesinados en Palmira desde que cayó en manos de la milicia radical.
AP
22 mayo 2015 7:37 Última actualización 22 mayo 2015 8:37
Siria

El ataque con gas cloro mató a 6 personas, según organismo de derechos humanos. (Reuters)

BEIRUT.- Insurgentes del grupo extremista Estado Islámico registran Palmira, al tiempo que detienen y asesinan a docenas de personas, dos días después de tomar la histórica ciudad siria, aseguran activistas y funcionarios.

El activista Bebars al-Talawy, desde Homs, y una página de la oposición en Facebook, dijeron que unos 280 soldados y efectivos de las fuerzas progubernamentales fueron asesinados en Palmira desde que cayó en manos de la milicia radical.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, informó que extremistas de Estado Islámico mataron a 17 hombres y que tenía reportes no confirmados de "decenas" más de asesinados.

El gobernador de la provincial de Homs, Talal Barazi, donde se ubica Palmira, dijo que miembros del grupo extremista secuestraron a hombres y "podrían haber cometido masacres".

El Estado Islámico masacró a cientos de soldados sirios e iraquíes luego de conquistas anteriores, y a menudo mostraron esos asesinatos en internet.

Por otra parte, un líder tribal iraquí informó que efectivos del grupo en el país tomaron otra localidad en la provincia de Anbar, en el oeste del país, a menos de una semana después de capturar la capital de la región, Ramadi.

Según el jeque Rafie al-Fahdawi, la pequeña localidad de Husseiba cayó en manos de los radicales durante la noche. Policías y milicianos tribales se retiraron tras quedarse sin munición, explicó.

Husseiba está a unos siete kilómetros (cuatro millas) al este de Ramadi, de donde radicales de Estado Islámico expulsaron a las fuerzas iraquíes en su avance más significativo en casi un año.

El gobierno iraquí tiene previsto lanzar una contraofensiva en Anbar con milicias chiíes respaldadas por Irán, que han jugado un papel clave para hacer retroceder a EI en otras zonas del país. Sin embargo, la presencia de estos grupos podría avivar tensiones sectarias en la provincia de mayoría suní, donde el enojo contra el gobierno liderado por chiíes está muy arraigado.