Mundo

El nacionalismo de Trump no 'despegaría' en Alemania: Bershidsky

El discurso nacionalista de Trump quizás tiene impacto en EU, pero en Alemania, un país que sabe lo que los líderes carismáticos pueden causar, ese mismo método no tendría mucho apoyo e incluso podría ser sancionado. Aquí la perspectiva de Leonid Bershidsky.
Leonid Bershidsky
04 marzo 2016 16:6 Última actualización 06 marzo 2016 5:0
Donald Trump

Donald Trump es precandiato republicano a la presidencia de Estados Unidos. (Reuters)

En Estados Unidos, un político que llama a deportar a los inmigrantes indocumentados y que tiene un problema con los musulmanes puede ser el candidato más probable para la elección presidencial del lado de los Republicanos. En Alemania, el país que una vez tomó estos impulsos al peor extremo, un partido que promueve estos ideales enfrenta un bloqueo.

El Partido Nacional Democrático (NDP por sus siglas en inglés) ha sido tóxico desde hace mucho en la política alemana, es sucesor del neo-Nazi Deutsche Reichspartei, que también generó uno de los dos partidos que han sido cesados desde la Segunda Guerra Mundial, el Sozialistische Reichsparte. Este pedigree inspira a pocos alemanes. El NPD tiene sólo 5 mil 200 miembros, y nunca le ha ido bien en las elecciones nacionales, sólo ganó el 1.3 por ciento de la votación en 2013, cifra que no le alcanzó para llegar al parlamento. El partido es representado en la legislatura de Meclerburg Western Pomerania, un estado en el este de Alemania en donde el nacionalismo y la supremacía blanca tienen más fuerza, y además tiene un asiento en el parlamento Europeo.

A pesar de estos modestos triunfos, el partido es muy visible. Sostiene muchos eventos y rallies. Recientemente jugó un papel mayor al ayudar a la propaganda rusa a montar el caso de una niña de Rusia de 13 años, que en alemán, alegaba haber sido violada por inmigrantes de Medio Oriente. Cuando algunos inmigrantes que hablaban el idioma, alarmados por los rumores salieron a las calles, los activistas del NPD fueron directamente a donde los inmigrantes. Después se dio a conocer que nunca hubo una violación.


Con su dura xenofobia, el partido es algo así como una caricatura que dista de lo correcto. Recientemente el partido emitió unas pancartas ridículos, esto por el mensaje que llevaban. “Deportar consistentemente” o “Deportar ya”, lo cual chocó con el 'slogan' del partido, “Nuestra gente primero”, entonces parecía que el partido llamaba consistentemente a deportar a los alemanes antes que nadie.

En 2003, el parlamento alemán votó para que la Corte Constitucional bloqueara al NPD, pero la corte se rehusó a hacerlo porque la mayoría de evidencia en contra del partido venía de un grupo de sus propios miembros llamados “V-leute”, agentes y personal de inteligencia encubierta. El juez consideró que esto hacía que el testimonio fuera poco valioso.

Aproximadamente por una década, un bloqueo al partido se mantuvo fuera de la agenda: el gobierno de Angela Merkel, a pesar de siempre dar a conocer su disgusto por el NPD, consideraba que el partido era muy pequeño y que electoralmente no tenía éxito como para ser considerado como una amenaza para la constitución. Después, en 2011, la policía descubrió que un grupo llamado “Nationalist Socialist Underground” habían estado matando inmigrantes y robando bancos, con esto la amenaza del terrorismo de derecha volvió a los reflectores. El líder del NPD, Holger Apfel, negó que la célula terrorista tuviera que ver con su partido, pero imágenes dadas a conocer recientemente muestran al grupo en uno de los 'rallies' del NPD.

Esta relación no era mucho más íntima o diferente que la que tiene Donald Trump y David Duke (exlíder del KKK), pero los políticos alemanes consideran estos aspectos como razones necesarias para preocuparse. El año pasado hubieron al menos 146 incendios provocados en hostales de refugiados, y al menos 41 ocurrieron de enero a la fecha. A pesar de que el NPD ha remarcado la poca libertad de discurso que les dan, los legisladores que representan los estados federales de Alemania acusan al partido de incitar la violencia real.

En diciembre del 2013, la cámara alta del parlamento alemán, representado por los estados federales, decidió tomar el caso del NPD a la Corte Constitucional nuevamente. Los servicios de inteligencia alemana dijeron haber desactivado a varios agentes del partido, y esta semana el juez Andreas Vosskuhle dejó en claro que la demanda no será pasada por alto como en 2003.

La discusión terminó el martes, pero la decisión no tomará otro mes. Los jueces parecen estar de acuerdo en que el programa del partido es nocivo e incita el odio, pero tiene que decidir si el NPD, con sus pequeños números, realmente representa una amenaza para la democracia de Alemania. Apfel, quien ya no es un miembro del partido, describió al NPD como un “bugbear” (pesadilla) que no representa un daño para nadie.

El problema con cesar al partido es que esto no eliminara a la extrema derecha, de hecho, podría llevarla hacia el “underground”. Además, el ‘establishment’ alemán tiene una fuerza xenofóbica más fuerte con la que competir, el partido anti-inmigrante y anti-Unión Europea, Alternative Fuer Deutschland (AfD), que falló al intentar entrar al parlamento en 2013, pero ahora en las encuestas obtuvo un 10 por ciento ya que mucho alemanes creen que el país ha recibido a muchos refugiados. El AfD se ha distanciado del NPD, además tiene una regla que impide que miembros del partido NPD se afilien a su causa. El AfD es una amenaza política más grande y no está en peligro de ser cesado, se las ha ingeniado para evitar que lo liguen con violencia, además la retórica de sus miembros está en el lado legal de la delgada línea política que separa lo incorrecto del discurso de odio.

Del otro lado, para los políticos de centro es importante mostrarle al AfD en dónde está esa línea. Al atacar al NPD están empujando al partido anti-inmigrante más fuerte hacia los reflectores y separándolo del bloque radical.

En este punto es muy difícil diferenciar las expresiones xenofóbicas de los líderes del NPD y el AfD o de Trump.

Los Pastores, miembros de legislatura de Mecklenburg West Pomerania, fueron citados en la corte sobre lo que hablaron de los refugiados. “Cuando uno escupe en un policía, eso es claramente degenerar”. Eso pudo haber estado en uno de los discurso de campaña de Trump. En Estados Unidos, nadie le presta mucha atención a esas palabras; en Alemania pueden ser vistas como una expresión de odio racial.

A principios de esta semana, afroamericanos que atendieron a uno de los eventos de Trump fueron echados del mismo. En Alemania esto hubiera sido un gran problema – el tipo de violencia por el que el NPD fue cesado. Si trump se estuviera postulando en Alemania, él no sólo sería atacado por los políticos sino que también podría enfrentar problemas legales si este “movimiento” fuera considerado como anti institucional.

Estados Unidos no es Alemania ni otro país del continente europeo. La libertad de discurso es más fuerte en Estados Unidos y la ideología de extrema derecha es socialmente más aceptada. Además, Alemania no sólo es un continente casi socialista con dinero, buenas carreteras y un presupuesto balanceado, también es un país en el que sus ciudadanos recuerdan bien lo que los políticos nacionalistas y carismáticos les pueden hacer.

Estados Unidos no tiene esta experiencia, y debería de voltear a ver Berlín y pedir que lo guíen. La tradición americana no permite ir contra el nacionalismo extremo, pero la tradición americana en si misma debería hacerlo: Los votantes americanos deben de ser apagados por la retórica antiestadounidense.

Todas las notas MUNDO
Suben a 40 los muertos por incendios en Portugal y España
Ministro de Justicia defiende prisión a líderes secesionistas catalanes
Muere un piloto tras estrellarse con un caza cerca de Madrid
Trump insiste con la construcción del muro
El Congreso que definirá el camino económico y político de China
Concluyen 5 prototipos del muro de Trump
Asesinan a periodista que reveló datos de 'Panama Papers'
Se declara culpable chofer de tráiler donde murieron 10 inmigrantes
Suman 39 muertos por incendios forestales en Portugal y España
Venezuela, el tema entre Videgaray y autoridades del Vaticano
Juez ordena detención de 2 líderes catalanes
Oposición de Venezuela denuncia "ventajismo" y convoca a protestas
Campaña de Trump paga abogado de hijo por investigación rusa
Tormenta 'Ophelia' deja dos muertos al golpear Irlanda
Corea del Sur dona 50 mil dólares a la Ciudad de México
UE defiende acuerdo nuclear con Irán pese a Trump
Ya son más de 300 víctimas del atentado en Somalia
Bomberos ganan terreno contra incendios forestales en California
Austria gira a la derecha con victoria electoral de joven líder conservador
Puigdemont no responde sobre independencia de Cataluña
Buques de EU y Corea del Sur aumentan la tensión contra Norcorea
Oficialismo gana mayoría de regionales en Venezuela
Uruguay exportaría aceite de cannabis medicinal a México
Sube a 276 el número de muertos por explosiones en Somalia
Oposición parte como favorita en comicios regionales en Venezuela