Mundo

El 'viagra femenino' ya es una realidad 

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EU aprobó el medicamento para tratar el bajo deseo sexual femenino, Addyi, pastilla apodada como el "viagra femenino".
Redacción 
18 agosto 2015 19:19 Última actualización 18 agosto 2015 19:26
Addyi

Una especialista cree que 10 tabletas de viagra costarán aproximadamente 400 dólares. (AP)

Un controvertido medicamento para tratar el bajo deseo sexual en las mujeres obtuvo el martes la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, pero con advertencias sobre potenciales efectos secundarios peligrosos.

La FDA había rechazado en dos oportunidades la medicina, flibanserina, elaborada por la compañía privada Sprout Pharmaceuticals. Su más reciente decisión se da después de que un panel asesor concluyó en junio que el medicamento debería ser aprobado con estrictas medidas vigentes para garantizar que las pacientes estén completamente al tanto de sus riesgos.

La etiqueta de la nueva sustancia incluye una clara advertencia de que combinarla con el alcohol puede provocar una presión sanguínea peligrosamente baja, así como posibles desmayos. Esos problemas también se pueden presentar si el medicamento es combinado junto con otros fármacos comunes, incluyendo los utilizados para combatir las infecciones por hongos.


La terapeuta sexual de la New York University School of Medicine y crítica de medicamentos, Laonore Tiefer, le dijo al New York Times que cree que las restricciones de la pastilla la mantendrán fuera de la polularidad. "Va a traer más problemas de los que vale".

El medicamento se venderá bajo el nombre comercial Addyi. Ha sido apodado como el "Viagra femenino" en reportes de prensa, aún cuando no funciona como la exitosa pastilla para hombres, que fue lanzada por Pfizer Inc en 1998 y fue el primer tratamiento aprobado para la disfunción eréctil.

El doctor Irwin Goldstein, un especialista en medicina sexual en San Diego, que ha sido consultor en Sprout, le dijo al New York Times que "algunas mujeres pueden encontrar el riesgo de efectos secundarios aceptables si sus relaciones están en peligro por la falta de deseo."


Con información de AP y Reuters