Mundo

Terror en la Costa Azul de Francia

El conductor de un tráiler atropelló y mató en Niza al menos a 84 personas e hirió de gravedad a unas 50 personas. El presidente francés, François Hollande, dijo que se trata de un ataque de carácter terrorista y que extenderán tres meses más el estado de emergencia en el país.
Redacción
14 julio 2016 16:59 Última actualización 15 julio 2016 15:41
El diario francés Le Figaro difundió las primeras imágenes del camión después de que su conductor fue abatido por la policía. (Tomada de 'Le Figaro')

El diario francés Le Figaro difundió las primeras imágenes del camión después de que su conductor fue abatido por la policía. (Tomada de 'Le Figaro')

NIZA, Francia.- Un atacante lanzó el pesado camión que conducía contra una multitud que celebraba el Día de la Bastilla en la Riviera francesa y mató al menos a 84 personas, en lo que el presidente Francois Hollande calificó como un acto terrorista de un enemigo decidido a atacar a países que comparten los valores franceses

El hombre, identificado por fuentes policiales como un ciudadano de 31 años nacido en Túnez con un permiso de residencia en Francia, abrió fuego antes de que la policía lo matara.

El atacante, identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, no aparecía en la lista de vigilancia de los servicios de inteligencia franceses, pero era conocido por la policía en relación con delitos comunes, dijeron fuentes.

La investigación "tratará de determinar si hubo cómplices", dijo el fiscal de París Francois Molins. "Intentará además de saber su Mohamed Laouaiej tiene vínculos con organizaciones terroristas islamistas".

"Si bien nadie se ha atribuido la responsabilidad por el ataque ayer (jueves), este es el tipo de cosas que cuadra perfectamente con los llamados a asesinar de organizaciones terroristas", añadió.

La tercera matanza en Europa occidental en ocho meses generó temor en un continente ya preocupado, que enfrenta desafíos de seguridad vinculados a una inmigración masiva, fronteras abiertas y bolsones de radicalismo islámico.

1
 

Aquí puedes ver un mapa del lugar del atentado.

Niza (Especial)

El camión avanzó en zigzag por el Paseo de los Ingleses el jueves por la noche en Niza, al concluir un espectáculo de fuegos artificiales para conmemorar el día nacional de Francia.

El ataque golpeó a familias y amigos que escuchaban una orquesta o caminaban por la playa del Mediterráneo hacia el centenario e imponente Hotel Negresco.

El testigo Franck Sidoli dijo que había visto a la gente caer. "Luego el camión se detuvo, estábamos a cinco metros de allí. Una mujer que estaba ahí perdió a su hijo. Su hijo estaba en el suelo, sangrando", relató a Reuters en el lugar.

La ciudad amaneció este viernes con el pavimento manchado con sangre seca. Cochecitos de bebé destruidos, una baguette sin comer y otros restos aparecían desparramados por el paseo. Las autoridades cerraron algunas áreas y a través de brechas se veía lo que parecían ser cuerpos cubiertos por sábanas.

A continuación se muestra en un video cómo seguía avanzando el camión antes de que la policía abatiera al conductor.

El camión seguía donde había quedado, con el parabrisas agujereado por balas.

"Vi este enorme camión blanco pasar a toda velocidad", dijo Suzy Wargniez, una mujer de 65 años que estaba observando desde un café en el paseo. "Estaba disparando, disparando", agregó.

Luego de visitar a las víctimas en el hospital Pasteur de Niza, Hollande dijo el viernes que unas 50 personas estaban en condición crítica. Entre los muertos había muchos niños. Al menos dos estadounidenses y una joven rusa también perdieron la vida.

1
"GRAN TRISTEZA"

 

Francois Hollande

Los primeros indicios mostraban que el hecho parecía ser obra de un atacante solitario. Fuentes de seguridad tunecinas dijeron a Reuters que el sospechoso había visitado por última vez su ciudad natal de Msaken, unos 120 kilómetros al sur de Túnez, hace cuatro años. Estaba casado y tenía tres hijos.

Las autoridades tunecinas no tenían conocimiento de que el hombre tuviera visiones radicales o islámicas.

"Francia tiene una gran tristeza debido a esta nueva tragedia", declaró Hollande, destacando que había varios niños entre los muertos. "No se puede negar el carácter terrorista de este ataque", agregó.

Sólo horas antes, Hollande había anunciado que planeaba levantar un estado de emergencia vigente desde noviembre, cuando hombres armados de Estado Islámico y suicidas con bombas mataron a 130 personas en sitios de entretenimiento en París.

En su discurso, el mandatario dijo que el estado de emergencia sería extendido otros tres meses y que convocaría a los reservistas del Ejército y la policía para que releven a las fuerzas agotadas tras ocho meses de alerta.

Un funcionario del gobierno local dijo que armas y granadas fueron encontradas en el interior del vehículo. El periódico Nice-Matin informó en Twitter que la policía había allanado la casa del atacante en el vecindario de Abattoirs, en Niza.

Tras los ataques en París, ISIS dijo que Francia y todas las naciones que siguen sus pasos continuarán encabezando su lista de objetivos, mientras sigan adelante con "su campaña de los cruzados", en referencia a la acción contra el grupo en Irak y Siria.

Francia es una parte importante de una misión liderada por Estados Unidos que está llevando a cabo ataques aéreos y operaciones de fuerzas especiales contra ISIS, así como el entrenamiento de efectivos kurdos y del Gobierno iraquí.

"Vamos a fortalecer aún más nuestras acciones en Siria e Irak", dijo Hollande, que describió a la tragedia como un ataque a la libertad por parte de fanáticos que desprecian los derechos humanos.

El mandatario francés tuvo una reunión a las 9 de la mañana de este viernes, tiempo de Francia, con un pequeño consejo de seguridad y defensa.

1
    

    

Hasta el momento se reportan 30 muertos en Miza, Francia. (Reuters)


Con información de Reuters.